La mina de Buenavista del Cobre. Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo.

La mina de Buenavista del Cobre, Sonora. Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo.

Ciudad de México, 9 de septiembre (SinEmbargo).– La cifra estimada de los daños causados por el derrame de tóxicos de la mina Buenavista del Cobre, perteneciente a Grupo México, a los ríos Sonora y Bacanuchi, en Sonora, ha ido ascendiendo desde que se hicieron las primeras evaluaciones.

Ayer, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) de Sonora dijo que los estragos podrían ser de 2 mil millones de pesos y no 800 millones, como sugirió un reporte de diputados expuesto la semana pasada, ni mucho menos los 100 millones que planteó el Gobernador Guillermo Padrés Elías.

La semana pasada, el Ejecutivo estatal explicó que los diputados hicieron un corte donde hablaban de 800 millones de pesos, pero que podría aumentar porque “mientras sigan pozos en desuso, las pérdidas van en aumento”.

Padrés Elías dijo que seguirá con reclamo a Grupo México para que se haga responsable de la situación. Esto, días después que él mismo anunciara que el gobierno de Sonora junto con el gobierno federal absorberían los costos por el saneamiento de los ríos  contaminados por el derrame de 240 mil litros –según miembros del sindicato minero y no 40 mil como habían mencionado– de ácido sulfúrico.

Además, la CEDH convocó a los gobiernos de los municipios afectados, al gobierno del estado, a los diputados locales y federales, a los senadores y partidos políticos, a hacer un frente común, sin afanes protagonistas ni partidistas, para respaldar las demandas de los pobladores afectados.

En una reunión que sostuvo con los alcaldes de Arizpe, Vidal Guadalupe Vázquez Chacón; de Banámichi, Jesús Lauro Escalante Peña; de Baviácora, Francisco Javier Durán Villa, y de Ures, José Manuel Valenzuela Salcido, señalaron que están desesperados y que “urgen medidas emergentes para evitar un estallido social”.

SERIE DE MENTIRAS

Grupo México afirmó en un principio que el accidente fue ocasionado por la temporada de lluvias en la región y no por una mala construcción del represo de la mina Buenavista del Cobre. Después dijo que los litros derramados fueron 40 mil, cuando en realidad fueron 40 mil metros cúbicos de desechos tóxicos, es decir, 40 millones.

Posteriormente la empresa dijo que, entre otros factores, una causa relevante del derrame, fue un defecto de construcción en el sello de una tubería del sistema Tinajas 1, que forma parte de las obras de construcción para una nueva planta de proceso de cobre y que fue contratada a una firma contratista especializada de la región, denominada TECOVIFESA. Dicha empresa “no soslayará su compromiso de reparar las afectaciones ambientales provocadas por el derrame de nuestros materiales”, señaló la minera.

Ayer, el corporativo informó que para el próximo mes de octubre se prevé que terminen las labores de limpieza. El director corporativo de la Oficina de Salud y Seguridad del Grupo México, Enrique Valverde Durán, afirmó que más de mil trabajadores realizan labores en seis frentes y han limpiado 92 de 250 kilómetros del cauce, lo que representa un avance del 36 por ciento.

Antes, legisladores presentaron el resultado preliminar de la investigación que la comisión especial creada en la Cámara de Diputados para dar seguimiento a los problemas generados por la contaminación en el río Sonora.

En él se concluyó que Grupo México mintió sobre todo: mintió sobre los daños ocasionados por el derrame de sulfato de cobre al río Sonora; mintió sobre los efectos nocivos al medio ambiente que provocará este desastre ecológico y a la salud de más de 22 mil personas que viven en zonas cercanas al río, y mintió sobre las acciones que la empresa de Germán Larrea Mota Velasco ha realizado para apoyar a las comunidades de siete municipios de la entidad.

En este contexto, los siete alcaldes sonorenses destacaron que, independientemente de la responsabilidad de Grupo México, “sea por el hecho ilícito que por responsabilidad objetiva y la inadmisible afirmación de que no se trataba de residuos peligrosos”, el hecho es que la empresa propuso en el desplegado “la implementación de un plan que de manera coordinada premian conocer y validar las posibles afectaciones en materia agrícola y ganadera en la región, que hubieren sido provocadas por la filtración, para su consecuente reparación”.

GRUPO MÉXICO EN LA MIRA

La mina de Buenavista del Cobre. Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo.

Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) de Sonora dijo que los estragos podrían ser de 2 mil millones de pesos. Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo.

Antes del desastre ocasionado por la mina Buenavista del Cobre, la acción de Grupo México en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) estaba en 48.23 pesos por unidad. Posterior al derrame, bajó a 45.67 pesos, y presentó una caída de 5.6 por ciento. Hoy en día, se encuentran en un precio de 47.50 pesos, una baja de 1.5 por ciento respecto al día del derrame.

A un mes del desastre ambiental que impactó a más de siete municipios sonorenses y a más de 24 mil personas, el grupo perdió en el valor de capitalización (precio de todas sus acciones) 5 mil 683 millones de pesos, si se consideran los cierres del 7 de agosto al pasado viernes del mismo mes. En relación con el valor máximo de los títulos alcanzados este año, la pérdida en valor de capitalización asciende a 13 mil 545 millones de pesos.

El jueves pasado, Grupo México informó a la BMV que creó una reserva de 300 millones de pesos para asegurar la reparación de los daños ocasionados y sanciones administrativas correspondientes debido al derrame miles de metros cúbicos de sulfato de cobre y otras sustancias tóxicas en el río Sonora, dejando afectaciones en 7 municipios y a entre 22 mil y 24 mil personas.

La empresa minera encabezada por Germán Larrea generó en el año pasado ventas anuales por 122 mil millones de pesos y utilidades netas por 29 mil 298 millones de pesos. Por ingresos, Grupo México también fue la cuarta empresa pública más importante del país en el mismo año.

Las acciones de la empresa en abril de este año pasaron de 36.89 pesos a un máximo tan sólo en este año de 49.24 pesos, incrementando 33.47 por ciento.

Los estimados de las ventas que tuvo en 2013 fueron de 9 millones 353 mil dólares, mientras que para este año se espera que estas cifras sean de 9 millones 641 mil. El efecto de las reformas darán sus frutos pues las ventas de los años por venir (2015-16) serán de 11 millones 92 mil y 12 millones 972 mil dólares respectivamente.

Durante la primera mitad del año en curso, las ventas fueron de 2 millones 180 mil dólares para el primer trimestre, mientras que para el segundo trimestre fueron de 2 millones 361 mil dólares. Se pretende que para el tercero se alcance la cifra de 2 millones 510 mil y 2 millones 591 mil para el cuatro trimestre.