México

Redim: Más niños son atrapados por el crimen con videojuegos; suman 4 casos en México

06/08/2022 - 10:10 pm

En ocho meses se han presentado al menos cuatro casos de desaparición entre menores de edad que involucran al famoso juego de video conocido como Free Fire, plataforma que ha sido utilizada por delincuentes para captar a víctimas, principalmente niñas, niños y adolescentes, quienes según representan el 51 por ciento de los casos de trata de personas, según el “2º reporte anual. Trata de Personas. Riesgos tras la Pandemia. Enero 2021-Junio 2022” que presentó el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México en días pasados.

Ciudad de México, 6 de agosto (SinEmbargo).- Entre noviembre de 2021 y julio de 2022 se han presentado al menos cuatro casos de desaparición de menores en México que fueron contactados por delincuentes a través del juego de video conocido como Free Fire. Sin embargo, este tipo de casos no se han limitado al territorio nacional, ya que medios de otros países han reportado situaciones similares.

El pasado 10 de julio se dio a conocer que una menor identificada como Angélica Giovanna López, de 12 años de edad, desapareció luego de salir de su domicilio ubicado en el municipio de Ecatepec, Estado de México, después de que fue contactada por un hombre la contactó a través de un juego en línea de la red social Facebook, quien acudió al domicilio de la menor para llevársela.

Angélica Hernández, madre de la menor, había dado a conocer que presuntamente los captores contactaron a la menor a través de un juego en línea denominado Garena Free Fire, en el cual le enviaron mensajes para persuadirla y que saliera de su domicilio para poder llevársela.

Un video, captado por cámaras de seguridad cercanas al inmueble, muestra cómo la menor de 12 años de edad sale de su domicilio, mientras un hombre baja de un vehículo de la marca Chevrolet tipo Beat de color blanco.

En las imágenes se observa cómo el sujeto se acerca a Angélica y después la conduce al automóvil, ella se sube y el vehículo arranca. Todo ocurrió alrededor de las 15:00 horas del pasado 10 de julio sobre una calle de la colonia Prizo 1.

El portal de noticias A Fondo informó que gracias a las labores de proximidad social de la Policía Municipal y el seguimiento a través de las cámaras de videovigilancia, las autoridades lograron identificar al auto, en el cual probablemente se habían llevado a la menor.

Un día después, el 12 de julio, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJ-Edomex) informó que la adolescente fue localizada y trasladada a un Centro de Justicia para su valoración y posteriormente se reunió con sus familiares.

Mediante un breve mensaje publicado en sus redes sociales, la dependencia mexiquense detalló que la menor fue hallada con vida frente a un negocio, ubicado sobre la Avenida Río de los Remedios, en el municipio de Nezahualcóyotl.

Angélica refirió a las autoridades haberse ausentado por voluntad propia, aunque la Fiscalía anunció que “en aras del interés superior de la niñez, se investigará con perspectiva de género si fue víctima de algún delito”.

Aunque este fue el caso que más captó la atención de la prensa, no ha sido el único. No obstante, no existe una cifra exacta de cuántos menores han sido captados por medio de este tipo de plataformas, ni de manera oficial, ni por parte de organismos de la sociedad civil.

Tania Ramírez, Directora de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) señaló que no hay una cifra que evidencie el numero de casos de este tipo. “No contamos con esa cifra porque la autoridad tampoco cuenta con esa cifra”, dijo en entrevistas para SinEmbargo.

“Lo que sí sabemos es que ya empieza a ser una actividad recurrente, en donde incluso las fiscalías, en la mexiquense, por ejemplo, y otras fiscalías, ya han dado cuenta de cómo una vez estos que niños, niñas son rescatados refieren estas plataformas como el primer contacto que se hizo con ellos”, añadió.

El 23 de noviembre de 2021, una menor de 13 años de edad, quien fue identificada como Ariadna Betsabé, desapareció luego de salir repentinamente de su domicilio, ubicado en Morelia, Michoacán, sólo unos instantes después de que recibió una llamada.

De acuerdo con la versión de los padres de la adolescente, alrededor de las 12:30 horas, Ariadna se encontraba en su hogar cuando, sin avisar a sus familiares, salió del mismo. Cámaras de videovigilancia captaron a la menor caminando por algunas calles de la colonia Torrecillas, cuando al parecer se dirigía a una capilla del lugar, pero en un punto se perdió su rastro.

Declaraciones de José Leonel Pérez Chaves, padre de la menor, recogidas por medios locales señalan que Ariadna jugaba el juego de video conocido como Free Fire, mediante el cual hacía contacto de manera virtual con personas de distintos lugares, particularmente con un perfil identificado como José Armando Moreno, en el Estado de México, y con quien también habría hecho amistad por medio de Facebook.

Para la directora de la Redim, el aumento de este tipo de casos se relaciona en primer lugar con la contingencia que desató la emergencia sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19. “En primer término hay que considerar que la pandemia nos llevó a toda la humanidad a reducir nuestra actividad al ámbito de lo doméstico en el confinamiento”, dijo.

“Para niñas y niños, que ya de por sí ya venían experimentando lo que se conoce como la ciudadanía digital o la participación con otros niños y niñas a través de los videojuegos, redes sociales, etcétera, este se convirtió en el espacio para encontrarse, en un espacio de encuentro, ahí donde los parques, las escuelas, no eran posibles, resultó también en un espacio de encuentro. Esto sin duda está relacionado con los incrementos que se puedan ver, y lo vamos a empezar a ver, en realidad”, enfatizó.

El 15 de noviembre de 2021, Mara Valeria Albarrán García, de 13 años de edad, desapareció mientras se dirigía a una papelería cercana a su domicilio, ubicada en la colonia San José Poza Honda, en el Municipio de Naucalpan, Estado de México.

De acuerdo con el testimonio de María Jesús de García, madre de la menor, recogido por el diario Milenio, ésta no llegó a dicho establecimiento, por lo que al notar su ausencia la señora acudió a la Fiscalía General de Justicia (FGJ) del Estado de México a reportar la desaparición de la adolescente.

Las primeras investigaciones señalan que Mara habría sido secuestrada por algún desconocido que la contactó mediante el videojuego Free Fire, con el cual la víctima estuvo interactuando en fechas cercanas a su desaparición.

Pero también, según explicó Ramírez, tiene que ver con el contexto de violencia que se vive, no sólo en México, sino a nivel global. “Tiene que ver también, por supuesto, una extensión y expansión de la violencia y sus expresiones en la vida de niñas, niños y adolescentes, de manera que esa naturalización les hace jugar, no sólo con relativa facilidad, con cierto toque de atracción en este tipo de videojuegos que incluyen armas, violencia, etcétera”, comentó.

“También está asociado, por supuesto a una cultura hiperbélica en la que está, no solamente nuestro país, es una cuestión creo que regional y también global en donde no educamos para la paz, no educamos en una cultura de paz, las fechas conmemorativas siempre tienen que ver con ‘La Batalla de algo’, celebramos la Independencia de México con un desfile militar, la presencia del Ejército está en las calles y no hemos logrado tener una guardia civil¡, sino que tenemos una Guardia Nacional militarizada”.

“Todo este contexto en realidad hace caso y sentido para que niñas y niños puedan ver como algo perfectamente natural el optar por juegos de esta naturaleza, en donde hay muchos más, y por supuesto que quienes los diseñan también hacen un provecho económico de esta naturalización para general más videojuegos que tengan estas características, que les resultan tan atractivas a niñas y niños”, ahondó Ramírez.

El 14 de febrero del presente año, el conductor de un taxi del municipio de Tlaxiaco, Oaxaca, localizó a un menor de 12 años de edad, quien había sido reportado como desaparecido, presuntamente, después de que estuvo interactuando con desconocidos por medio del videojuego Free Fire.

De acuerdo con medios locales, el domingo 13 de febrero, el menor abandonó su casa aproximadamente a las 18:00 horas, en donde también dejó una nota en la que se despedía de sus familiares, los cuales al encontrar el mensaje del adolescente dieron aviso a las autoridades correspondientes.

El menor fue localizado luego de que abordó un taxi en el sitio conocido como Santa María para dirigirse a la ciudad de Oaxaca, en donde se encontraría por propia voluntad con personas desconocidas, que con anterioridad lo contactaron a través de la plataforma de juegos de video, Free Fire.

Sin embargo, el conductor del taxi identificó al menor, identificado como Ángel, quien ya era buscado, por lo que dio aviso a las autoridades, quienes lo localizaron cuando llegaba a la comunidad Trinidad de Viguera, para después entregarlo a sus familiares.

El 22 de febrero, gracias a un trabajo en conjunto por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Oaxaca y la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), fue localizada una joven mayor de edad, quien un día antes fue reportada como desaparecida en la entidad sureña.

De acuerdo con información de la dependencia oaxaqueña, la víctima fue contactada por un hombre a quien conoció a través del juego de video Free Fire. Sin embargo, al tener conocimiento de los hechos, las autoridades implementaron un operativo de búsqueda, con el cual lograron localizar a la mujer.

“De las investigaciones realizadas y de los trabajos de inteligencia, se determinó que a través del videojuego denominado Free Fire, conoció a una persona del sexo masculino con quien estuvo en contacto por un tiempo prolongado; tras ganar la confianza de la víctima, esta persona viajó a Oaxaca y la convenció de que ambos se fueran a otro Estado”, detalló la Fiscalía de Oaxaca a través de un comunicado.

El pasado 28 de julio, el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México dio a conocer su Segundo Reporte Anual de Trata de Personas, el cual reveló que el 51 por ciento de las víctimas de este delito son niñas, niños y adolescentes, quienes, se destacó, se enfrentan a este riesgo en espacios digitales como son las redes sociales y videojuegos, así lo difundió la Fiscal General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México mediante un comunicado.

Durante la presentación del “2º reporte anual. Trata de Personas. Riesgos tras la Pandemia. Enero 2021-Junio 2022”, se presentó en el marco del Día Mundial contra la Trata de Personas, mismo que se conmemoró el pàsado 30 de julio, el presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México, Salvador Guerrero Chiprés, refirió que en este periodo, en La Línea y Chat Nacional contra la Trata de Personas (LNCTP) se atendieron tres mil 338 reportes, de los cuales se identificó que el 67.4 por ciento de las víctimas eran mujeres.

Además, a través del mismo servicio se identificó que videojuegos como Free-Fire o Call of Duty, así como redes sociales, son utilizados por delincuentes, quienes utilizan perfiles falsos para contactar a menores de edad, con quienes establecen relaciones de amistad o noviazgo, para engancharlos a redes de Trata de personas u obtener fotos y videos íntimos.

“Menores de edad y mujeres son las más vulnerables a ser víctimas de redes de Trata, y la velocidad con que la pandemia cambió la forma de las personas para relacionarse en el espacio virtual ha incrementado el riesgo de que las niñas, niños y adolescentes frente a los tratantes”, aseguró Guerrero Chiprés.

Detalló que prostitución ajena, y otras formas de explotación, representa el 55.5 por ciento de los reportes que fueron clasificados como delito de Trata de personas, en el que las principales víctimas con mujeres de entre 11 y 17 años de edad; mientras que el trabajo o servicios forzados representó el 20.4 por ciento de los casos; y la explotación laboral el 13.9 por cientos de los reportes, que afectó principalmente a hombres de entre 17 y 25 años de edad.

Autoridades y organismos alertaron sobre menores que han desaparecido, a quienes contactan por medio de redes sociales y videojuegos. Foto: Pexels

Sobre las formas en que los delincuentes logran captar a las personas, se indicó que en el 35 por ciento de los casos fue mediante una oferta falsa de trabajo; con un 17 por ciento fue por la participación directa de familiares; las promesas de ayuda representaron el 9 por ciento; y el enamoramiento, 8 por ciento.

“Los datos revelan que más de la mitad de los casos de Trata provienen de entidades diferentes a la Ciudad de México, entre ellas, Estado de México, Jalisco, Veracruz, Nuevo León o Baja California, ante lo cual es central conocer la dinámica del delito en cada estado”, ahondó Guerrero Chiprés.

NO SÓLO ES MÉXICO

Según reportes referidos por el medio Guatemalteco Prensa Libre, el pasado 14 de febrero, la Policía Nacional Civil (PNC) aprehendió a un sujeto identificado como Junior Estuardo Pérez Arriola, de 34 años de edad, en el municipio de Villa Nueva, Guatemala, a quien se le señaló de abusar sexualmente de una niña de 13 años de edad.

Detalló que el hombre habría contactado a la menor por medio del videojuego Free Fire, en donde interactuaron por un tiempo tras el cual pactaron reunirse en persona, encuentro durante el cual el agresor trasladó en un vehículo a la víctima a un lugar desolado en donde la tocó en sus partes íntimas.

El mismo medio consignó el pasado 19 de abril que PNC localizó con vida a una niña identificada como Darian Nicolle Pérez Loyo, de 12 años de edad, quien estaba desaparecida desde hacía cinco días. Detalló que la menor desapareció el 14 de ese mismo mes, por lo que las autoridades emitieron una alerta Alba para su localización, misma que ocurrió en Sanarate, en el municipio de El Progreso, Guatemala.

En declaraciones a medios locales, los padres de la niña explicaron que su hija fue contactada a través del videojuego Free Fire, por un desconocido, quien, además, le hacía recargas para que continuaran con la interacción por medio de dicha plataforma. Además, la niña confirmó que, luego de que tuvo algunos problemas con sus padres, abandonó su casa por voluntad propia y buscó la ayuda de su “ciberamigo”.

En tanto, el medio El Universo en el Ecuador informó el caso de una menor originaria de Bolivia que luego de desaparecer fue localizada en Perú. Las primeras investigaciones apuntan a que fue captada por desconocidos con quienes interactuaba por medio de Free Fire.

El ministro de Gobierno de Bolivia habló sobre el caso, que se dio a conocer el pasado 28 de abril, del que señaló, las líneas de investigación apuntaban a que la víctima, de 11 años de edad, mantenía una comunicación constante con varios desconocidos en las plataformas Facebook, Tik Tok y Free Fire, particularmente con un usuario identificado como Marco Condori 6.12, pero que los mensajes eran eliminados tras la dinámica.

Tras dar aviso a las autoridades sobre la desaparición de la menor, se implementó un operativo de búsqueda durante el cual un familiar de la menor recibió varios mensajes de un número de Perú, en el cual niña solicitaba que le enviaran cierta suma de dinero, por lo que la Policía de Bolivia se coordinó con la policía peruana para dar con el paradero de la menor, quien fue hallada en la ciudad de Arequipa, Perú.

Aunque la directora de la Redim reconoció que el Gobierno de México ha actuado para combatir este tipo de delitos, enfatizó que no ha sido suficiente, ya que “las redes de la macrocriminalidad siguen en activo, y un día se puede desvanecer un juego, se puede cancelar, se puede prohibir y de inmediato va a surgir otro, de ahí que la necesidad de la actuación por parte de la autoridad sea ir a las raíces de esto”, sostuvo.

Por lo que sugirió que la problemática se debe resolver de manera estructural, ya que este tipo de juegos sólo son, dijo, la “expresión atractiva y llamativa de un contexto mucho más complejo y profundo, en donde la carencia material, la pobreza en la que viven millones de niñas, niños y adolescentes, la violencia que viven dentro de sus hogares, pero también a pie de calle, una vez que salen a sus colonias, hacen contextos de expulsión y también contextos que les ponen en una situación de vulnerabilidad, y en las manos de este tipo de grupos criminales”.

Ramírez también sostuvo que esta actuación de las autoridades no debe criminalizar ni a los menores ni a los juegos en sí mismos, pues estos sólo son el vehículo por el que la delincuencia llega a sus víctimas.

La actuación de las autoridades mexicana s no debe “criminalizar a las y los adolescentes, niñas, niños, que juegan en estas plataformas, tampoco criminalizar el videojuego en sí, sino ir directamente a cuáles son las personas responsables, que a través del diseño y captación de datos personales y hacer contacto para el enganche, están realizando su actividad criminal en la plataforma. Es distinto y hay que disociarlo, el videojuego es la plataforma para la actividad criminal, no es la actividad criminal en sí misma”, dijo.

“La solución no es cerrar la computadora, no es quitarle el celular al niño, no es tirar el videojuego, lo que hay que tirar es la estructura criminal que está aprovechando las plataformas”, subrayó

Nora Nancy Gaspar Resendiz
Comunicóloga por la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM). Busca ejercer un periodismo libre, crítico y con responsabilidad social. Actualmente es parte de la Unidad de Investigación y Multimedia de SinEmbargo.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas