Buenos Aires, 7 sep (EFE).- Unos cinco millones de hectáreas de la provincia de Buenos Aires, la más grande de Argentina, están afectadas por las inundaciones que han provocado las fuertes lluvias de los últimos días, informaron hoy fuentes oficiales.

Las precipitaciones y el mal tiempo provocaron importantes demoras en los vuelos nacionales y regionales que operaban desde el aeroparque Jorge Newbery y serios atascos en la capital argentina, pero los mayores daños se registran en el campo bonaerense.

El ministro de Asuntos Agrarios, Gustavo Arrieta, indicó que ya son 17 los distritos en los que se ha declarado el estado de emergencia agropecuaria en el centro y oeste de la provincia, después de que en las últimas horas se sumaras otros dos a los 15 declarados un día antes.

En Pehuajó, una de las localidades más afectadas, el 80 por ciento de su superficie se encuentra anegada por el agua y los agricultores y ganaderos de la zona alertan de las graves pérdidas económicas, el corte de carreteras y la escasez de alimentos.

“Llovió lo que llueve en todo el año, tenemos la totalidad de los caminos cortados o con problemas”, explicó al canal TN el productor José Pelayo.

“Estos pueblos viven del campo y no sé qué va a ocurrir. Toda la cadena productiva y la económico-financiera se resienten y se cortan”, añadió Pelayo.

“Las vacas están pariendo en el agua y se mueren los terneros”, describió el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Luis Biolcati, quien recordó que el agua “tarda tiempo en irse. Algunas veces se tardan años en recuperar los suelos”.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció ayer que se realizarán obras hídricas por 37 millones de pesos (7,3 millones de dólares) en la provincia para amortiguar el impacto de las inundaciones.

Según la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y la Pampa, las pérdidas económicas ascienden a 4.500 millones de pesos (965,6 millones de dólares). EFE