Especialistas coinciden en que instalar la planta cervecera de Constellation Brands en Mexicali, Baja California, afectará la vida de los ciudadanos en una entidad con zonas áridas y semiáridas, caracterizada por las escasez de lluvias y agua.

“Lo que va a ocurrir con el agua en Mexicali cuando la cervecera comience a operar es un problema más pronunciado de escasez”, vaticinó la doctora Gabriela Muñoz Meléndez, del Colegio de la Frontera Norte (Colef).

Sin embargo, el Gobierno de Francisco Vega Lamadrid insiste en que ni una gota del recurso vital de los bajacalifornianos está comprometida.

 Ciudad de México, 8 de junio (SinEmbargo).- Baja California es un estado con zonas áridas y semiáridas, las lluvias son pocas, experimenta sequías y el territorio presenta escasez de agua, por lo que la implantación de la planta cervecera Constellation Brands en el municipio de Mexicali, de acuerdo con investigadores, no es recomendable.

“Es un lugar que tiene escasez de agua y presenta periodos cíclicos de sequía que se van repitiendo. El año pasado ciertamente salimos de un periodo de más de seis años de sequía bastante grave. Vivimos en un lugar que tiende a tener problemas de escasez de agua”, dijo la investigadora Gabriela Muñoz Meléndez, del Colegio de la Frontera Norte (Colef), en entrevista para SinEmbargo.

El maestro Roberto Constantino Toto, profesor-investigador del Departamento de Producción Económica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), explicó que entre las consecuencias de las sequías se encuentran el endurecimiento de los suelos, la pérdida de la capacidad productiva de los suelos y la pérdida de la capacidad para mantener una agricultura próspera.

A ello se suman las consecuencia incluidas en el Atlas Nacional de Riesgos, entre las que se cuentan cortes de agua en el sistema hídrico, lo que perjudica las actividades cotidianas de la población; afectaciones al medio ambiente por la modificación de los ecosistemas donde habitan plantas y animales; incremento de la contaminación y el volumen de residuos a causa de la baja capacidad para destruirlos, y la muerte de animales por deshidratación.

Los especialistas señalan lo anterior aunque el Gobierno de Baja California sostiene lo contrario. El Secretario de Gobierno, Francisco Rueda Gómez, dijo en entrevista con este diario digital hace unos días: “Te puedo decir categóricamente que quien diga que con la instalación de esta empresa cervecera se va a quedar sin agua el Valle de Mexicali está mintiendo. La instalación de esta planta cervecera no pone en riesgo ni una sola gota del agua de Mexicali”.

Según el Atlas de Riesgos para la ciudad de Mexicali, Baja California, México (Identificación y Zonificación), en el caso de la ciudad y valle de Mexicali, los efectos de las sequías “son mínimos”, en comparación con otros estados de la República Mexicana, ya que el abastecimiento del vital líquido en la demarcación proviene del río Colorado.

La Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa) señala que “las fuentes de abastecimiento de agua en el estado de Baja California son limitadas, por lo que su naturaleza y presciencia ubica al recurso en una situación estratégica para el desarrollo social y productivo; en este contexto tanto el manejo y el Uso del Agua, requieren que las actividades que se desarrollan en torno de la misma adquieran el sentido de sustentabilidad”.

Constantino Toto indicó que el crecimiento de la población y de las actividades económicas son factores que han ocasionado que las presiones relativas a los recursos del agua se vuelvan significativos.

Aunado a ello, Mexicali se encuentra dentro de los municipios metropolitanos vulnerables al cambio climático, por lo que manifestaron los especialistas, se prevé que empeore la situación.

“Se espera que el cambio climático modifique el ciclo hidrológico y que afecte los recursos de agua dulce, además de que sus impactos directos sobre los procesos naturales pueden ser exacerbados por las actividades humanas”, se lee en un documento del Consejo Nacional de Población (Conapo).

Actualmente, el agua que proviene del Río Colorado a Baja California es recibida a través de la presa Morelos en el Valle de Mexicali, la cual provee de agua a los municipios de Ensenada y Tijuana. Foto: Tercero Díaz, Cuartoscuro

LA CERVECERA EN MEXICALI 

La Sefoa señala que la cuenca del río Colorado asegura al Valle de Mexicali mil 850 millones de metros cúbicos, gracias al tratado internacional de límites y aguas firmado con Estados Unidos en 1944. No obstante, en el tema de las aguas subterráneas, el estado cuenta con 48 acuíferos que en total aportan mil 265 millones de metros cúbicos; de ellos, 29 están con veda rígida o reservada, o sea, no se autorizan nuevos aprovechamientos, además, 9 están sobre explotados, entre ellos, el Valle de Mexicali, Ojos Negros, San Quintín, Col. Vicente Guerrero, Camalú, San Simón.

“En Mexicali sí hay un proceso de escasez natural de agua, es decir, hay una condición de bajo volumen de disponibilidad en dos sentidos: en relación con la tasa de crecimiento de las actividades productivas y demográficas locales. ¿A esa región del país le falta el agua? Sí, sí le falta el agua”, subrayó el maestro Constantino Toto.

En ese estado, específicamente en el municipio de Mexicali, actualmente se construye una planta cervecera de la multinacional Constellation Brands, que operará las 24 horas del día, los 365 días del año en un predio de 388 hectáreas, de acuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

La instauración de esa empresa, que va en la primera etapa de construcción, ha provocado descontento social por los posibles riesgos de escasez de agua en la demarcación. Aunque el Gobierno del Estado de Baja California, a cargo de Francisco Vega de Lamadrid, ha manifestado que el abastecimiento del vital líquido está asegurado para la población, existe incertidumbre, debido a los requerimientos del recurso para la fabricación de cerveza.

De acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se requieren 75 litros de agua para la elaboración de un vaso de cerveza de 250 mililitros, lo que se traduce en 300 litros del vital líquido por cada litro de la bebida alcohólica.

Instaurar la planta en dicha zona, afirmaron los académicos consultados por este diario digital, sí ocasionará que desencadenen problemas importantes de escasez del vital líquido en la región.

“Lo que va a ocurrir con el agua en Mexicali cuando la cervecera comience a operar es un problema más pronunciado de escasez”, vaticinó la doctora Muñoz Meléndez.

Asimismo, coincidieron en que el Gobierno de Baja California ha favorecido el interés económico de las corporaciones, sobre el bienestar de la comunidad.

“Con la idea de atraer inversiones, el Gobernador le ofreció [a Constellation Brands] las facilidades para instalarse, pero, ¿qué está haciendo esta empresa por la población? ¿Qué está trayendo realmente? Yo no digo que no son bienvenidas las empresas que quieran ganarse su capital de manera decente, pero no a costa de otros, no a través del despojo de otros”, dijo la investigadora. Y agregó: “El modelo neoliberal lo que va a privilegiar es el crecimiento económico por encima de los recursos naturales y del bienestar social. Aquí [en Baja California] parece que se está siguiendo ese modelo”.

El maestro Constantino Toto destacó que la población, cansada de los atropellos a su derecho a un medio ambiente sano y al acceso al agua, se ha manifestado en defensa de los recursos, por ello reconoció la lucha del colectivo ciudadano Mexicali Resiste.

“El movimiento Mexicali Resiste no expresa otra cosa sino una parte del sentir de la sociedad organizada en relación con decisiones que parece que no son suficientemente sensibles al contexto”, consideró.