Sofá

Indígenas no ven “un cambio de sistema” con AMLO, señala Luciana Kaplan

10/05/2021 - 10:56 am

Kaplan sigue con su cámara a Marichuy por todo México para retratar la lucha de los pueblos indígenas mexicanos contra la represión y en defensa de sus derechos.

Por Julio César Rivas

Toronto (Canadá), 10 may (EFE).- La cineasta Luciana Kaplan, que ha presentado en el festival de cine documental Hot Docs de Toronto La vocera, un film sobre la líder indígena mexicana María de Jesús Patricio, “Marichuy”, declaró a EFE que el movimiento indígena de México “ha conseguido cosas increíbles” que pueden ser inspiración para otros pueblos originarios.

Marichuy es una mujer de origen nahua nacida en Tuxpan, un municipio del occidental estado de Jalisco, a la que el Congreso Nacional Indígena de México la nombró su vocera y la primera mujer indígena candidata a las presidencia del país en 2018.

Kaplan sigue con su cámara a Marichuy por todo México para retratar la lucha de los pueblos indígenas mexicanos contra la represión y en defensa de sus derechos, algo que la directora nacida en Argentina pero que vive en México desde 1975, considera es muy “esperanzador”.

“Es muy importante que ‘La vocera’ vaya a territorios donde hay presencia indígena. Creo que también hay que reflexionar sobre lo que está pasando con los indígenas en Estados Unidos y Canadá, donde hay una problemática no resuelta. Es momento de que se discutan ciertos temas. Y aunque son movimientos muy diferentes, creo que se pueden inspirar los unos a los otros”, dijo Kaplan.

La realizadora de documentales como Rush Hour (2017) o La revolución de los Alcatraces (2012), explicó a EFE que aunque el rodaje de La vocera duró dos años, a lo que se añadió otros 18 meses para acabar el film, el acercamiento a Marichuy fue muy progresivo hasta el punto que no fue hasta la entrevista final cuando Kaplan realmente “entendió” al personaje.

“Fue un acercamiento muy lento. Nos acercamos muy de a poquito y al final realmente te diría que la última vez que la entrevistamos fue donde hubo este acercamiento como más íntimo. Y fue realmente ese día donde yo entendí quién era realmente ella”, declaró.

“Me parece una persona muy admirable. Siempre digo que es como una maestra zen en el sentido de que sabe perfectamente quién es y tiene muy claro cuál es su rol. La pusieron ahí y dijo bueno yo lo acepto porque es un cargo, voy a hacer este trabajo por el bien de las comunidades y por que es lo que me toca hacer”, continuó.

“Realmente tiene una templanza, un buen humor. una tranquilidad, una paz que yo le digo que quiero ser como ella”, añadió la directora con una sonrisa.

Preguntada sobre qué ha conseguido el movimiento indígena mexicano, desde los zapatistas a la propia candidatura fallida de Marichuy a la presidencia mexicana, Kaplan se muestra contundente.

“Creo que han conseguido una cantidad de cosas, a lo mejor invisibles para muchos. Pero la existencia de los caracoles zapatistas, la autonomía de estas comunidades y lo que han construido desde adentro, me parece una cosa increíble, única en el país”, explicó.

“Los Acuerdos de San Andrés fueron traicionados por el Estado. Ellos decidieron replegarse, pero no para dejar la lucha sino para organizarse, para generar sus propias comunidades donde tienen educación, donde tienen salud, donde han generado todo un esquema, donde también han defendido los derechos de otros pueblos. Creo que eso es muchísimo”, declaró.

“Están construyendo un camino hacia la autonomía, hacía otras maneras de gobernarse. Y se están haciendo preguntas fundamentales y poniendo en la mesa temas de los cuales nadie más habla. Están por lo menos presentando otra manera de habitar el mundo. Y para mí, la única esperanza que yo veo en la humanidad son movimientos de ese tipo”, dijo con rotundidad.

Kaplan también se mostró crítica con las políticas del Presidente Andrés Manuel López Obrador hacia los indígenas mexicanos.

“Lo que ven es por un lado que no hay un cambio de sistema. Que es lo mismo. Un poco maquillado. Para ellos, es el mismo sistema capitalista extractor que viene a meter megaproyectos con esta idea medio rancia de que el progreso es hacer grandes obras y destruir el territorio”, explicó.

“Y ha habido muchos más ataques sobre las comunidades zapatistas por grupos paramilitares apoyados posiblemente por el Gobierno. Ahora es como ‘porque nosotros somos la izquierda y ustedes deberían estar con nosotros, entonces los atacamos más’. Eso no ha cambiado lo más mínimo y sí se ha puesto peor”, continuó.

La cineasta también reconoció que “si hay una película que me ha transformado, o hecho reflexionar más que otra, creo que se está” y añadió que “definitivamente espero que sea una fuente de reflexión, de discusión y de inspiración porque creo que lo que es el Congreso Nacional Indígena, esa luz que no existe necesariamente en otros países”.