Hay islas inquietantes que trastornan sin remedio. En las Canarias el viento humedece los sentidos.