Guanajuato parece empeñarse empecinadamente en pelear el primer lugar en todos los índices de violencia e inseguridad a nivel nacional. Al muy conocido primer sitio en homicidios, se suma el de asesinatos de menores de edad, y por segundo año consecutivo resulta también el estado más peligroso para ejercer la profesión de policía o funcionario de seguridad pública.

Por Laura Villafaña

Irapuato, Guanajuato, 11 de noviembre (ZonaFranca/PopLab).- Un par de detonaciones al aire con balas de salva, marcó la despedida de Rafael Negrete Castillo, cuyo nombre se escuchó tres veces en lo que fue su último pase de lista. Rafael es el policía número 49 asesinado en Guanajuato en este año.

El elemento perdió la vida, luego de resultar herido, junto a otro compañero, en un ataque a balazos, ocurrido la mañana del jueves pasado en una zona despoblada de la comunidad Valencianita en Irapuato, Guanajuato.

En cifras, se trata del cuarto policía preventivo asesinado en lo que va del 2019 en el municipio y el número 49 en la entidad.

Con 28 años de servicio dentro de la corporación policial y al ser reconocido con una conducta intachable, su muerte no pudo pasar desapercibida, y fue afuera de su hogar, donde velan su cuerpo, que se llevó a cabo un homenaje a Negrete Castillo, que perdió la vida en cumplimiento de su deber.

El Secretario de Seguridad Ciudadana, Pedro Alberto Cortés Zavala, dijo que el deceso del Rafael Negrete es doloso para los policías. Foto: Zona Franca

Mientras la banda de guerra entonó ‘La marcha de silencio’, el Presidente Municipal, Ricardo Ortiz; el Secretario del Ayuntamiento Xavier Alcántara Torres, el secretario de la Seguridad Ciudadana, Pedro Cortés Zavala y mandos de la Policía Municipal montaron la guardia de honor.

La tristeza en el rostro de los familiares, amigos, compañeros, vecinos, y conocidos se reconocía entre coronas de flores, arreglos, veladoras, y fotografías del elemento sobre su ataúd que fue colocado a la mitad de la calle, donde se montó una carpa.

La ceremonia finalizó con un minuto de aplausos.

En cifras, se trata del cuarto policía preventivo asesinado en lo que va del 2019 en el municipio y el número 49 en la entidad. Foto: Zona Franca

El Secretario de Seguridad Ciudadana, Pedro Alberto Cortés Zavala dijo que el personal del área jurídica de la dependencia que representa se hará cargo de los trámites del seguro social y el seguro de vida, éste último actualmente valuado en 800 mil pesos.

Sobre el segundo elemento, víctima del ataque que resultó herido en, dijo que, el policía se encuentra estable de salud, en su casa y contará con días de incapacidad.

Descartó que tanto él como la corporación policial hayan recibido algún tipo de amenaza.

El funcionario municipal dijo que el deceso del Rafael Negrete es doloso para los policías, a quienes se les acercó para decirles que continúen trabajando, pues la corporación es fuerte.

“Cuando nosotros andamos en la calle y recibimos un reporte o alguien nos pide ayuda, pocas veces pensamos las consecuencias que pueda traer esto, acudimos, ayudamos a la gente y sabemos que corremos un riesgo, estamos conscientes de esto; todos los días salimos y sabemos que tenemos que cuidarnos, es un trabajo de alto riesgo y estás cosas pasan”

Al ser cuestionado sobre los procesos de investigación de la Fiscalía General del Estado (FGE) en torno a los asesinatos de los ya cuatro uniformados asesinados este año y cuyos responsables aparentemente no han sido si quiera detenidos, el Secretario dijo que es respetuoso del trabajo de la autoridad investigadora.

“Yo creo que la Fiscalía sabe el trabajo que tiene que llevar a cabo, nosotros estaos colaborando con ellos en todo momento, lo que nos estén requiriendo, desde la secretaria también estamos haciendo seguimiento de cada uno de los casos puntualmente para poder aportar en su momento algún indicio que vaya saliendo” dijo.

Agregó que la fiscalía trabaja en la investigación, “obviamente estamos al pendiente de que se le de seguimiento a los casos, pero el avance y lo que se vaya recabando ellos tienen la información”

Infografías: Pinche Einnar, Pop Lab

GUANAJUATO, EL PEOR ESTADO PARA SER POLICÍA

Guanajuato parece empeñarse empecinadamente en pelear el primer lugar en todos los índices de violencia e inseguridad a nivel nacional. Al muy conocido primer sitio en homicidios, se suma el de asesinatos de menores de edad, y por segundo año consecutivo resulta también el estado más peligroso para ejercer la profesión de policía o funcionario de seguridad pública: durante los primeros 10 meses de año se registraron 4p de estos asesinatos.

Fueron en su mayoría balas de armas de asalto, como la AK-47 y la R-15, las que del 3 de enero al 29 de octubre, cobraron la vida de cuarenta y ocho policías municipales, estatales, ministeriales, custodios del Cereso, directivos, e incluso un guardia nacional y un militar, asesinados en el cumplimento de su deber o al dirigirse a su casa después de trabajar. Hay quien fue atacado en su día de descanso, llevando a sus hijos a la escuela, jugando con su bebé en el parque. Estos atentados cobraron otras siete víctimas colaterales, entre los que, además de parientes, está un conductor de Uber que llevaba a un oficial a su casa.

José Luis, su tocayo José Luis, “El Fénix”, Óscar, Julio, Filiberto, el otro José Luis, Luis Iván, Edgardo, Braulio, Jesús, Jessica, Josafat, Salvador, Juan, Israel, Miguel, Eduardo, Ulises, Fernando, “El Winnie”, Miguel Ángel, Gustavo, Alejandro, Fernando, Valentín, Juan Diego, Anastasio Carlos, Manuel, Raymundo, José Erasmo, Cuauhtémoc, José Manuel, Federico, Eduardo, José Sergio, Octavio, Luis Alberto, Jorge, Sergio, Gerardo, Víctor, Pedro, David, Javier, Cástulo, Salvador y José, son los nombres de los agentes y funcionarios que este 1 de noviembre recibieron flores en el panteón.

Quizá solo recibieron eso y una frívola esquela en el periódico, ante las trabas que enfrentan sus familias para cobrar indemnizaciones y seguros, según han denunciado activistas por los derechos de los policías.

Según la organización Causa en Común, el año pasado se registraron en el país 421 asesinatos de policías, 64 de ellos ocurrieron en Guanajuato, sus familias siguen esperando justicia porque prácticamente todos los casos se encuentran impunes. Este 2019 se han sumado otras 49 en estas trágicas circunstancias; es decir 113 familias esperan que los responsables sean detenidos y encarcelados.

De acuerdo con David Blanc, investigador de esa organización, en promedio son asesinados 30 policías cada mes, lo que resulta preocupante por la impunidad que existe con este tipo de crímenes.

Infografías: Pinche Einnar, Pop Lab

“La impunidad es una de las causas por las que están matando policías. En la mayoría de los casos, no hay detenidos, no hay culpables. Con el homicidio de 14 asesinados en Michoacán, el 14 de octubre pasado, se da una clara señal de que el Estado no los respalda y la desprotección que enfrentan los uniformados”, señaló.

El investigador señala que además de tener salarios bajos, jornadas laborales extenuantes, capacitaciones exprés, falta de equipamiento y equipo de protección, los policías tienen que enfrentar día con día el riesgo de ser asesinados, alrededor de cuatro veces más que un ciudadano que no es policía, en nuestro país matan en promedio a más de un policía cada día”, precisó.

Sin embargo la justicia parece aletargada. En Guanajuato es la Fiscalía General, comandada por Carlos Zamarripa Aguirre, la responsable de investigar, detener y encarcelar a los responsables de estos asesinatos, donde las carpetas de investigación se acumulan sin resolución.

Infografías: Pinche Einnar, Pop Lab

“La Grandeza de México”, lema de campaña del Gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Valleno, no alcanza para amparar a estas familias ni a las de los miles de guanajuatenses que han muerto directa o indirectamente en las cada vez más cruentas batallas entre cárteles del narcotráfico que buscan ser, cada uno, el patrón de la tierra guanajuatense, eliminando lo mismo a contrincantes, a capos locales y a personas que simplemente se cruzaron en su camino.

Mientras, Zamarripa Aguirre trata de justificar el magro resultado en procuración de justicia y pide no se generalicen los motivos por los que estos policías fueron asesinados pues aunque “hay coincidencias en otros el motivo es diferente, en algunos, hasta personal”, dijo a medios de comunicación en León a principios de octubre.

Lo que es un hecho es que es poco claro qué asesinatos de agentes han sido esclarecidos y cuántos responsables hay detenidos por este delito. Ha trascendido que hay alrededor de una decena de detenidos, relacionados con unos siete casos, pero en notas periodísticas únicamente hay constancia de un solo individuo vinculado a proceso. Pareciera que la autoridad agarró otra venda, para junto a la “señora Justicia”, taparse los ojos y no ver la cruel realidad, mientras las balas asesinan a sus policías, algunos de los cuales incluso “han sido olvidados” y de su muerte no hay registro en las listas oficiales.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ZONA FRANCA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.