La 72 edición de los premios Bafta de la Academia Británica de las Artes Cinematográficas dio comienzo este domingo en la capital británica. Roma compite con siete nominaciones.

Londres, 10 feb (EFE).- El mexicano Alfonso Cuarón llegó hoy relajado y satisfecho a la gala de los Premios Bafta del cine británico, en los que Roma opta a siete galardones, pero si por algo está feliz, aseguró, es por la recepción a su película.

“Estoy muy feliz porque es un filme sobre una trabajadora doméstica y el hecho de que los espectadores la hayan acogido tan bien significa mucho para mí”, afirmó el cineasta a su llegada al Royal Albert Hall de Londres, donde hoy se celebra la gala de la 72 edición de estos premios.

Cuarón apareció pocos minutos antes de que llegaran los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, que cerraron el desfile por la alfombra roja.

Antes habían entrado Yalitza Aparicio y Marina de Tavira, protagonistas de Roma, filme que opta a siete Bafta: mejor película, mejor película de habla no inglesa, director, guion original, dirección de Fotografía, montaje y dirección de Producción.

Su máxima competidora es The Favourite (La Favorita), del griego Yorgos Lanthimos, con 12 candidaturas: mejor película, mejor película británica, director, guion original, actriz protagonista (Olivia Colman), actriz secundaria (Rachel Weisz y Emma Stone), dirección de Fotografía, montaje, dirección de Producción, vestuario y maquillaje y peluquería.

Precisamente a su llegada a la gala, Cuarón estuvo un rato hablando con Weisz antes de entrar al Royal Albert Hall.

El mexicano ya se llevó en 2014 el Bafta a mejor director por Gravity, por la que ganó ese año el Óscar de dirección, un doblete que también consiguieron Guillermo del Toro, el año pasado por The shape of water (La forma del agua), y Alejandro González Iñárritu en 2016, por The revenant (El renacido).