Pascuala Vázquez Aguilar, vocera del Concejo del Gobierno comunitario de Chilón, que agrupa a unas 600 comunidades de la etnia tseltal, denunció que hasta el momento ninguna autoridad sanitaria ha acudido a sus comunidades. “No ha dicho que hacer o nos han dado los protocolos a seguir” si alguien en las comunidades enferma.

Por Ángeles Mariscal

Chiapas, 9 abril (Chiapas Paralelo).- Indígenas de Chiapas denunciaron que no hay campañas de prevención e información en las lenguas de los pueblos originarios, que permitan prevenir los contagios por COVID-19 y para saber cómo atender a la población que enferme. Dijeron que tampoco tienen servicios médicos y medicamento suficiente.

Pascuala Vázquez Aguilar, vocera del Concejo del Gobierno comunitario de Chilón, que agrupa a unas 600 comunidades de la etnia tseltal, denunció que hasta el momento ninguna autoridad sanitaria ha acudido a sus comunidades. “No ha dicho que hacer o nos han dado los protocolos a seguir” si alguien en las comunidades enferma.

Explicó que de manera independiente, algunas comunidades consiguieron termómetros, “y a unos, muy pocos, paracetamol. No tenemos recursos. Se están tomando medidas desde sus medicinas tradicionales, pero necesitamos y exigimos que las autoridades nos volteen a ver para salvaguardar la vida de nuestros hermandas y hermanas más vulnerables”.

A través de un video que hicieron llegar a periodistas, para dar a conocer la situación por enfrentan ante la pandemia, explicó que se les ha pedido que se queden en casa.

“Pero realmente nadie nos ha volteado a ver, ni siquiera las autoridades han visto si en las comunidades contamos con servicios de salud. De las 600 comunidades que estamos defendiendo nuestros derechos a la libre determianción como pueblos originarios, no nos han puesto su mirada en nosotros”, expuso la vocera.

“Ningún trabajador de salud no ha dicho que hacer, o nos han dado los protocolos a seguir. Y más lamentable si nos llega a pegar ese virus, creo que ninguna autoridad nos va a voltear a ver y nos moriremos en silencio”.

La vocera de los indígenas refirió que el peligro de contagio que hay en sus comunidades viene de los migrantes que estaban trabajando en zonas turísticas como Playas del Carmen, Cancún; y también en las zonas agricolas como Sonora y Tijuana, “que se fueron a trabajar para traerles dinero a sus familias, se están regresando y entrando a sus comunidades, y ponen en riesgo la vida de sus familias, y sobre todo, a toda la comunidad”.

También refirió que una cantidad importante de hombres y mujeres indígenas tienen que viajar a las ciudades para vender su productos, y este es otro factor de riesgo.

Por ello, pidieron a las autoridades sanitarias que atiendan la situación de las comunidades indígenas, porque esta es diferente a la situación de las personas que viven en zonas urbanas.

Una evidencia del riesgo que corren estas comunidades, fue la muerte de una de las 33 personas que oficialmente han enfermado de COVID-19 en Chiapas. Se trata de un inmigrante que estuvo trabajando en Tijiana, Baja California. A finales de marzo regresó a su comunidad en el municipio La Independencia, y murió a consecuencia del virus, el pasado 6 de abril.

Algunas comunidades han determinado poner en cuarentena a los migrantes que retornan, y en casos extremos, no permitirles ya regresar, lo que deja a la deriva a este sector.

De acuerdo a organizaciones no gubernamentales, a los migrantes que no se les está permitiendo regresar a sus comunidades de origen en Chiapas, no hay quién los monitoree por si llegan a estar enfermos, y tampoco tienen medios suficientes de susbsistencia.

Por otra parte, para intentar que los gobiernos den respuesta a la necesidad de información sobre las medidas que deben tomar ante la pandemia, los pueblos originarios de Chiapas, la organización MOCRI, interpuso un amparo ante la justicia federal, quien concedió y ordenó a las autoridades de Chiapas dar respuesta a la demanda de los indígenas.

La Jueza Quinto de Distrito en Materia de Amparo y Juicios Civiles Federales, Julissa González Rojas, ordenó al Gobierno federal, así como del Secretario de Salud y al Gobierno de Chiapas, dar a conocer en la lengua materna de los pueblos tsotsil, tseltal, zoque y chol, “información oportuna, veraz, apropiada y accesible a través de los medios masivos de comunicación”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE CHIAPAS PARALELO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.