La renovación de poderes en la Ciudad de México estará marcada por los problemas públicos de las 16 alcaldías capitalinas, los cuales serán un recurso utilizado para criticar a pasadas administraciones, y al mismo tiempo, para proponer agendas y estrategias de Gobierno. Entre los temas a resolver destacan la violencia y la inseguridad, además de la economía y la pobreza, la educación, la movilidad, el medio ambiente y el agua.

Ciudad de México, 8 de abril (SinEmbargo).- La capital del país cambiará de piel en junio de este año. Con 16 alcaldías, 66 escaños en el Congreso local y 204 concejalías en juego, el proceso electoral de la Ciudad de México será un ejercicio democrático de oposición o de apoyo a los gobernantes, sobre todo si se considera que nueve alcaldes y alcaldesas, así como 30 diputados capitalinos, buscarán la reelección.

La contienda por 286 cargos gubernamentales pondrá sobre la mesa del debate público los aciertos y deficiencias de las políticas aplicadas hasta el momento, el cumplimiento o no de las promesas de campaña de 2018, además de los resultados alcanzados en cada una de las alcaldías de la Ciudad de México.

De acuerdo con los programas y proyectos de Gobierno para el periodo 2018-2021 de las 16 alcaldías, la capital del país tiene 11 problemas prioritarios cuya importancia varía según las necesidades de cada localidad.

Sin excepción, los 16 gobiernos locales de la Ciudad de México reconocen que la violencia y la incidencia delictiva, junto con la insuficiencia de recursos hídricos, los problemas ambientales y la educación, están entre los mayores retos de una mancha urbana en donde habitan más de nueve millones de personas.

Además, la mayor parte de las alcaldías refiere que la movilidad, la pobreza y el desempleo son temas prioritarios, toda vez que algunas de ellas refieren, en menor medida, problemas en materia de infraestructura médica y vial, o de desarrollo territorial y urbano.

Al respecto y en general, el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat) refiere que las alcaldías Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Coyoacán, Álvaro Obregón y Azcapotzalco son las localidades más prósperas de la Ciudad de México, mientras que Magdalena Contreras, Iztapalapa, Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta son las que enfrentan más retos y problemas en materia de desarrollo y bienestar poblacionales.

En este contexto, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) tendrá que defender las 11 localidades que ganó en 2018 (Álvaro Obregón, Azcapotzalco, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa, Magdalena Contreras, Miguel Hidalgo, Tláhuac, Tlalpan y Xochimilco). En cambio, no se sabe si el Partido de la Revolución Democrática (PRD) tendrá victorias como las de hace tres años, en Coyoacán y Venustiano Carranza, o si los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y Movimiento Ciudadano (MC) se llevarán alguna Alcaldía después de gobernar Benito Juárez, Cuajimalpa y Milpa Alta, respectivamente.

En la siguiente tabla es posible consultar los principales retos de cada Alcaldía y los indicadores relativos a cada caso.

DELITOS Y VIOLENCIA

Las propuestas contra la inseguridad y la delincuencia serán muy importantes para los candidatos durante el periodo de campañas políticas, ya que ocho de cada 10 capitalinos consideran que dichos problemas son los más urgentes, de acuerdo con el resultado de la última (2019) “Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental” (ENCIG) del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi).

Pese a que los delitos del fuero común y los homicidios dolosos fueron a la baja en 18.3 y 18.9 por ciento real entre 2019 y 2020, la incidencia delictiva y los delitos ligados a grupos criminales tuvieron una tendencia a la alza en la capital del país durante los últimos cinco años.

En ese sentido, las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) indican que, entre 2015 y 2020, la comisión de delitos aumentó 20.4 por ciento real, y los homicidios dolosos un 43.2 por ciento real.

Mientras que las alcaldías Cuauhtémoc, Benito Juárez, Miguel Hidalgo, Venustiano Carranza y Azcapotzalco tienen las tasas de incidencia delictiva más elevadas en la capital del país, las alcaldías Venustiano Carranza, Cuauhtémoc, Tláhuac, Tlalpan e Iztacalco registraron las tasas más elevadas de homicidios dolosos.

Incluso en el último año, pese a la tendencia a la baja, la tasa de asesinatos en las alcaldías Azcapotzalco, Benito Juárez e Iztacalco aumentó 14.3, 15.8 y 42.7 por ciento real, respectivamente. En el caso de los delitos del fuero común, entre 2019 y 2020, el único repunte (cuatro por ciento) de incidencias lo registró la Alcaldía Milpa Alta.

POBREZA Y DESEMPLEO

De acuerdo con la ENCIG 2019, el desempleo y la pobreza son el tercer y cuarto problemas que más perciben los capitalinos. Y según el “Informe de pobreza y evaluación 2020” del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), “en 2018, el 66.8 por ciento de la población en Ciudad de México estaba en situación de pobreza o de vulnerabilidad por carencias o ingresos”.

Por un lado, las cifras municipales del Coneval refieren que en el último periodo de medición (2010-2015) la pobreza fue a la alza en siete alcaldías: Azcapotzalco (12 por ciento), Benito Juárez (56.2 por ciento), Xochimilco (11.9 por ciento), Tlalpan (10.2 por ciento), Coyoacán (8.8 por ciento), Magdalena Contreras (5.6 por ciento) y Álvaro Obregón (0.2 por ciento). Sin embargo, las alcaldías con mayor porcentaje de población de escasos recursos son Milpa Alta (49.2 por ciento), Xochimilco (40.5 por ciento), Tláhuac (39.2 por ciento), Iztapalapa (35 por ciento) y Magdalena Contreras (32.6 por ciento).

A pesar de que la tasa de desocupación en la capital del país (4.3 por ciento) es relativamente baja, la precariedad de ingresos es un problema real, evidenciado por la población en situación de pobreza o de vulnerabilidad por carencias e ingresos, que representa a casi siete de cada 10 capitalinos.

Un cálculo de la Alcaldía Gustavo A. Madero, con base en datos (2016) del Inegi, refiere al respecto que las alcaldías con mayores problemas de desocupación laboral son Tláhuac, Miguel Hidalgo, Xochimilco, Azcapotzalco y Venustiano Carranza, mientras que Cuajimalpa, Cuauhtémoc, Álvaro Obregón, Benito Juárez y Milpa Alta tienen las tasas de desempleo más bajas de la Ciudad de México.

AGUA Y MEDIO AMBIENTE

Otro gran problema de la Ciudad de México es el abasto de agua potable. A finales de marzo, por ejemplo, el Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México (OCAVM) dio a conocer que debido a la falta de lluvia y a que las presas del Sistema Cutzamala —que provén la tercera parte del agua potable que consume la capital del país— tenían un nivel bajo (50.4 por ciento) de almacenamiento, hasta diciembre de 2021 habrá una reducción intermitente al suministro hídrico que afectará a 12 alcaldías, salvo Gustavo A. Madero, Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco.

La falta de agua afecta cuando menos a la sexta parte de la población capitalina. Ello implica que casi 1.4 millones de personas padecen del acceso a este líquido vital, lo que se agrava si se considera que en 2020, de acuerdo con el Inegi, uno de cada 10 hogares en la Ciudad de México no tuvo acceso a agua entubada.

Pese a que algunas localidades —como Cuajimalpa, Cuauhtémoc y Milpa Alta— sufren menor escasez de agua que otras, ello no implica que su situación sea menos complicada que en los lugares —como Benito Juárez, Iztapalapa y Tlalpan— donde la gente padece más recortes y falta de suministro. Ejemplo de ello es Milpa Alta, que junto con Xochimilco, Tlalpan, Tláhuac y Magdalena Contreras tiene los niveles más altos de falta de acceso a agua entubada en la Ciudad de México.

CUTZAMALA

Por la falta de lluvia, la Presa de Villa Victoria –que forma parte del Sistema Cutzamala– se encuentra a un 38.7 por ciento de su capacidad, de acuerdo con el OCAVM. Foto: Crisanta Espinosa, Cuartoscuro.

La delicada situación del suministro de agua potable en la capital del país coincide con una serie de retos ambientales, sobre todo en materia de falta de calidad del aire, escaso nivel de manejo de aguas residuales y problemáticas ligadas al manejo de residuos sólidos, además de la falta de áreas verdes por cabeza y problemas con el resguardo y protección de suelos de conservación, entre otros.

Los datos (2020) de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) de la Ciudad de México indican en ese sentido que las alcaldías Benito Juárez, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo, Cuajimalpa, Coyoacán y Álvaro Obregón tienen el mayor número de quejas ambientales (ciudadanas y de oficio) per capita a nivel estatal. Una situación que también se ve agravada por el crecimiento desordenado de las manchas urbanas en el Valle de México, sobre todo en Álvaro Obregón, Iztapalapa, Magdalena Contreras, Milpa Alta y Xochimilco.

EDUCACIÓN, SALUD Y MOVILIDAD

La educación y la salud públicas están entre los principales ejes temáticos de los proyectos y programas de Gobierno de las actuales administraciones capitalinas. También son el sexto y octavo problemas que más preocupan a la población que reside en la Ciudad de México, de acuerdo con la ENCIG 2019.

Por un lado, las cifras del Inegi refieren que a pesar de que el número de hogares con personas de más de 15 años de edad con rezago educativo bajó 26.8 por ciento entre 2010 y 2020, hay varias localidades —como Milpa Alta, Iztapalapa, Magdalena Contreras, Xochimilco y Tláhuac— donde en casi la mitad (entre el 40 y el 46 por ciento) de los hogares hay al menos una persona con rezago educativo.

La educación es uno de los factores de desarrollo social más importantes en materia de política pública de las alcaldías, ya que es considerado como un elemento que coadyuva en la mitigación de la falta de empleo, la desigualdad y la pobreza, además de funcionar para dignificar a los individuos y aumentar su calidad de vida, lo que impacta también, en alguna medida, en los índices delictivos.

Por otra parte, en el caso de la salud, los datos gubernamentales y de ONU-Hábitat indican que así como hay alcaldías —por ejemplo, Álvaro Obregón y Gustavo A. Madero— que tienen como una de sus principales prioridades fortalecer la infraestructura médica y sanitaria, existen localidades—como Cuajimalpa, Magdalena Contreras, Milpa Alta y Xochimilco— donde la densidad de médicos per capita es relativamente insuficiente.

Aparte de la educación y la salud públicas, otro gran reto reconocido por la mayor parte de las 16 alcaldías capitalinas es la movilidad, sobre todo en materia de transporte público. En ese sentido, cifras del Inegi (2015) analizadas por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) arrojan que aunque en casi todas las alcaldías hay una buena percepción pública con respecto a la suficiencia del sistema de transporte público, hay localidades —como Milpa Alta y Azcapotzalco— donde la mayoría (entre el 40 y el 70 por ciento) de las personas no está conforme con la calidad del transporte.