Las otras órdenes de aprehensión también apuntarían a sujetos como Carlos Hipólito Rivera Codina; Eleuterio Enrique Pérez Romero; Everardo Guzmán Linares; Federico Emilio Metzler Sánchez Armas; Francisco Javier Cruz Rojas; Osvaldo Martínez Hernández; Leonel Ignacio Orozco Padilla; Leopoldo Martinez Escamilla; Ramón Jesús Sánchez Cadeño; Jorge Carlos Ruiz Alavez; Édgar Ulises Calderón Luna; Israel Luna Espinosa; José Manuel Correa Flores; María Eldy Sosa Calderón; Verónica Tlahuitzo Pérez; Carmen Patricia Quiñones Piña; y Mercedes Hernández Rodríguez.

Ciudad de México, 10 de agosto (SinEmbargo).- Un Juez federal libró órdenes de aprehensión en contra de 19 exfuncionarios de la Secretaría de Gobernación, durante la administración de Miguel Ángel Osorio Chong, entre los que se encontrarían Jesús Orta, exsecretario de Seguridad Ciudadana en la Ciudad de México, y Frida Martínez Zamora, exsecretaria general de la extinta Policía Federal.

De acuerdo con los reportes, a los exfuncionaros se les señala por su presunta responsabilidad en el delito de delincuencia organizada con la finalidad de cometer operaciones con recursos de procedencia ilícita, por casi 3 mil 500 millones de pesos.

A los individuos se les acusa de haber desviado recursos mediante compras irregulares de patrullas, aeronaves, tecnología y software de espionaje.

Las órdenes de aprehensión fueron liberadas, luego de que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana presentara una denuncia contra los 19 exfuncionarios.

El pasado viernes trascendió que un Juez de Control con sede en Almoloya, Estado de México, había solicitado las órdenes par detener a Orta, Martínez Zamora y otros 17 exfuncionarios que formaron parte de la Segob, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Un día después, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, confirmó que su exsecretario de Seguridad era investigado por la federación.

“Tuvimos conocimiento que se estaba haciendo una investigación de la Fiscalía General de la República por sus cargos anteriores y fue una de las razones, al tener conocimiento, de la solicitud de su renuncia”, dijo la mandataria capitalina.

Sheinbaum Pardo aseguró que Orta había superado los filtros de confianza que la ley exige.

“Los funcionario que entran por ley a la Secretaría de Seguridad Ciudadana en altos cargos tienen su revisión de confianza, que en este caso es federal. Estamos totalmente de acuerdo con erradicar la corrupción”, apuntó.

Mientras Martínez Zamora es señalada como una figura cercana a Osorio Chong. Durante su paso por la PF fungió como secretaria general, y anteriormente acompañó al político priista en su paso por la gubernatura de Hidalgo.

Frida Martínez fungió como secretaria general de la PF. Foto: Enrique Ordoñez, Cuartoscuro.

Las otras órdenes de aprehensión también apuntarían a sujetos como Carlos Hipólito Rivera Codina; Eleuterio Enrique Pérez Romero; Everardo Guzmán Linares; Federico Emilio Metzler Sánchez Armas; Francisco Javier Cruz Rojas; Osvaldo Martínez Hernández; Leonel Ignacio Orozco Padilla; Leopoldo Martinez Escamilla; Ramón Jesús Sánchez Cadeño; Jorge Carlos Ruiz Alavez; Édgar Ulises Calderón Luna; Israel Luna Espinosa; José Manuel Correa Flores; María Eldy Sosa Calderón; Verónica Tlahuitzo Pérez; Carmen Patricia Quiñones Piña; y Mercedes Hernández Rodríguez.

LOS COSTOS DE LA PF

La Policía Federal ejerció en poco más de 10 años al menos 293 mil 191.3 millones de pesos, de acuerdo con un cálculo realizado por SinEmbargo, que se realizó con base a las cifras de los presupuestos consultados en las cuentas públicas que anualmente se asignaron a la corporación policiaca.

En junio de 2009, Felipe Calderón reformó a la entonces Policía Federal Preventiva (PFP). La incorporó entonces a la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP), al mando de Genaro García Luna, quien actualmente está preso en Brooklyn, Nueva York, acusado por presuntos nexos con el narcotráfico. García Luna amplió las facultades de la corporación para “combatir la delincuencia”, y la nombró Policía Federal, es decir ya no sólo era preventiva, sino que que le dio competencias para realizar investigaciones.

El objetivo era combatir la violencia que ya para entonces se había disparado a consecuencia del ataque frontal al crimen organizado, denominado “guerra contra el narcotráfico” que Calderón había lanzado al menos un año y medio antes, en diciembre de 2206. Esta corporación pasó así de 7 mil elementos en su inicio a casi 37 mil efectivos al final de ese sexenio.

Miguel Ángel Osorio Chong durante un acto de la Policía Federal. Foto: Diego Simón Sánchez, Cuartoscuro.

En 2011, el presupuesto para la Policía Federal se disparó 30.44 por ciento en comparación con el ejercido en 2009, y 24.74 por ciento en comparación con 2010.

En ese periodo –el 2011–, las erogaciones de la Secretaría de Seguridad Pública ascendieron a 41 mil 056 millones 942 mil pesos, cifra superior en 15.6 por ciento con relación a la original; de ese monto, la PF ejerció 23 mil 613.2 millones de pesos, cifra que además fue superior en un 29.2 por ciento sobre el monto originalmente aprobado para la corporación en ese ejercicio fiscal.

Sin embargo, el crecimiento del presupuesto no se reflejó en resultados. Por el contrario, el 2011 fue el año en que se registró el pico de la violencia del sexenio de Calderón, con un total de 22 mil 409 carpetas de investigación por homicidio doloso.

Para 2013, ya en la administración del priista Enrique Peña Nieto, la Policía Federal regresó al mando de la Secretaría de Gobernación (Segob), que ejerció un gasto del orden de los 61 mil 287 millones 731 mil 500 pesos, menor en 1.6 por ciento con relación al presupuesto aprobado. Ese año, la PF ejerció 25 mil 148.7 millones de pesos.

En ese periodo la violencia homicida descendió un 18.51 por ciento con respecto al previo, con un total de 18 mil 106 investigaciones por asesinato. La incidencia sangrienta siguió a la baja en 2014, con un total de 15 mil 526 homicidios dolosos. Sin embargo, en 2015, el número de asesinatos dolosos volvió a repuntar.

En el 2014, cuando se reformó el Reglamento de la Ley de la Policía Federal (PF), publicado en el DOF del 22 de agosto de 2014, se incorporó a su estructura la Gendarmería, uno de los proyectos estrella de Peña Nieto para combatir la violencia.

En ese año, en el apartado de materiales y suministros, se ejercieron 3 mil 581.3 millones de pesos, cifra que fue hasta un 71.9 por ciento superior al presupuesto aprobado; en esos suministros se registraron los conceptos “vestuario, blancos, prendas de protección y artículos deportivos”. Según las autoridades, esos recursos los justificaron para presunto uso para los efectivos que participaron en programas de seguridad pública, de readaptación social, labores en campo o de supervisión, y por el traspaso de recursos para apoyar la operatividad de diversas unidades de la Gendarmería, de la Policía Federal y del Centro Nacional de Inteligencia (Cisen), también extinto por la actual administración de López Obrador.

De acuerdo con los datos presentados, la PF gastó al menos 25 mil 217 millones 421 mil pesos, 21.9 por ciento más con respecto a lo destinado inicialmente, para la implementación de al menos mi 676 operativos conjuntos en zonas de alta incidencia delictiva.

En 2018, el último año de Enrique Peña Nieto en la Presidencia de México, fue cuando mayor presupuesto ejerció la Policía Federal con un total de 32 mil 694 millones 200 mil 554 pesos; ese mismo periodo también fue el más sangriento de la pasada administración federal.

-Con información de Sugeyry Romina Gándara