El ex Secretario de Seguridad Pública de México fue acusado en Nueva York de aceptar millones de dólares en sobornos para permitir que el cártel Sinaloa operara con impunidad.

Ciudad de México, 10 de diciembre (SinEmbargo).– La Fiscalía General de la República (FGR) confirmó este día que también tiene una investigación en contra de Genaro García Luna, que cooperará con las autoridades federales de Estados Unidos y que además solicitará la extradición de quien fuera el hombre fuerte de Felipe Calderón Hinojosa.

“La Fiscalía General de la República (FGR), en razón de la carpeta de investigación que ha integrado por la probable comisión, por parte de Genaro ‘G’, de los delitos conspiración para traficar cocaína, declaraciones falsas a autoridades judiciales federales, cohecho, coparticipación en diversos delitos contra la salud, delincuencia organizada y otros, informa que también está incorporando las investigaciones y las pruebas que han diligenciado las autoridades de los Estados Unidos de América”, reveló en un comunicado.

Asimismo, la dependencia dio a conocer que pondrá a disposición las probanzas que las autoridades estadounidenses soliciten legalmente con el objetivo de fortalecer ambos procedimientos.

“Una vez que nuestra carpeta de investigación termine de integrarse, se le solicitará al Juez de Control competente la orden de aprehensión con fines de extradición en contra de esta persona”, anunció.

Por último, precisó que dicha documentación se hará llegar a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), cumpliendo así los requisitos legales que habrán de presentarse ante las autoridades de ese país para obtener la extradición correspondiente, en el momento procesal oportuno.

El ex Secretario de Seguridad Pública de México fue acusado en Nueva York de aceptar millones de dólares en sobornos para permitir que el cártel Sinaloa operara con impunidad.

Genaro García Luna, de 51 años, fue acusado por la Fiscalía federal en Brooklyn de asociación ilícita para el tráfico de cocaína y mentir en declaraciones, dijeron las autoridades en un comunicado el martes.

En esta foto de archivo del 3 de septiembre de 2009, el entonces Secretario de Seguridad Pública de México, Genaro García Luna, habla durante una entrevista con The Associated Press en la Ciudad de México. Foto: Darío López-Mills, Archivo, AP

El ex colaborador de Calderón Hinojosa fue arrestado por agentes federales el lunes en Dallas. La Fiscalía de Brooklyn dijo que pedirá su traslado a Nueva York.

El Fiscal federal Richard P. Donoghue aseveró que el ex funcionario aceptó millones de dólares en sobornos del entonces líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán “cuando controlaba la Policía Federal mexicana y era responsable de garantizar la seguridad pública en México”.

“El arresto demuestra que estamos resueltos a llevar ante la justicia a quienes ayudan a los cárteles a infligir daños devastadores a Estados Unidos y México, independientemente de los puestos que ejercían cuando cometían sus crímenes”, añadió el Fiscal.

Entre 2001 y 2012, García Luna recibió millones de dólares en sobornos cuando ejercía altas funciones policiales en el Gobierno mexicano, dijeron las autoridades.

De 2001 a 2005, encabezó la Agencia Federal de Investigaciones y de 2006 a 2012 fue titular de la Secretaría de Seguridad Pública, que controlaba la fuerza Policial Federal.

Felipe Calderón, quien fue Presidente de México de 2006 a 2012, tuiteó el martes que se había enterado del arresto por redes sociales.

“Desconozco detalles y estoy pendiente de la información que confirme el hecho, como de los cargos que, en su caso, se le imputen”, señaló en la red. “Mi postura será siempre en favor de la justicia y la ley”.

Con los sobornos pagados a García Luna, el Cártel de Sinaloa pudo enviar toneladas de cocaína y otras drogas a Estados Unidos y a la vez obtener información policial confidencial sobre cárteles rivales.

Los representantes de García Luna no hicieron declaraciones de inmediato.

Anteriormente se consideraba a García Luna un aliado poderoso en la lucha para impedir que los cárteles mexicanos enviaran drogas a Estados Unidos. Pero también se sospechaba que aceptaba sobornos.

García Luna desapareció de la escena pública apenas salió del Gobierno, en medio de fuertes cuestionamientos por su participación en la guerra que continúa en México. Reapareció en abril de 2018 cuando presentó su libro Seguridad y Bienestar.

En noviembre del año pasado, durante el juicio en Estados Unidos contra el capo Joaquín “El Chapo” Guzmán, el nombre de García Luna salió a relucir como uno de los funcionarios sobornados por el Cártel de Sinaloa.

Anthony Wayne, entonces Embajador norteamericano, y Genaro García Luna, quien se desempeñaba como Secretario de Seguridad Pública Federal, al finalizar la ceremonia de entrega de un helicóptero tipo UH-60M Black Hawk por parte del Gobierno estadunidense a la Secretaría de Seguridad, en el marco del Plan de Cooperación Mérida. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

Jesús Zambada, hermano de Ismael “El Mayo” Zambada, dijo, durante su testimonio en Nueva York, que el Cártel de Sinaloa reunió un fondo de 50 millones de dólares para sobornar al entonces súper Secretario de Seguridad Pública. Incluso aseguró que él mismo le entregó al ex funcionario 3 millones de dólares en un maletín. Con ello, precisó, el cártel quería asegurarse de que un comandante que simpatizaba con su hermano, ‘El Mayo’ Zambada, estuviera a cargo de la policía en Culiacán. García Luna negó de inmediato las acusaciones: “Es mentira, difamación y perjurio a mi persona”.

En marzo pasado, una investigación de la cadena Univisión, reveló que el domingo 15 de noviembre de 2015, Genaro García fue multado por pasarse una señal de alto en una calle de Miami cuando conducía una camioneta plateada Mazda tipo SUV. En el formulario de la multa, el oficial de la policía registró como dirección de García Luna una mansión de cuatro baños, cuatro cuartos y embarcadero propio en Golden Beach, Florida, valuada en 3.3 millones de dólares.

La multa contiene una prueba clave de una relación de la que García Luna no ha querido hablar por años: su nexo con un corporativo de inteligencia que gozó de cuestionados privilegios en México cuando él estaba cargo de la Secretaría de Seguridad. La corporación fue además favorecida con un contrato de adquisición de un programa para rastrear información e interceptar comunicaciones.

Los registros de residencia consultados prueban que García Luna se mudó allí en febrero de 2013, tres meses después de haber dejado su puesto como funcionario. Otros registros muestran a García Luna y su esposa como residentes de otro pent-house de lujo valuado en 2.3 millones de dólares, en Aventura, Florida, entre 2016 y 2018.

Entre 2001 y 2012, García Luna recibió millones de dólares en sobornos cuando ejercía altas funciones policiales en el Gobierno mexicano, dijeron las autoridades. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

Ambas propiedades pertenecían en ese momento a un grupo empresarial propiedad de la familia Weinberg. El grupo, con presencia en Israel, Panamá, México y Estados Unidos, es uno de los principales proveedores de equipos y tecnología de seguridad israelí en Latinoamérica.

Los Weinberg son propietarios de una compañía llamada Icit, que tiene presencia en Panamá, México y Estados Unidos. La filial mexicana utilizó el trabajo de funcionarios e información privilegiada de la Secretaría de Seguridad Pública al mando de García Luna para distribuir reportes de seguridad o ganar clientes para otras áreas de su compañía, según lo hallado por Univisión.

-Con información de AP