México

¿Qué país somos? Gays asesinados en Acapulco; NYT abre homofobia en el Tri; manotazo de Dabdoub…

07/07/2017 - 1:00 pm

El martes, el Presidente del Consejo Mexicano de la Familia, Juan Dabdoub, fue censurado ampliamente por taparle la boca de una mujer que quería cuestionarlo por su autobús “homófobo”. El miércoles, tres gays fueron asesinados en Acapulco, Guerrero. Ayer, Bianca Sierra y Stephany Mayor, integrantes de la Selección Mexicana, dicen a The New York Times que tuvieron que irse de México para sentirse aceptadas, en un reportaje que relata cómo su entrenador, Leonardo Cuéllar, les pidió ocultar su relación…

Ciudad de México, 7 de julio (SinEmbargo).– ¿Qué tipo de país somos?

El martes 4 de julio, el Presidente del Consejo Mexicano de la Familia, Juan Dabdoub, fue censurado ampliamente por taparle la boca a una mujer que quería cuestionarlo cuando hablaba con la prensa en Tepatitlán, Jalisco, entidad donde llevó el Autobús de la Libertad, un vehículo propagandístico que defensores, activistas y sociedad civil han considerado “homófobo”.

El miércoles 5 de julio, tres gays fueron asesinados en Acapulco, Guerrero. El presidente de la Asociación de Homosexuales y Lesbianas en el estado, Alberto Serna Mogollón, condenó los asesinatos y exigió ayer a las autoridades que no se den carpetazo por crímenes pasionales sin antes investigar.

Serna Mogollón dijo que el Gobernador Héctor Astudillo se comunicó con él para externar su solidaridad con la comunidad lésbico gay, y se comprometió a una reunión con el Fiscal del estado la próxima semana. Vía telefónica, dijo a El Sur de Acapulco que  por el asesinato de la pareja, en la colonia Del Valle, y del propietario de una estética en la plaza Cuauhtémoc, “se reitera la exigencia a la Fiscalía del estado de saber cómo actúa la oficina de delitos especiales para mujeres, hombres y personas con preferencias sexuales gay, lesbianas y transexuales, y conocer el proceso de investigaciones sí es que lo está haciendo”.

Aseguró que los homicidios del miércoles pasado son por homofobia.

Y luego, el jueves 6 de julio (ayer), las mexicanas Bianca Sierra y Stephany Mayor, integrantes de la Selección Mexicana de Fútbol femenil, le dijeron a The New York Times que huyeron de México –estaban en el conjunto nacional desde 2010 e incluso disputaron el Mundial de Canadá en 2015– hasta Islandia para poder alcanzar su sueño: vivir en pareja.

La pregunta, otra vez: ¿Qué tipo de país somos?

“NO LAS QUIERO VER HACIENDO DESFIGUROS”

Las jugadoras desmenuzaronn en un reportaje del The New York Times cómo ha sido su vida en pareja y los problemas a los que se han enfrentado tanto en México como en la propia Selección Nacional, donde señalaron al ex técnico del Tri femenil, Leonardo Cuéllar, quien, aseguran, les pidió esconder su relación.

En dicho reportaje, las jugadoras recuerdan que en 2015, durante un torneo previo a la Copa Mundial, en Chipre, Cuéllar reunió al equipo para hablar del reglamento interno y temas de conducta en redes sociales. Ahí, el DT, sin dirigirse personalmente a ellas, pidió que escondieran su relación.

“[Cuéllar] dijo: ‘A mí no me importa si son novias o no, pero no las quiero ver ahí agarradas de la mano o haciendo desfiguros’”, dijo Mayor al NY Times.

Sierra y Mayor juegan como compañeras en el Thor-KA de la liga islandesa, equipo que está cerca de asegurar la clasificación a la Liga de Campeones de la UEFA para la siguiente campaña. En contraste con México, las futbolistas han sido recibidas en Islandia con los brazos abiertos, tanto por el equipo como la comunidad en Akureyri, Islandia.

“Desde el principio sentimos que aquí valoraban nuestro trabajo, nos valoraban como futbolistas, sin prejuicios”, comentó Sierra sobre su nueva estancia en Islandia.

Luego de los señalamientos de las jugadoras Bianca Sierra y Stephany Mayor en un reportaje del NY Times, donde apuntaban a que el entonces técnico de la Selección Femenil Mexicana de fútbol, Leonardo Cuéllar, les pidió de manera indirecta ocultar su relación, el estratega se reservó su comentario, aunque no descarta hablar del tema más adelante.

“En su momento hablaré al respecto de una manera general, lo estoy evaluando”, respondió a AS el hoy DT de las Águilas del América femenil.

Cuéllar estuvo al frente de la Selección Mexicana de Fútbol Femenil durante 18 años, de 1998 a 2016.

HUÍR DE MÉXICO

Mayor es de Azcapotzalco, un barrio de clase trabajadora en el norte de la Ciudad de México, dice The New York Times. “Como adolescente, perfeccionó su juego con los hombres en las ligas locales de aficionados. Llamó la atención de la Federación Mexicana en una prueba abierta y, como Sierra, Mayor pronto jugaba para los equipos juveniles de México”.

“Ahí fue donde ella y Sierra se conocieron, mientras se encontraban juntos en la Copa Mundial Sub-20 Femenil de Alemania, en el 2010. Lograron una estrecha amistad pero aún no se convertían en pareja. Sierra pronto regresó a los Estados Unidos, donde había aceptado una beca en la Universidad de Auburn, y Mayor se fue a México”. dice.

No fue sino hasta 2013, “cuando fueron llamadas de vuelta a la Selección Nacional de México para jugar en un torneo en China, que su romance floreció. Mayor dijo que estar con Sierra, que había crecido en los Estados Unidos, donde las relaciones homosexuales en los equipos deportivos de las mujeres eran más comunes, la había ayudado a aceptarse a sí misma”.

“Hay muchos tabúes sobre la sexualidad en México”, dijo Mayor a The New York Times. “Hay cosas que no se hablan. Es cultural. Usted no puede ser abierta sobre su relación. Era más fácil abrirse con ella porque tenía ideas muy claras sobre lo que quería. Eso me ayudó mucho”.

Durante décadas, agrega el diario estadounidense, “Cuéllar había sido la figura dominante en el fútbol femenino en México. Un ex jugador en la Liga Norteamericana de Fútbol que también representó a México en una Copa del Mundo, comenzó su carrera de entrenador en la década de 1980 en el estado de California, en Los Ángeles. En 1998, cuando el fútbol femenino comenzó a prosperar en los Estados Unidos, regresó a México para construir un programa para mujeres. Dirigió a la Selección Nacional femenina durante 18 años, desde su infancia hasta la clasificación para tres Copas Mundiales”.

–Con información de AsMéxico y El Sur de Acapulco

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas