La empresa realizó la transacción en una criptomoneda horas después del ataque a la red de oleoductos y los hackers proporcionaron una herramienta de descifrado de la red informática bloqueada, pero el efecto fue tan lento que la compañía siguió usando sus propios medios para resolver el problema. Hoy EU sufre escasez de combustible en varios estados.  

Ciudad de México, 13 de mayo (RT/EFE/SinEmbargo).– Colonial Pipeline desembolsó el viernes pasado casi 5 millones de dólares para desbloquear sus sistemas de transporte de combustibles paralizados por un virus maligno el mismo día, informa Bloomberg citando a dos fuentes cercanas a la transacción.

La operadora de una red de oleoductos en el este de Estados Unidos realizó la transacción en una criptomoneda horas después del ataque ocurrido el 7 de mayo y que desembocó en una crisis de gasolina en cuatro estados: Florida, Georgia, Carolina del Norte y Virginia.

En cuanto recibieron el pago, los hackers proporcionaron una herramienta de descifrado para que se restaure la red informática bloqueada. Sin embargo, el efecto de la herramienta resultó ser tan lento que la compañía siguió usando sus propios medios para resolver el problema.

Fotografía de unas instalaciones de la empresa de oleoductos Colonial en Baltimore, Maryland. Foto: Jim Lo Scalzo.

Un representante de Colonial Pipeline no ha querido realizar comentarios sobre el asunto.

El miércoles, diversos medios, incluido The Washington Post y Reuters, informaron citando fuentes anónimas que esta compañía privada no tenía intención de pagar el rescate.

Colonial anunció este miércoles que reanudó sus operaciones tras el ciberataque, aunque informó que tomará varios días que la cadena de suministro regrese a la normalidad.

La red de oleoductos ofrece suministro al 45 por ciento del mercado de la costa este de EU y su cese de operaciones ha provocado escasez en algunas zonas y pánico entre consumidores que protagonizaron largas filas en gasolineras.

La red transporta al día hasta 2.5 millones de barriles de gasolina, diésel y combustible de aviación desde las refinerías del Golfo de México al sur y el este de EU.

Esta infraestructura fue atacada mediante la modalidad de ransomware, un programa que bloquea el acceso a la información a cambio del pago de una recompensa para liberarlo, por el grupo de piratas informáticos DarkSide, según el FBI.

BIDEN FIRMA ÓRDEN DE CIBERSEGURIDAD

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó orden ejecutiva para fortalecer la ciberseguridad tras el ataque a la mayor red de oleoductos en EU.

La orden ejecutiva va dirigida sobre todo al sector privado con la imposición de nuevos y estrictos estándares para cualquier software que el Gobierno federal adquiera.

Los proveedores que no cumplan con estos nuevos requisitos en un margen de 6 meses serán excluidos de las compras de software por parte del Gobierno, lo que puede derivar en la pérdida de sus negocios.

El Gobierno espera que estos nuevos estándares, que detallará el Departamento de Comercio, también los adopte el sector privado, dado que parte de los ciberataques, como este último a Colonial, van dirigidos a empresas que no son de titularidad pública.

 “El incidente con Colonial es un recordatorio de que la acción federal por sí sola no es suficiente”, indicó en una llamada con periodistas una funcionaria gubernamental bajo condición de anonimato.

La funcionaria advirtió que las entidades del sector público y privado en Estados Unidos son “muy vulnerables a ataques sofisticados, constantes y maliciosos” y reconoció que brechas de seguridad seguirán ocurriendo.

“Simplemente no podemos permitir que el ‘esperar a que ocurra el próximo incidente’ sea el statu quo bajo el que operamos”, sostuvo la funcionaria.