Según el presidente de Ekai Center, Adrián Zelaia, la crisis de abastecimiento sanitario que se esta viviendo es otra prueba más que desacredita la división del trabajo a nivel internacional que sustenta la globalización.

Estados Unidos, 6 abril (RT).- En todo el mundo se están disparando los precios del material sanitario e incluso se habla del mercado negro. En Alemania, por ejemplo, se reportó que EU desvió un lote de 200 mil mascarillas enviadas al país europeo desde China en un aeropuerto de Bangkok (Tailandia).

“Lo vemos como un acto de piratería moderna”, dijo Andreas Geisel, Senador del estado de Berlín, quien agregó que “incluso en tiempos de crisis global no se deberían usar los métodos del Salvaje Oeste”. No obstante, posteriormente se retractó afirmando que ninguna compañía estadounidense estaba detrás de esta confiscación del material sanitario ordenado por una empresa alemana, que actualmente sigue desaparecido.

En Francia, los políticos también acusan a EU de comprar mascarillas chinas con destino a Francia. Jean Rottner, presidente del consejo regional de la región de Gran Este, sostuvo que el jueves se compró un avión cargado de máscaras faciales hechas en China justo cuando el equipo de protección estaba a punto de partir hacia Francia.

“EU paga tres o cuatro veces la cantidad que pagamos, y en efectivo”, aseguró Rottner. Por su parte, un alto funcionario de la Administración estadounidense rechazó los informes calificándolos como “completamente falsos”.

En Brasil, el Ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, afirmó que China había abandonado algunos pedidos de equipos brasileños cuando el Gobierno de EU envió 23 aviones de carga al país asiático para comprar los mismos productos.

Además, se reportó que las autoridades de Turquía bloquearon en Ankara un avión de China que transportaba respiradores adquiridos por España, según la ministra de Exteriores del país europeo, Arancha González Laya. Dentro de las fronteras europeas, Francia incautó un lote de mascarillas procedente de Suecia con destino a España e Italia. Dos semanas más tarde, los dos países recibieron sus pedidos, gracias a los esfuerzos de las autoridades suecas.

Según el presidente de Ekai Center, Adrián Zelaia, la crisis de abastecimiento sanitario que se esta viviendo es otra prueba más que desacredita la división del trabajo a nivel internacional que sustenta la globalización.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.