Además de que se les dieron todas las comodidades para operar, las empresas de outsourcing o subcontratación, también gozaron de beneficios fiscales a través de condonaciones aprobadas en la administración de Enrique Peña Nieto.

Ciudad de México, 7 de diciembre (SinEmbargo).- Con una búsqueda simple en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) es posible dar con registros de condonaciones fiscales a empresas de outsourcing. Aunque no de todas se especifica el monto, el dinero de impuestos que no pagaron asciende hasta los casi 130 millones de pesos en tan solo cuatro años de la administración de Enrique Peña Nieto.

Una revisión hecha por SinEmbargo a documentos del Sistema de Administración Tributaria (SAT) ubicados en la PNT, más de 50 empresas en ese periodo lograron obtener beneficios fiscales bajo los términos de cancelación y condonación, la mayoría, según el SAT, porque no fueron localizadas o se declararon insolventes.

Si bien desde el año 2000 la subcontratación está permitida en México, fue desde la Reforma Laboral de 2012 cuando se dio una apertura total a estas empresas. La idea inicial fue darle una especie de respiro a los empresarios a través de la disminución de los costos de contratación, pero en la práctica, las empresas de outsourcing provocaron la precarización del trabajo; “el negocio de la precariedad laboral”, de acuerdo con expertos.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) por los censos económicos de 2004 a 2019, son claros: la subconcontratación fue año con año en aumento. En 2004, la cantidad de personal contratado por outsourcing era de 1 millón 399 mil 264 y para 2009 la cantidad ya era de 2 millones 732 mil 247; en 2014 se situó en 3 millones 578 mil 247 y para 2019, la cifra más reciente, fue de 4 millones 685 mil 356 personas.

 De acuerdo con Fundr, Centro de Investigación y Análisis, los beneficios ficales son programas de gobierno de corta duración que ofrecen diversos beneficios fiscales a las personas, “a cambio de que se pongan al corriente con sus pagos”.

“Aunque se perdonan grandes deudas, las amnistías permiten recuperar recursos que son usados por el gobierno”, agrega la organización, pero indica que para que sean efectivas, “deben ocurrir de manera extraordinaria. Si se utilizan constantemente, los contribuyentes (sobre todo los más ricos) comienzan a evadir o retrasar el pago de impuestos porque saben que en cualquier momento se les perdonará de nuevo”.

Lo que hay en la información del SAT, son algunas cantidades pequeñas, pero de otras empresas tienen más de una condonación, como es el caso de Outsourcing Prestadores de Servicios SC de RL de CV, a quien le fueron perdonados 29 millones 800 mil 664 pesos entre 2015 y 2016.

Esta empresa todavía en abril de 2019, apareció en el Registro central de agencias de colocación de trabajadores, que de acuerdo con Luisa María Alcalde, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), muestra la información actualizada sobre la ubicación y datos de contacto de las empresas legalmente constituidas, con el fin de facilitar la vinculación entre empleadores y buscadores de empleo.

Sobresalen por la cantidad Outsourcing Backup Services SC a quien en 2014 le cancelaron el pago de 26 millones 212 mil 196 pesos; a ACE Outsourcing & Services SC, 20 millones 142 mil 903 pesos y a SDH Servicios de Outsourcing SA de CV, 19 millones 724 mil 346 pesos, también en 2014. De estas tres empresas no hay información alguna de operaciones.

En la lista están incluídas empresas de limpieza, de industria textil, turismo y de servicios profesionales.

Datos del Inegi indican que la subcontratación se concentró en actividades comerciales (33.5 por ciento), servicios privados no financieros (27.4 por ciento), manufacturas (25.9 por ciento) y en otras actividades como pesca, acuicultura, minería, electricidad, construcción, transportes, servicios financieros (13.2 por ciento).

La subcontratación marcó a una generación completa que entró a un mercado laboral que optó por este mecanismo. La generación de los millennials, en su mayoría, entraron a trabajos en los que ya no hay la promesa de una pensión y de otros tantos derechos laborales. A la par, les ha tocado nadar entre vicios empresariales que solo profundizan las malas condiciones laborales, porque es aceptar las condiciones de la subcontratación o el desempleo.

El 12 de noviembre pasado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador envió al Congreso una reforma en materia laboral para modificar el esquema de subcontratación con el fin de ordenar el esquema y deje de ser una posibilidad para la evasión fiscal y afectar a la población trabajadora en sus prestaciones. Luisa María Alcalde explicó  ese mismo día que la propuesta de ley busca resolver el problema y los abusos de la subcontratación.