“¿Por qué me chiflas? ¿Por qué me tocas? ¿Crees que es placentero para mí? ¿Crees que tienes algún poder sobre mi cuerpo? Es denigrante. Ya estuvo de no sentirte a salvo ni siquiera en tu propia privada”, reclamó la joven nutrióloga. 

Ciudad de México, 6 de agosto (SinEmbargo).– Una joven nutrióloga mexicana denunció que un sujeto la acosó sexualmente cuando ella estaba corriendo cerca de su casa.

“Neta qué impotencia. Ni siquiera puedes correr sin que te falten al respeto”, dijo la víctima, identificada en redes sociales como BrenVita.

“¡Qué coraje! No es la primera vez que te están chiflando como si fueras animal, pero hacer algo físico, agarrarte la nalga. Casi me caigo por eso. Siento asco, de verdad”, denunció.

“¿Cómo denuncias a una persona que después de que te acosó sale corriendo? ¿Por qué me chiflas? ¿Por qué me tocas? ¿Crees que es placentero para mí? ¿Crees que tienes algún poder sobre mi cuerpo? Es denigrante. Ya estuvo de no sentirte a salvo ni siquiera en tu propia privada. ¡Qué coraje! Tengo ganas de sacar esto”, dijo.

En un video posterior, la joven contó que intentó detener al sujeto. Sin embargo, no pudo parar la bicicleta en la que viajaba el agresor.

OTRO CASO

Una joven fue víctima de acoso en las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro y el proceso de denuncia duró alrededor de cinco horas y media.

A través de su cuenta de Twitter, Yuriria Ávila narró que cuando se dirigía a su casa abordo del Metro un hombre que estaba parado frente a ella le mostró sus partes íntimas.

“Después de notar que lo vi, se volteó, se subió el cierre y se cambió de puerta”, escribió la joven. Por lo que activó la palanca de seguridad pero ningún Policía llegó.

Debido a que el presunto acosador bajó del tren, según dijo Ávila, ella lo siguió hasta los torniquetes de la estación en donde dijo a un elemento de seguridad lo que sucedió y lo detuvieron.

Luego de que el Policía tomara los datos de ambos, éste cuestionó si quería proceder y le pidió que no se “arrepintiera a la mitad”, puesto que los acompañarían varios elementos de seguridad.

Se le asignó un Policía para que la acompañara durante el proceso y evitar que el hombre se acercara a ella.

En primera instancia, fueron llevados a la Agencia Especializada para la Atención de Delitos Sexuales de la Procuraduría General de Justicia. “Caminamos varias cuadras demás porque los policías no sabían bien en dónde estaba y tuvieron que preguntar”, dijo.

Tras tomar su declaración en la asesoría jurídica le indicaron que podría elegir entre iniciar una carpeta de investigación o llegar a un acuerdo de conciliación con el agresor.

“Me dijeron que si optaba por la conciliación, él no iba a recibir asesoría jurídica y yo sí, por lo que podía amenazarlo con irse a la cárcel y pedir la cifra que quisiera por reparación del daño”, agregó.

De acuerdo con Ávila, una abogada le dijo que su denuncia no procedería al tratarse de una falta administrativa, por lo que le recomendó ir a un juzgado cívico en donde podrían imponerle una multa, horas de detención o trabajo comunitario por exhibicionismo.

Los tres elementos de seguridad, el hombre y Ávila acudieron al juzgado cívico ubicado enfrente del Metro Guerrero, en donde se le volvió a tomar denuncia.

“El tipo negó todo y pidió que describiera su pene para comprobar la veracidad de mi denuncia. El juez dijo que hacerlo, sería revictimizarme”, escribió.

Debido a que el sujeto se encontraba en estado etílico, su declaración no podía ser validada hasta que un médico certificara que estaba consciente. De modo que fue trasladado a otro juzgado y media hora después regresó para que continuar con el proceso, pues era apto para declarar.

“El tipo dijo que no entendía porque yo quería afectarlo, hacerle perder 5 horas y ocasionarle problemas con su esposa sin tener pruebas. El juez dijo que partía que la declaración de la víctima era en buena fe”, contó.

El juez le impuso una sanción de mil 350 pesos, 15 horas de detención o 12 de trabajo comunitario. El estado etílico fue agravante. El hombre optó por pagar la multa.

La joven indicó que no es la primera vez que un hombre muestra sus partes íntimas en un espacio público. Aunque ésta, fue la primera ocasión que presentó una denuncia.