El incremento del dólar en ventanillas no cede. A la mitad de esta semana la divisa estadounidense finalizó la jornada hasta en 18.25 pesos y hoy la ha comenzado hasta en 18.26 pesos, un centavo más. Los inversionistas y corredores operan atentos tanto a la evolución del petróleo como a datos sobre China y Estados Unidos.

Los préstamos que recibe México de estos organismos representan 30% de la deuda pública externa. Foto: Cuartoscuro.

El peso sigue presionado por los factores externos. Foto: Cuartoscuro.

Ciudad de México, 14 de enero (SinEmbargo/EFE).– El dólar abrió este jueves hasta en 18.26 pesos en ventanillas de Bancomer, un centavo más que al cierre de ayer. La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) operó con pérdidas marginales de 0.5 por ciento y en Wall Street el Dow Jones, su principal indicador, perdía un 0.44 por ciento al comenzar la sesión.

El mercado sigue vulnerable al exceso de oferta del petróleo y las preocupaciones sobre la debilidad de la economía de China, el gran comprador de materias primas cuyas importaciones bajaron 13.2 por ciento en 2015. Este día también recibió la noticia de que más estadounidenses solicitaron asistencia pública por desempleo la semana pasada, aunque el nivel se mantiene en bajos históricos, informó el gobierno. Las solicitudes ayuda aumentaron en 4 mil a una cifra ajustada por temporada de 284 mil.

Los inversores siguen pendientes de la evolución del precio del petróleo en los mercados internacionales, donde el barril de Texas subía en Nueva York un 1.48 por ciento hasta 30.93 dólares, y el crudo Brent bajaba en Londres un 0.30 por ciento hasta 30.19 dólares, ambos en niveles de 2004.

Respecto al gigante asiático, la Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China (CRMV) aseguró que no ejecutará de golpe una reforma de la cotización de valores el 1 de marzo, según se había anunciado, sino que desde entonces se aplicará “de forma gradual”.

El mercado de valores chino ha caído repetidamente desde comienzos de 2016, con pérdidas superiores a todo lo ganado en 2015, en una nueva muestra de la “inmadurez de los mercados” y de los vanos intentos del Gobierno de tenerlos bajo control, reporta la agencia EFE.

En una especie de montaña rusa, este día las bolsas chinas cerraron al alza. El Índice Compuesto de la Bolsa de Shanghai, el de referencia, subió un 1.97 por ciento respecto al día anterior de transacciones para situarse en 3.007,65 puntos, mientras que el Índice Compuesto de la Bolsa de Shenzhen ascendió un 3.67 por ciento, y se quedó en 10344,94 puntos.

El portavoz de la CRMV, Deng Ge, aseguró que “la decisión [sobre la reforma de la cotización de valores] se hará efectiva el 1 de marzo, pero eso no significa que la reforma empiece ese día”, en declaraciones que recoge la agencia oficial de noticias Xinhua.

La Asamblea Nacional Popular (ANP), el máximo órgano legislativo del país, autorizó en diciembre al Gobierno cambios en la ley de valores para dar al mercado más peso y ayudar a mitigar las dificultades financieras de las empresas. De esta forma, se pretende crear un sistema de Oferta Pública Inicial (OPI) basado en el registro y no en la aprobación, que funcionó por dos décadas y, según el Gobierno chino, ha frenado la asignación de recursos financieros y fue un lastre para la eficiencia de la financiación directa de las empresas chinas.

En el actual sistema, la emisión de nuevas acciones está sujeta a la aprobación de la CRMV, la cual controla tanto los plazos como los precios, mientras uno basado en el registro dará al mercado un mayor protagonismo.

En principio, se anunció que los cambios entrarán en vigor el 1 de marzo y expirarán en un plazo de dos años, lo cual significa que la reforma tiene que concluir para el 1 de marzo de 2018. Según lo dicho por Deng, los cambios no serán palpables ese día, sino que se irán ajustando de forma progresiva, al contrario de lo que se presumía hasta ahora.

El miércoles se dieron a conocer los datos de la balanza comercial del gigante asiático tanto de diciembre como de 2015 en total. Tomando al yuan como referencia, en diciembre de 2015 las exportaciones subieron un 2.3 por ciento respecto al mes anterior. “Los inversores no tienen confianza en el mercado y, a pesar de los buenos datos de las exportaciones, siguen preocupados por la economía china”, explicó Wei Wei, analista de Huaxi Securities en Shanghai.

No obstante, las exportaciones de China cayeron un 1.8 por ciento en 2015 con respecto al año anterior, mientras que las importaciones registraron una caída del 13.2 por ciento.