Author image

Greenpeace

07/09/2020 - 12:02 am

¿Hasta dónde llega nuestra adicción al plástico?

La producción y consumo de plásticos en masa ha llevado a la acumulación de estos desechos en hábitats naturales.

La producción y consumo de plásticos en masa ha llevado a la acumulación de estos desechos en hábitats naturales. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro.

Por Omar Rivera y Ornela Garelli

En la pasada mitad de siglo, ha habido muchos cambios drásticos en la superficie del planeta, pero uno de los cambios más evidentes es la presencia y abundancia de desechos plásticos, particularmente los provenientes de plásticos de un solo uso.

Actualmente, casi todos los aspectos de la vida diaria involucran plásticos, de acuerdo a Garside (2019) su producción global para 2018 está estimada en alrededor de 359 millones de toneladas métricas, mientras que su longevidad se estima en un rango entre cientos y miles de años. Sin duda los desechos plásticos son reconocidos como una amenaza real a escala global.

La producción y consumo de plásticos en masa ha llevado a la acumulación de estos desechos en hábitats naturales ocasionando impactos biológicos y económicos adversos. Un estimado de 5 a 13 millones de toneladas de residuos plásticos invariablemente terminan en los océanos.

El nuevo estudio de Greenpeace México, “Impacto de la contaminación por plásticos en Áreas Naturales Protegidas mexicanas”, busca dar cuenta de esta realidad en México, ya que nuestro país no es ajeno a la contaminación por plásticos. Al contrario se trata de un problema de grandes implicaciones ambientales, sociales y para la salud pública que llega incluso a nuestras Áreas Naturales Protegidas (ANPs).

Para comprender la dimensión de esto, es importante repasar sobre qué son las ANPs. De acuerdo a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), institución encargada de su gestión y preservación, éstas son espacios marinos y terrestres del país que resguardan una gran diversidad de seres vivos. Estas áreas protegidas combinan los objetivos ambientales, la investigación científica, la educación y la participación social.

Además de que son áreas de gran belleza natural y que nos proveen de invaluables servicios ecosistémicos, como el acceso a agua potable o a alimentos. En total son 182 ANPs pero entre éstas se encuentran sitios como el Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos, el Parque Nacional Arrecifes de Cozumel, la Reserva de la Biosfera de Sian Ka´an y el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano.

No obstante la importancia ambiental y social de las ANPs, los principales resultados del estudio de Greenpeace México son desalentadores, ya que indican que se ven afectadas por la llegada de plásticos:

– Encontramos plástico en todas las Áreas Naturales Protegidas. Este resultado tiene todo el sentido, pensando en que los últimos años se ha reportado presencia de estos contaminantes en zonas remotas del mundo, desde los polos hasta las zonas más profundas.

– En la superficie del agua encontramos 664 piezas plásticas flotando, lo equivalente a 2 por km2, mientras que en el fondo del mar hallamos un estimado de 3500 piezas por km2.

– En las zonas de influencia estudiadas (Mahahual y Cozumel), que son sitios fuera de las ANPs pero muy conectadas a ellas, se encontraron valores de plásticos en el fondo muy altos. En Cozumel se hallaron 27 mil piezas por km2, mientras que en Mahahual fueron 10 mil por km2. Estos sitios cuentan con dos de los muelles turísticos más importantes del Caribe mexicano, donde llegan grandes cruceros todos los días. Estos resultados muestran el impacto del turismo masivo en la zona.

– De los plásticos encontrados, la mayoría se encontró en el sustrato del arrecife, es decir, en el fondo del mar. Esto hace que los organismos marinos entren en contacto directo con estos contaminantes. Al respecto, Gall & Thompson (2015) mencionan que que cerca de 700 especies marinas han interactuado con desechos marinos a lo largo del mundo. Sin duda el principal problema en las interacciones con estos desechos son el enredo y/o la ingestión, gracias a esto muchas especies de aves, tortugas, mamíferos, peces y crustáceos resultan afectadas.

– Hallamos primeramente plásticos de un solo uso. Pudimos identificar que el 60 por ciento de las piezas encontradas fueron fragmentos de diversos plásticos (por ejemplo de unicel), mientras que los demás fueron bolsas (8 por ciento), tapas (7 por ciento), equipo de pesca (6 por ciento), botellas (6 por ciento), etiquetas (de productos bebibles o comestibles) (4 por ciento), contenedores desechables (poliestireno) (1 por ciento) y “otros” (9 por ciento) (incluye piezas únicas diversas como cepillos de dientes, gorras, agitadores, etc.).

– Al encontrar un mayor número de fragmentos plásticos se plantea el riesgo de que estos se conviertan en microplásticos, de acuerdo con Kuhn et al. (2020) esto trae afectaciones de distintos tipos, pues estas partículas son potencialmente capaces de pasar a través de las paredes de los tejidos o las membranas celulares. De igual forma, tienen la capacidad de facilitar el transporte de contaminantes tales como los orgánico persistentes, o incluso ser vectores de enfermedades.

– Se identificó el origen del 3.5 por ciento de los plásticos hallados, correspondiente a 12 países distintos, entre los que se encuentran México, Estados Unidos, algunos de Latinoamérica y países tan distantes como Singapur y Turquía.

El trabajo de campo para este estudio se realizó en 2019, la pandemia, con el uso extendido de mascarillas y guantes desechables así como de botellas de desinfectante y contenedores desechables para la comida a domicilio, está generando nuevos impactos en nuestros océanos que no documentamos en nuestra estudio, y que requieren estudiarse más a fondo, de modo que se diseñen medidas urgentes para reducir el uso de estos materiales y evitar que sigan contaminando los ecosistemas.

Estudios como éste son muy importantes porque muestran la urgencia de tomar medidas para dar de una vez por todas una solución a la contaminación por plásticos. Las responsabilidades de los gobiernos, como hacedores de políticas públicas y legislaciones, y de las empresas, como aquellas que ponen los productos plásticos en el mercado, no pueden evadirse más.

Los contenidos, expresiones u opiniones vertidos en este espacio son responsabilidad única de los autores, por lo que SinEmbargo.mx no se hace responsable de los mismos.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video