Un informe de la Administración de Drogas y Narcóticos (DEA) revela que el CJNG fue la organización de mayor crecimiento en Estados Unidos en 2020. Para algunos analistas de seguridad, las recientes declaraciones de la DEA son relevantes, pues consideran que por primera vez se coloca oficialmente al CJNG como el más poderoso de México.

Ciudad de México, 13 de abril (SinEmbargo).- La toma de Aguililla, en Michoacán, es para el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) un acto de fuerte carga simbólica, pues representa la conquista del espacio natural en donde esta agrupación había crecido como organización criminal, y significa una muestra de afianzamiento por el control territorial en México, el cual ya se extiende internacionalmente, consideraron analistas y expertos en seguridad y política criminal.

Víctor Manuel Sánchez Valdés y Edgar Guerra, investigadores del Programa de Política de Drogas del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), coincidieron en que los recientes acontecimientos en Aguililla, tanto la toma del municipio como la retirada de las Fuerzas Armadas, demuestran el afianzamiento del control territorial por parte del CJNG, el cual completa su proceso de expansión.

El municipio es una joya para la corona de este Cártel: de ahí es Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, su líder, pero además es un punto estratégico al ser la entrada a Tierra Caliente y a una zona donde se elaboran drogas sintéticas.  No obstante, para los expertos lo más relevante es el informe de la DEA, en el que se da cuenta que esta organización criminal actualmente tiene presencia en 23 entidades de México y hasta en Estados Unidos, en lugares como Orlando, en Florida; Honolulú, en Hawái, además de San Juan, Puerto Rico.

Los especialistas consideraron que es la primera vez que una agencia oficial estadounidense coloca al CJNG como el cártel más poderoso de México.

Tierra Caliente se mantiene como uno de los principales territorios en disputa por el CJNG. Foto: Captura de video

LA DISPUTA POR AGUILILLA

El pasado 5 de abril, un convoy de integrantes del CJNG fuertemente armados llegó hasta la cabecera municipal de Aguililla, en Michoacán, y provocaron que algunos pobladores abandonaran sus hogares por el terror. Un mes antes, en marzo, un video divulgado por el periodista Jacobo García, en un texto de El País, sugirió un hecho que quizá sea inédito: el Cártel Jalisco Nueva Generación, es decir, una fuerza que viene de otro estado, había tomado Aguililla.

“Lo que estamos viendo es que el CJNG trata de tomar posesión y apropiarse del control territorial de Tierra Caliente, pero se enfrenta a grupos delictivos locales que están resistiendo del CJNG”, explicó Edgar Guerra.

En redes sociales circularon diversos videos donde se apreciaba el arribo de los presuntos sicarios el lunes de la semana anterior, pero las imágenes más impactantes se registraron tres días después, cuando diversos medios locales consignaron la retirada de elementos del Ejército y la Guardia Nacional, quienes habrían dejado el territorio para “evitar confrontaciones”.

Víctor Sánchez Valdés detalló que la lucha por Aguililla es un proceso que ya lleva entre dos y tres años luego de la caída de Los Caballeros Templarios, que era la organización dominante.

“Tras la caída de Caballeros Templarios, diversos grupos de crimen y seudo autodefensas tuvieron cierta presencia en Aguililla. Sin embargo, ya existía cierta intensión del CJNG de hacerse de esa zona porque ahí surgió el antecedente inmediato de CJNG. Hay que recordar que el CJNG no salió de la nada, sino eran los operadores que lo que en algún momento fue el Cartel del Milenio o De Valencia, y Los Valencia son originarios de la zona de Aguililla. Es como conquistar el espacio natural en donde habían crecido y que habían sido expulsados primero por La Familia Michoacana y luego Caballeros Templarios”, señaló.

El panorama a corto y mediano plazo de acuerdo con los investigadores no es nada alentador, pues se estima que aumentará la tensión y enfrentamientos en la zona, principalmente por la retirada del Ejército.

Los expertos calificaron como “vergonzosa” la acción de elementos del Ejército y Guardia Nacional de Aguililla, pues consideraron que dejaron en desprotección y en mayor vulnerabilidad a la población.

“El mensaje es pésimo, no hay forma de descender. Lo que hizo el Ejército y la Guardia Nacional fue vergonzoso. Entiendo que pueda haber situaciones en donde esté en medio la población y que se busque la no confrontación, pero lo que pasó ahí es que prácticamente dejaron a la población a expensas del crimen organizado; ahí no están buscando la no confrontación, ahí están abandonando a la población”, consideró Víctor Sánchez.

Sánchez añadió que además envía a las organizaciones criminales el mensaje de que si se hacen suficientemente fuertes en alguna zona del país, el Estado los va a dejar operar de manera libre.

“Es funesto porque el Estado renunció a una parte de su territorio. Hoy sí se puede decir con claridad que quien manda en Aguililla no es el Estado mexicano, es una organización criminal y manda porque el Estado mexicano decidió retirarse”, afirmó Sánchez Valdés.

Edgar Guerra coincidió: “sí fue triste y vergonzoso ver como el Ejército y la Guardia Nacional salían de Aguililla porque al final del día es la población civil la que queda a expensas de estos grupos delictivos; es la población la que queda en indefensión”.

Los especialistas consideraron que es la primera vez que una agencia oficial estadounidense coloca al CJNG como el cártel más poderoso de México. Foto: Cuartoscuro

MÁS PODEROSO CADA DÍA

El CJNG se ha mantenido en los titulares de las noticias por su desplazamiento, atentados contra funcionarios, por pasearse por las calles en caravanas mostrando su poder bélico y actos violentos; pero también porque es el grupo delictivo que está en la mira de las autoridades internacionales.

Un informe de la Administración de Drogas y Narcóticos (DEA) revela que este Cártel es la organización de mayor crecimiento en Estados Unidos durante el año anterior. El estudio “Evaluación Nacional de Amenazas de Drogas 2020” expone que además de México, el cártel está en 26 de las ciudades más importantes de EU. Por ello, la Agencia Antinarcóticos califica al CJNG como uno de los grupos delictivos “de más rápido crecimiento” y uno de los más dominantes en México, junto con el Cártel de Sinaloa.

Para los analistas las recientes declaraciones de la DEA son relevantes, pues consideran que por primera vez se considera oficialmente al CJNG como el más poderoso.

 “Lo interesante de las declaraciones de las autoridades norteamericanas, es que por primera vez en un documento de autoridades norteamericanas dice con claridad que el CJNG es la principal distribuidora de droga en los Estados Unidos, es decir se acepta que son el principal distribuidor, por ende, el cártel más importante y ahora el objetivo número uno de las autoridades norteamericanas”, expresó Víctor Sánchez.

Aguililla, Michoacán, se mantiene como foco de constantes enfrentamientos, asesinatos de policías y ataques. Foto ilustrativa: Margarito Pérez Retana, Cuartoscuro.

Desde marzo del año pasado, la DEA de Los Ángeles colocó anuncios publicitarios con la ficha de búsqueda Nemesio Oseguera, conocido como “El Mencho”, por quien ofrecen una recompensa de 10 millones de dólares a quien tenga información para ayudar a su detención.

Según datos de la DEA, la rápida expansión del CJNG se ha caracterizado por su participación en actos violentos y enfrentamientos con el Gobierno mexicano, fuerzas de seguridad y otros cárteles rivales.

Edgar Guerra abundó que, por otra parte, al CJNG tampoco le conviene ser el centro de atención internacional, pues a corto y mediano plazo le significará mayor vigilancia, acciones de búsqueda y rastreo de inteligencia financiera por parte de Estados Unidos.

No obstante, aclaró el especialista, tampoco considera que el poder del CJNG sea mermado a corto o mediano plazo, pues a pesar del marcaje que ha emprendido Estados Unidos al CJNG, estas acciones de las agencias estadounidenses no parecen influir en la estrategia del Gobierno mexicano.

“Si bien el Gobierno de Estados Unidos está poniendo más atención al asunto (del CJNG), quizás con la esperanza de que el Gobierno mexicano también actúe en consecuencia, lo cierto es que el Gobierno mexicano no está apretando el cinturón y creo que la muestra de ello son estas últimas movilizaciones del crimen”, comentó.