erusalén, 7 jul (EFE).- Una humorista israelí hizo caer en una trampa al principal diario de Israel, el Yediot Aharonot, y hacerle publicar una reportaje exclusivo sobre la “primera humorista beduina” de la historia cuando en realidad se trataba una conocida actriz judía.

El reportaje, incluido el viernes en el suplemento especial de fin de semana del diario, “Siete días”, se centraba en la vida y obra de Fatma Wardi, una supuesta beduina de la Galilea que tras haber parido 17 hijos e hijas fue descubierta por un famoso locutor de radio y un pintor, que dio alas a su carrera profesional como humorista.

“Vive en una chabola de lata con su marido y las otras tres mujeres de éste”, la describe el diario en un artículo de cinco páginas ilustrado con fotografías bajo el titular de “Fatma – Comedy Club”.

Entremezclado con episodios de sus chistes sobre maridos, beduinos, árabes y judíos, el reportaje llamó al atención por el hecho de que una mujer de la conservadora comunidad beduina, que aún preserva en gran medida su estilo de vida nómada, consiguiera hacer carrera como humorista y que sus chistes, alimentados con la sabiduría de su tribu, consiguieran tocar también a las audiencias judías.

Pero hoy, el diario Haaretz revela que en realidad la beduina no era otra que la popular actriz local Gila Zimmerman, que hizo creer a un periodista del diario que la beduina, un personaje que interpreta desde hace años, tenía vida propia. EFE