Una buena parte del primer círculo que acompañó a Genaro García Luna como el hombre fuerte de la seguridad en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa fueron abatidos entre 2008 y 2009. Hay, además, hombres y mujeres cercanos al ex funcionario detenido en EU que también están presos o que viven con señalamientos por diversas irregularidades en sus funciones públicas.

Además, de acuerdo con la periodista Anabel Hernández, quien por años ha investigado a los capos del narcotráfico y cómo se vinculan con gobiernos, varios allegados y súbditos de García Luna aún se mantienen en estructuras del poder.

Ciudad de México, 11 de diciembre (SinEmbargo).- Genaro García Luna, ex Secretario de Seguridad Pública de Felipe Calderón Hinojosa, esta hoy detenido en Estados Unidos por presuntos nexos con el narcotráfico y por falsear declaraciones. El polémico ex funcionario se rodeó a lo largo de su trayectoria de diversas figuras en los sectores policíaco, político y empresarial que, igual que él, también han sido blanco de acusaciones y señalamientos.

Otros de los integrantes del círculo cercano de García Luna –desde que él era titular de la AFI hasta que se convirtió en Secretario de Seguridad Pública federal– fueron incluso detenidos y abatidos en hechos presuntamente vinculados al crimen organizado durante los primeros años de la llamada “guerra contra el narco”.

Las acusaciones por presuntos nexos contra estos hombres allegado a García Luna se agravaron cuando salieron los testimonios de capos detenidos como “La Barbie” o “El Mayo” Zambada, así como los testimonios del propio Vicentillo, hijo del “Mayo” Zambada, recogidas por la periodista Anabel Hernández, en su más reciente libro El Traidor.

Aunque parte de los cercanos de García Luna fueron abatidos entre el 2008 y 2009, su circulo de poder no se extinguió. De acuerdo con la periodista Anabel Hernández, que por años ha investigado a los capos del narcotráfico y cómo se vinculan con gobiernos, varios allegados y súbditos de García Luna aún siguen en estructuras del poder, mientras que otros están fuera de la esfera mediática.

CÍRCULO CERCANO ABATIDO O CAPTURADO

Édgar Millán Gómez, era comisionado de la Policía Federal, tercero al mando en jerarquía de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en los tiempos de García Luna, era “subordinado y amigo personal de García Luna”, destaca Hernández en su reciente libro: El Traidor.

En ese texto, Hernández cita un documento de asuntos internos de 2005 de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), hoy Fiscalía General de la República, plantea que Millán fue parte de la red de policías corruptos que dirigía García Luna.

El también director de Despliegue Regional Policial de la Policía Federal Preventiva (PFP) en México fue asesinado a balazos la madrugada del 8 de mayo de 20008 en el barrio de Tepito, en la Ciudad de México.

A Édgar Eusebio Millán Gómez se le acusaba de ser parte de la red de policías corruptos que dirigía Genaro García Luna. Foto: Cuartoscuro.

Roberto Velásco Bravo fue director del Crimen Organizado de la Dirección General de Análisis Táctico de la Agencia Federal de Investigación (AFI). También fue sido señalado por presuntos vínculos con la delincuencia organizada. Lo asesinaron el 1 de mayo de 2008 en la entonces Delegación Miguel Hidalgo, de la Ciudad de México.

Según declaraciones de Jesús Reinaldo Zambada García, alias “El Rey” y hermano del mítico capo Ismael “El Mayo” Zambada, Velasco trabajaba para los Beltrán Leyva.

Aristeo Gómez Martínez fue director de la Jefatura del Estado Mayor de la Policía Federal Preventiva. Investigaciones periodísticas, en concreto de Reporte índigo, lo acusaban de tener nexos con el narco. A Gómez lo mataron también a inicios de mayo de 2008, en calles de la colonia Terreros, en la entonces Delegación de Coyoacán, en la capital del país.

En mayo de 2008 fue ejecutado de tres impactos de bala el entonces subdirector del Estado Mayor de la PFP, Aristeo Gómez Martínez en la Alcaldía de Coyoacán. Foto: Cuartoscuro.

Édgar Enrique Bayardo del Villar, alias “El Jugosfue subprocurador de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada en el estado de Tlaxcala, y posteriormente se le nombró inspector de Operaciones de la Policía Federal Preventiva (PFP) .

Era ahijado de “Rey” Zambada. “El hermano del Mayo pidió a Bayardo que ubicara a Velasco. Un día después del día del niño el Mechudo, un sicario de Mayo, asesinó a Velasco”, se lee en El Traidor.

Bayardo del Villar también fue asesinado el 1 de diciembre de 2009 en la Ciudad de México. Previamente, fue arrestado por presuntos nexos con el crimen organizado, pero se volvió testigo protegido y pretendía declarar contra Víctor Garay Cadena, otro allegado a García Luna.

En diciembre de 2009 fue ejecutado a tiros Édgar Enrique Bayardo del Villar. Los hechos se registraron en el Starbucks ubicado en la colonia del Valle. Foto: Cuartoscuro.

Igor Labastida Calderón , entonces comandante de la Policía Federal Preventiva (PFP), fue investigado en 2004 por su posible vinculación con el Cártel de Sinaloa, pero no le comprobaron su culpabilidad.

De acuerdo con Anabel Hernández, Labastida estaba tratando de contactar autoridades de Estados Unidos para también ser considerado testigo protegido y revelar la red de corrupción de la AFI. “Se quejaba que García Luna y Cárdenas Palomino le dejaban el trabajo más sucio”.

El comandante fue muerto a balazos junto con su escolta en junio de 2008 en la colonia Argentina Antigua, Delegación Miguel Hidalgo, en CdMx.

Marcos Castillejos Escobar, polémico abogado penalista, conocido por defender a personajes como Mario Bezares y a los hijos de Marta Sahagún de Fox, también fue el defensor de García Luna cuando éste era titular de inteligencia de la PFP, en 2001 y 2002.

En ese entonces, Alejandro Gertz Manero, quien es hoy titular de la Fiscalía General de la República (FGR), lo denunció por un presunto desvío de más de 42 millones de pesos en la PFP.

Castillejo Escobar también era suegro de Luis Cárdenas Palomino, considerado uno de las manos derechas de García Luna. El litigante fue asesinado en julio de 2008 en la colonia Condesa de la Ciudad de México.

MÁS NOMBRES

EL 28 de noviembre de 2012, en la recta final del sexenio de Felipe Calderón, Édgar Valdez Villareal, alias “La Barbie”, acusó a un grupo selecto de colaboradores de Genaro García Luna de recibir dinero del narcotráfico, además de denunciar que el ex Presidente Felipe Calderón intentó hacer tratos con capos del crimen organizado.

“Me consta que ha recibido dinero de mí, del narcotráfico y la delincuencia organizada, al igual que a un grupo selecto integrado por Armando Espinosa de Benito quien trabajaba con la DEA y me pasaba información, Luis Cárdenas Palomino, Édgar Eusebio Millán Gómez, Francisco Javier Garza Palacios (PF Colombia), Igor Labastida Calderón, Facundo Rosas Rosas, Ramón Eduardo Pequeño García y Gerardo Garay Cadena quienes también forman parte y reciben dinero de la delincuencia organizada y de mi”, es la declaración que habría hecho el capo y que ha sido ampliamente difundida desde entonces.

Luis Cárdenas Palomino es considerado como la mano derecha de García Luna cuando éste estuvo a cargo de la AFI. Cárdenas Palomino fue jefe de la División de Seguridad Regional y se le identifica como uno de los responsables de armar el montaje en el caso Florence Cassez e Israel Vallarta.

Cárdenas fue de los señalados en la declaración de “La Barbie” junto con García Luna, pero no ha sido procesado. De acuerdo con información en su perfil de LinkedIn, desde el 2013 dirige una empresa de seguridad privada y guardias.

En esta imagen de agosto de 2012 se observa a José Luis Cárdenas Palomino. Foto: Cuartoscuro.

Ramón Eduardo Pequeño García , quien fue el titular de la División Antidrogas en el periodo de García Luna, estaba al mando del monitoreo de las cámaras de seguridad de los Centros Penitenciarios de Máxima Seguridad a Plataforma México, cuando Joaquín “El Chapo” Guzmán se fugó del penal del Altiplano I, ubicado en Almoloya de Juárez, Estado de México.

En julio de 2015, Pequeño García fue cesado de su cargo por instrucción del entonces Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

En julio de 2015, Ramón Pequeño fue destituido de su cargo tras la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán. Foto: Cuartoscuro.

Facundo Rosas Rosas, fue comisionado de la Policía Federal entre junio 2009 y febrero 2012. A su salida de la Policía Federal, donde tuvo como superior a Genaro García Luna, fue llamado por el Gobernador Rafael Moreno Valle para dirigir la Secretaría de Seguridad Pública de Puebla. Su carrera ha estado llena de señalamientos y severas denuncias públicas en su contra.

Por ejemplo, se le acusó de ordenar el operativo que llevó a la muerte del niño José Luis Tehuatlie en Chalchihuapan, Puebla; también se le señaló por el asesinato, a manos de policías, de un estudiante de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa y, en 2015, también fue involucrado con redes de altos mandos policiales que roban combustible de Petróleos Mexicanos (Pemex): lo acusaban de dar protección a bandas de huachicoleo.

El ex funcionario federal y estatal a la fecha escribe columnas de seguridad en medios de Puebla.

En esta imagen de diciembre de 2011 se observa a Genaro García Luna, entonces Secretario de Seguridad Pública y Facundo Rosas, entonces comisionado general de Policía Federal. Foto: Cuartoscuro.

Víctor Garay Cadena fue quien relevó en el cargo a Édgar Millán como comisionado de la Policía Federal. Él estuvo a cargo del Operativo contra Mauricio Harold Poveda, “El Conejo”, en una casa de colombianos, presuntos ligados a los hermanos Beltrán Leyva.

Fue detenido en 2008 por sus presuntos vínculos con el Cártel de Sinaloa, luego de declaraciones de un testigo protegido: “Tigre”, un ex colaborador del equipo de García Luna. Garay Cadena fue exonerado en 2013 y pidió su reinstalación a la Policía Federal, pero se le negó.

En octubre de 2008, Víctor Gerardo Garay Cadena dejó su cargo como Comisionado Interno de la Policía Federal. Foto: Cuartoscuro.

Luis Manuel Becerril Mina fue director de Intervención y de Apoyo Logístico de la Dirección de Operaciones Especiales de la AFI, posteriormente director general de la policía ministerial del estado de México, en 2008. En 2010, cuando era director de Seguridad Pública de Bahía de Banderas, en Nayarit, fue detenido por elementos de la entonces PGR, después que Sergio Villarreal, alias “El Grande”, segundo al mando en el cártel de los Beltrán Leyva, dijo que Becerril Mina era cómplice de esa organización delictiva.

“El Grande” también acusó en sus declaraciones que Luis Cárdenas Palomino y Armando Espinosa de Benito estaban presuntamente ligados al grupo criminal, según consignaron medios de comunicación en su momento.

Luis Manuel Becerril Mina, fue director de Intervención y de Apoyo Logístico de la Dirección de Operaciones Especiales de la AFI, posteriormente director general de la policía ministerial del estado de México en 2008. Foto: Especial.

Armando Espinoza de Benito, jefe de la División de Investigaciones de la Policía Federal, en 2012, fue señalado por Sergio Villareal, “El Grande”, como parte de los altos mandos policiacos que estaban presuntamente ligados al crimen organizado y que protegían a los hermanos Beltrán Leyva.

De acuerdo con el libro El Traidor, el hijo del “Mayo” reveló que Espinoza de Benito era el contacto entre la DEA y la Policía Federal.

En esta imagen de 2012 se observa a Armando Espinoza de Benito, entonces jefe de la División de Investigación de la Policía Federal. Foto: Cuartoscuro.

Mario Velarde Martínez, ex director del área de Despliegue Antinarcóticos de la Agencia Federal de Investigación (AFI), y ex secretario particular de Genaro García Luna cuando fue Secretario de Seguridad Pública, fue investigado en 2008 por su presunto sus presuntos nexos con el el cártel de los Beltrán Leyva y también se le indagó por supuesto lavado de dinero.

Francisco Navarro Espinosa  fue director general de las Fuerzas Federales de Apoyo y también lo acusaron de participar en un fuerte operativo realizado en una residencia de colombianos en el Desierto de los Leones, en la CdMx. En 2008, al igual que a Víctor Garay Cadena, fue detenido y acusado de proteger a Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”. En 2011, fue absuelto por el segundo Tribunal Unitario Penal de Tepic, Nayarit.

LA ESTRUCTURA CORRUPTA SIGUE 

La periodista Anabel Hernández, que por años ha investigado a los capos del narcotráfico y cómo se vinculan con gobiernos, denunció hoy que varios integrantes del círculo cercano de García Luna aún siguen en estructuras del poder.

“El problema es que, aunque García Luna dejó de ser Secretario de Seguridad en 2012, toda su estructura corrupta se quedó en la Policía Federal. La gran mayoría. Y algunos de ellos, de su círculo más cercano, los que estaban ahí cuando todo eso estaba pasando”, dijo la periodista de investigación en una entrevista con Grupo Fórmula.

“Y tenemos a muchos otros mandos en la Guardia Nacional que eran parte de este equipo corrupto. […] Como nunca hubo una limpieza, como se toleró esta corrupción en el sexenio de Peña Nieto, permeó todo el gobierno hasta el día de hoy. Estamos hablando de una situación que no ha terminado y no es sólo del pasado”, dijo hoy la periodista a Grupo Fórmula.

Hernández enlistó algunos funcionarios vinculados en su trayectoria a García Luna y que siguen en estructuras policiacas como mandos o a cargo de personal, entre ellos, a titulares de seguridad pública en el estado de México y la Ciudad de México: Maribel Cervantes Guerrero y Omar García Harfuch.

Cervantes Guerrero, quien en semanas pasadas reveló que ex directores de seguridad pública de varios municipios mexiquenses sostuvieron una reunión con integrantes de grupos delictivos para llegar a acuerdos, también fue parte de la Secretaría de Seguridad Pública Federal en tiempos de García Luna.

Cervantes fue designada por Felipe Calderón, como Comisionada General de la Policía Federal, en febrero de 2012, en sustitución de Facundo Rosas Rosas.

Además, wl nuevo Secretario de Seguridad Pública Ciudadana de la Ciudad de México, Omar Hamid García Harfuch, fue jefe de la División de Investigación de la Policía Federal al menos desde 2013 y hasta noviembre de 2016 cuando dejó el cargo para ser nombrado nuevo titular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), en sustitución de Tomás Zerón De Lucio.