Un inhibidor de drones tipo Hikvision, usado para evitar vuelos sobre Palacio Nacional por ser un área reservada por seguridad, se volvió tendencia durante la marcha de mujeres en la Ciudad de México. 

Ciudad de México, 8 de marzo (SinEmbargo).- Usuarios de redes sociales volvieron tendencia la palabra “francotiradores”, luego de que se difundieran fotografías en las que se veía a una persona utilizando un inhibidor de drones en el techo del Palacio Nacional de la Ciudad de México.

“Respecto a las fotografías que circulan de la azotea de Palacio Nacional esta tarde, se precisa que nunca hubo personal armado. Se trató de personal de resguardo que usó un inhibidor de drones tipo Hikvision para evitar vuelos sobre Palacio por sesr un área reservada por seguridad”, señaló Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de comunicación social de la Presidencia de la República.

El funcionario acompañó la información de una fotografía en la que se ve de cerca el inhibidor de drones tipo Hikvision que causó revuelo en las redes sociales.

La manifestación en la Ciudad de México. Foto: Daniela Barragán, SinEmbargo.

Manifestantes mexicanas derribaron este lunes parte del muro de metal que el Gobierno erigió alrededor del Palacio Nacional, residencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador, para proteger el edificio frente a la protesta por el Día Internacional de la Mujer.

Miles de mujeres llegaron al Zócalo de Ciudad de México, plaza donde se encuentra la residencia oficial del mandatario, y derribaron varias vallas metálicas que forman el muro protector, una infraestructura que ha generado polémica en el país por su simbolismo frente a la reivindicación feminista.

Las autoridades de Ciudad de México informaron que unas mil 700 mujeres policías resguardarían la marcha.

Horas antes de las manifestaciones por el Día de la Mujer, el centro de la Ciudad de México amaneció con la seguridad reforzada y algunos accesos cerrados.

A diferencia de años anteriores, el Gobierno levantó un enorme muro de metal alrededor del Palacio Nacional, residencia de López Obrador, para evitar que manifestantes feministas pinten los muros del edificio.

La valla, criticada por el movimiento feminista como un símbolo de represión, se convirtió durante el fin de semana en un homenaje a las víctimas de feminicidio, con flores y pintadas.

En las últimas semanas, la actuación de López Obrador ha sido muy criticada por el movimiento feminista, ya que su partido, Movimiento Regeneración Nacional (Morena), se resiste a cancelar la candidatura a Gobernador del estado sureño de Guerrero a Félix Salgado Macedonio, acusado de violación por varias mujeres.

México registró el año pasado 967 feminicidios, 16 mil 545 delitos de violación y un histórico de más de 260 mil llamadas de emergencia relacionadas con violencia contra la mujer.

-Con información de EFE.