Las leyendas forman parte del folclor y la cultura de cada estado del país y Zacatecas no es la excepción, la Catedral zacatecana encierra una leyenda conocida cono “la Piedra Negra”. La historia se remonta a la época virreinal en Vetagrande, Zacatecas, cuando dos amigos: Misael Galán y Gildardo Higinio, hartos de no recibir el pago suficiente por su trabajo, emprendieron una aventura en busca de riquezas propias, adentrándose en la sierra zacatecana.

Ciudad de México, 13 de noviembre (SinEmbargo).- Zacatecas es un estado que ofrece diversas experiencias a sus visitantes en sus esplendorosos callejones con impresionantes edificios, entre ellos destaca la Catedral dedicada a la Virgen de la Asunción. Este edificio fue construido en el siglo XVIII y es uno de los lugares más populares de Zacatecas.

Las leyendas forman parte del folclor y la cultura de México y Zacatecas no es la excepción, la Catedral zacatecana encierra una leyenda conocida cono “la Piedra Negra”. La historia se remonta a la época virreinal en Vetagrande, Zacatecas, cuando dos amigos: Misael Galán y Gildardo Higinio, hartos de no recibir el pago suficiente por su trabajo, emprendieron una aventura en busca de riquezas propias, adentrándose en la sierra zacatecana.

Después de muchos meses en los que los amigos soportaron todo tipo de inclemencias del tiempo y un sinnúmero de peligros que los acechaban, encontraron una extraña cueva y, al adentrarse, descubrieron una veta madre en la que excavaron y excavaron, pero después de mucho trabajo no encontraron nada. Gildardo, molesto y exhausto gritó: “¡Maldito seas, cerro infernal! ¡Ya entrégame mi riqueza!”.

De pronto, una enorme piedra dorada apareció ante sus ojos. “¡Somos ricos!”, exclamaron los amigos. Gildardo pidió a Misael que fuera al pueblo más cercano a comprar comida y bebida para festejar que al fin las riquezas que tanto deseaban les habían sido concedidas. Cuando este partió, un espíritu maligno se le apareció a Gildardo y en tono burlón le dijo: “¡Qué tonto! ¿De verdad crees que Misael va a compartir la riqueza contigo? La piedra es tuya. Cuando vuelva pregúntale si son ricos”.

Intrigado, Gildardo no dudó en cuestionar a su amigo cuando volvió. Misael, molesto por los cuestionamientos le respondió: “¡No estés molestando! Sí, soy rico”. Furioso, Gildardo se lanzó contra su amigo con un puñal en la mano, arrebatándole la vida. Ciego de avaricia, quiso tomar la piedra pero, de nuevo, el espíritu de la cueva se le apareció y le dijo: “Te dije que la piedra era tuya, pero no te dije que te la podías llevar y por haberle quitado la vida a tu amigo, te quedarás aquí para toda la eternidad”.

Mientras tanto, en la Catedral de Zacatecas, el párroco Fray Buena Ventura convocaba los hombres de la ciudad para emprender un viaje a Vetagrande, pues había recibido varios reportes de desapariciones en ese lugar.

Al llegar, se encontraron con un terrorífico escenario: decenas de cadáveres rodeaban la entrada de la cueva. Hombres que fueron en busca de los desaparecidos Gildardo y Misael también perecieron en el intento de salvarlos. Al entrar a la cueva, encontraron el cadáver de Misael y a Gildardo completamente enloquecido, aferrado a la enorme piedra dorada.

Fray Buena Ventura tomó su biblia, su rosario y agua bendita y comenzó a rociarla por la cueva, entonces los cadáveres desaparecieron y la piedra perdió su intenso color dorado para convertirse en una piedra negra y maldita. Ante el temor del extraño efecto que causaba esta piedra en quienes estaban cerca de ella, el cura la trasladó a la catedral, que en esos momentos se encontraba en construcción.

Se dice que la piedra negra aún puede verse, desde la Calle del Ángel, en un muro de la catedral de Zacatecas, no lejos de una pequeña campaña que suena misteriosamente si alguien se acerca demasiado. Al visitar este hermoso recinto zacatecano hay que poner atención y observar con detenimiento, para con suerte, ver la misteriosa piedra y conocer el oscuro poder que posee.