John Kelly, Secretario de Seguridad de Estados Unidos, es un xenófobo, racista e ignorante de la ideología política de México y Latinoamérica, dice en esta entrevista el Senador de la República Miguel Barbosa Huerta. Kelly, quien dijo la semana pasada que un Presidente de izquierda en México no sería bueno para los mexicanos ni para los estadounidenses, resume el temor del país anglosajón a una postura firme, digna y nacionalista como la de Andrés Manuel López Obrador, líder el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y puntero en las encuestas rumbo a la sucesión presidencial de 2018, afirma.

Ciudad de México, 11 de abril (SinEmbargo).– John Kelly, Secretario de Seguridad de Estados Unidos, es un hombre ignorante, racista, xenófobo y cree que el país anglosajón debe dominar al mundo, dice Miguel Barbosa Huerta, Senador de la República, en entrevista con SinEmbargo.

La visión de Kelly sobre la izquierda mexicana es la de un “hombre ignorante, pero que sin duda tiene un perfil de sometimiento de los países del mundo, en este caso México y Latinoamérica, al destino de Estados Unidos […]. Yo lo califico de un ignorante, xenófobo, racista y que piensa que el mundo debe someterse a los designios de Estados Unidos”, afirma el Senador recién integrado a la bancada del Partido del Trabajo (PT) y que apoya abiertamente a Andrés Manuel López Obrador, líder del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), en su carrera por la Presidencia de la República en 2018.

El pasado 6 de abril, John Kelly dijo, durante una audiencia con el Comité de Seguridad Interna del Senado estadounidense, dijo que en México prevalece un “sentimiento antiestadounidense”, y que un Presidente emanado de la izquierda no sería bueno para México ni para Estados Unidos.

“Tenemos un problema con México. Hay mucho sentimiento antiestadounidense en México. Si la elección en México fuera mañana, probablemente se obtendría a un antiestadounidense de ala izquierdista como Presidente de México. Eso no puede ser bueno para Estados Unidos […]. No sería bueno para Estados Unidos ni para México”, afirmó.

Aunque no dijo nombres, el hombre de la izquierda mexicana mejor posicionado en las encuestas rumbo a la sucesión presidencial del próximo año es Andrés Manuel López Obrador.

López Obrador ha criticado que México mantiene una posición sumisa ante el actual Gobierno estadounidense, su Presidente Donald Trump y su política económica, de seguridad y migración respecto a los mexicanos. El líder de Morena ha dicho que deben revisarse las reformas estructurales que impulsó Enrique Peña Nieto, como la Energética.

Barbosa Huerta, quien recientemente rompió con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) al anunciar su apoyo a López Obrador, afirma que Estados Unidos prefiere un Gobierno como el del Presidente Enrique Peña Nieto, sin definiciones firmes ante los agravios de ese país.

“Sin duda que ellos esperan un trato dócil de un Gobierno del PRI [Partido Revolucionario Institucional] y del PAN [Partido Acción Nacional], y esperan una posición firme, digna, nacionalista de alguien como Andrés Manuel”, dice.

***

–¿Es correcta la línea de pensamiento del Secretario de Seguridad de Estados Unidos, John Kelly, cuando equipara a un Gobierno de izquierda con el sentimiento antiestadounidense en México?

–Sin duda que no se le puede pedir al Secretario Kelly tener una claridad sobre la ideología política en Latinoamérica. Ellos son de una formación racista, xenófoba, donde se consideran todavía que el destino manifiesto de Estados Unidos es dominar al mundo. Así se sienten, así se formaron; entonces, cuando habla de su concepto de lo que es la izquierda en Latinoamérica sin duda lo está haciendo sin ningún elemento de experiencia fáctica, social, de conocimientos ideológicos. Lo que ellos piensan es que México y Latinoamérica deben de estar sometidos al destino de Estados Unidos, pero para nosotros, y por eso exigimos al Gobierno de México un comportamiento digno, firme, ajustado a la defensa de los intereses nacionales, es que cualquier gobierno de cualquier rango ideológico en el país, sea un gobierno nacionalista, que defienda los intereses del país. ¿Ellos tienen la certeza de que un Gobierno de derecha en México será pro yanqui? Yo esperaría que nunca nadie se asumiera como pro yanqui, fuera de izquierda o de derecha. Eso de que un gobernante antiamericano dañaría a las dos naciones es una visión parcial, autoritaria, xenófoba, racista y una visión de que el dominio del mundo le corresponde a Estados Unidos.

–¿Qué es hoy la izquierda mexicana Senador?

–La izquierda en México tiene una visión que la tiene confundida. Hay una visión confusa de la izquierda, porque unos la asumen de una manera y otros de otra. Para mí una posición de izquierda es una posición que lucha por la desigualdad que existe en nuestra sociedad. Yo he hecho una argumentación de que hoy la izquierda debe ser una actitud frente a la vida, del ser humano, de las personas frente al fenómeno político, social, económico, cultural. Pero hay una característica que debe ser la que domine: es una visión y una lucha para estar en contra de la desigualdad y buscar una forma de vida en una sociedad de derechos, donde todos tengamos un destino benéfico para nosotros, nuestro hijos, los viejos, para todos los segmentos de la sociedad. Así caracterizo a la izquierda. La gente no tiene hoy una acepción especial sobre la izquierda o la derecha, no se asume así. Si se le presuntas a la gente si es de izquierda o de derecha dirá que no es de ningún lado. No pongamos ese tipo de límites en la diferenciación entre el pensamiento de la gente. Seamos gente que aspiremos a una sociedad igualitaria, en donde la injusticia no exista, la impunidad no exista, la corrupción no exista, y donde haya un respeto los derechos humanos, al medio ambiente; una sociedad de derechos.

–¿El temor de Kelly a la izquierda se resume en el temor a Andrés Manuel López Obrador? Y si es así, ¿por qué le tiene miedo la administración Trump a la posible llegada de AMLO a la Presidencia de México?

–Sin duda que les acomoda más a los americanos un Gobierno como el de Enrique Peña Nieto, que no toma definiciones firmes por los agravios que todo el tiempo están haciendo al pueblo mexicano. Sin duda que ellos esperan un trato dócil de un Gobierno del PRI [Partido Revolucionario Institucional] y del PAN [Partido Acción Nacional], y esperan una posición firme, digna, nacionalista de alguien como Andrés Manuel. Yo espero que el autoritarismo, el perfil atropellador de Trump y su Gabinete no lleguen a intervenir pública y abiertamente en el proceso electoral de 2018.

–Ahorita que me comenta esto, si se toma en cuenta el intervencionismo de Estados Unidos en México en la historia, ¿qué peso tienen las palabras de John Kelly?

–La de un hombre ignorante, pero que sin duda tiene un perfil de sometimiento de los países del mundo, en este caso México y Latinoamérica al destino de Estados Unidos. Esa es para él la visión de cómo se debe de ejercer el poder en el mundo. México tiene una gran tradición de dignidad frente a los imperios y las potencias que han querido someter a nuestro país. Yo califico de un ignorante, xenófobo, racista y que piensa que el mundo debe someterse a los designios de Estados Unidos.

–¿Qué posición debe tener México ante este tipo de mensajes de Estados Unidos?

–Debería haber estadistas, quienes gobiernan deberían ser estadistas y marcar posiciones de dignidad y firmeza. Lo que estamos viendo es que ya se cayó el Gobierno mexicano ora vez; están cuidando la negociación económica y comercial. Todo lo que significa el muro: la persecución de migrantes o la política antimigrante, no son cosas que para el Gobierno provoquen una respuesta firme, fuerte, digna, patriótica; están en la condición de que en México nos acostumbremos a los agravios diarios del Gobierno americano, que por cierto cada vez más débil por su propio sistema legal, institucional del país, por su propio Presidente que puede encontrársele causas, razones de traición a su patria en su vinculación inexplicable durante su campaña y de negocios con Rusia. Veo un Gobierno que si tiene integrantes como Kelly, lo único que muestra es su incapacidad para poder gobernar a la Nación económicamente más poderosa del orbe.

–¿Qué relación bilateral vislumbra con Estados Unidos en el escenario de que en México gane la izquierda; es decir, que gane Andrés Manuel?

–Creo que la relación de México y Estados Unidos debe ser de iguales, pero que nunca nadie va a parar, sea cual sea el gobierno. Tan necesaria es la relación de México con Estados Unidos, como la de Estados Unidos con México. Andrés Manuel como Presidente de México tendrá que conducir con dignidad, firmeza y patriotismo las relaciones de nuestro país con Estados Unidos y el resto del mundo.

–¿Cuál sería la relación si llega a ganar la derecha?, ¿si vuelve a ganar el PRI?

–No quiero expresarme en cómo veo el futuro de México en sus relaciones con Estados Unidos ganando PRI y PAN, yo no los veo ganando, por cierto; yo veo ganando a López Obrador, y espero que sea un Gobierno que ejerza las relaciones internaciones de México con el mundo de manera firme, digna y patriota.