A diferencia de los anuncios, el Ted Lasso de la serie no es tan patoso y bobo sino que, en el fondo, es un tipo con una sutil inteligencia y un gigantesco corazón.

David Villafranca

Los Ángeles (EU), 11 ago (EFE).- ¿Un entrenador estadounidense sin idea de fútbol y probando suerte en la Premier League? Esa es la premisa de Ted Lasso, fabulosa comedia entre emotiva y surrealista de Apple TV+ cuyo protagonista, Jason Sudeikis, acabó “enamorado de arriba a abajo” de un deporte que hasta entonces ignoraba.

“Es difícil que no te pase eso cuando consigues ir a un partido de fútbol profesional, y desde luego si es en el Reino Unido”, comentó en una entrevista con Efe.

“Veíamos partidos en los pubs, veíamos partidos en el estadio, y simplemente me encantaba estar rodeado de esa energía increíble y contagiosa”, añadió.

Muy acertado en la serie con su tono tierno, Sudeikis es el alma del equipo de Ted Lasso, que se estrena este viernes y en cuya alineación también figuran Brendan Hunt, Hannah Waddingham y Junto Temple.

Eso sí, el camino de este proyecto hasta el terreno de juego ha sido muy peculiar, ya que el personaje se creó en origen para unos anuncios de NBC sobre la Premier League que, tras hacerse muy populares en internet, llevaron a Sudeikis y sus compañeros a pensar que había mucho más que rascar en esa idea.

DEL “FIFA” A LA TELEVISIÓN

Sin llegar al extremo disparatado de su alter ego, que desconoce lo que es un fuera de juego y piensa que en un partido de fútbol hay cuatro cuartos, Sudeikis admitió que este deporte no estaba entre sus pasiones.

“La mayor parte de mi conocimiento venía de jugar a fútbol cuando tenía unos 6 o 7 años. Después hubo un gran paréntesis”, recordó.

“Y creo que fue hasta otoño de 2000. Entonces estaba viviendo en Ámsterdam, trabajando en un teatro, y mi amigo Brendan Hunt y yo jugábamos muchísimo al FIFA en la PlayStation. Él elegía al Arsenal y yo iba con el Manchester United, así que era Bergkamp y Henry contra Rooney y Beckham…”, añadió.

Con ese nivel de experto en el mundo digital, Sudeikis se adentró en esta serie en la que Ted Lasso desembarca en un equipo al borde de la ruina deportiva y en el que hay de todo: una dueña con sed de venganza (Hannah Waddingham), un delantero engreído (Phil Dunster), un veterano capitán en horas bajas (Brett Goldstein), un utillero muy inseguro (Nick Mohammed) o una promesa latina llena de entusiasmo (Cristo Fernández).

A diferencia de los anuncios, el Ted Lasso de la serie no es tan patoso y bobo sino que, en el fondo, es un tipo con una sutil inteligencia y un gigantesco corazón.

“Queríamos que la premisa fuera creíble, que existiera en el mundo real”, aclaró.

“Que no fuera paródico o satírico como The Naked Gun‘(1988) o Airplane! (1980), que son solo chistes, chistes y chistes… Ese estilo es genial, pero sentí que Ted Lasso tenía más y que en los anuncios solo habíamos arañado la superficie”, comentó.

DE “SCRUBS” A “TED LASSO”

Una parte muy importante del enfoque humanista de la serie lleva la firma de Bill Lawrence, productor y guionista en Ted Lasso y que con la exitosa Scrubs (2001-2010) ya demostró que la comedia más loca no está reñida con una mirada cariñosa a sus personajes e historias.

“Queríamos que Ted Lasso tuviera una ignorancia con curiosidad”, apuntó.

“Ahora mismo, nuestro discurso social está lleno de ignorancia y arrogancia, donde la gente no sabe algo pero dice ‘sé todo sobre eso, sé más que tú’. En su lugar, Ted dice: ‘¿Qué significa bajar a Segunda?'”, ejemplificó.

“Jason quería de verdad hacer una serie que en su núcleo fuera optimista y esperanzada. Me encantan las comedias cínicas y veo Veep (2012-2019) o 30 Rock (2006-2013), donde los personajes son provocadores y algunos son desalmados. Pero en nuestra serie nos importaba mucho que fuera esperanzada y optimista, que puedas sentir que hay una luz al final del túnel”, añadió.

En este sentido, un aspecto muy llamativo es que, en un ambiente como el fútbol marcado en gran medida por el machismo y la agresividad, la serie propone con finura una representación diferente de la masculinidad, especialmente a través de la entrañable y muy cálida amistad entre Ted Lasso y su inseparable segundo entrenador Coach Beard (Brendan Hunt).

“Ninguno de nosotros es particularmente macho o violento”, indicó Hunt, que es cocreador de “Ted Lasso” junto a Sudeikis.

“Creo simplemente que hay más de una manera de ser un hombre. Hay millones de maneras. Y tratar de demostrar lo hombre que eres todo el rato no es, en realidad, especialmente masculino”, cerró.