Dolores Padierna consideró que su sobrino, el juez que dictó prisión preventiva contra Rosario Robles, no debe ser juzgado por sus apellidos. “Se le debe valorar por su trabajo”, opinó.

Por su parte, la defensa legal de la ex funcionaria investigada por el desvió de millones de pesos, aseguro que “en breve” presentarán una queja contra el juez contra el Consejo de la Judicatura Federal. 

Ciudad de México, 15 de agosto (SinEmbargo).– Dolores Padierna, vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, reconoció que el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, quien dictó prisión preventiva contra Rosario Robles, es su sobrino y defendió que los casos que ha atendido le han sido asignados al azar.

“Con respecto a las versiones periodísticas relacionadas con el Juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna aclaro que él es hijo de mi hermana Guadalupe. Que los casos que le han correspondido atender le han sido asignados al azar”, escribió Dolores Padierna en su cuenta de Twitter.

Felipe de Jesús Delgadillo Padierna “es un funcionario honesto quien llegó a su cargo por méritos propios. Tiene una carrera limpia y como se ha demostrado en otros casos no recibe ni acepta consignas. Él únicamente es un juez de vinculación a proceso pero no le corresponde juzgar ni sentenciar a los imputados”, expuso.

“En lo que se refiere a lo personal, respetamos nuestros ámbitos de trabajo. No mezclamos asuntos”, agregó, y consideró que no debe ser juzgado por sus apellidos; “se le debe valorar por su trabajo”, opinó.

Por su parte, la defensa legal de Rosario Robles Berlanga anunció hoy que presentará una queja ante el Consejo de la Judicatura Federal en contra de Delgadillo Padierna por violar los derechos de la ex Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), pues consideró que se le dictó prisión preventiva de forma ilegal porque el delito por el que se le investiga (ejercicio ilícito de servicio público) no amerita la medida.

A través de un comunicado, los abogados de la ex funcionaria aseguraron que “en breve” presentarán dicha queja.

Los despachos Hernández Barros y Oléa acusaron que el juez de control Delgadillo Padierna resolvió “indebidamente” al dictar prisión preventiva contra su clienta, pues, dijeron, lo hizo atendiendo a “razonamientos políticos y meramente “personales”.

“Su actuar resulta contrario a nuestra Carta Magna, al Código Nacional de Procedimientos Penales, a los Tratados Internacionales firmados y ratificados por nuestro país en Materia de Derechos Humanos y a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación”, expusieron.

Además, criticaron que el juez no respetó criterios que han sido emitidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Los abogados anunciaron que continuarán con el análisis de recursos jurídicos hasta agotarlos y así oponerse a la vinculación a proceso y  la medida cautelar de prisión preventiva justificada.

“Estimamos que presentado y tramitado el recurso jurídico correspondiente deberá ser modificada la medida cautelar de prisión preventiva impuesta ilegalmente a nuestra representada y, así, conforme a Derecho pueda enfrentar el proceso penal en libertad”, sentenciaron.

El pasado 13 de agosto, el juez Padilla  imputó a Robles Berlanga dos cargos por ejercicio indebido del servicio público tanto en la Sedesol como en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). Los cargos son “agraviados” por tratarse, dijo, de un delito continuado; la vinculó a proceso y le decretó medidas cautelares de prisión preventiva justificada en el penal de Santa Martha Acatitla.

Esta pena deberá cumplirla en un plazo de dos meses, durante los cuales se desarrollará la investigación complementaria. Rosario Robles fue detenida esa misma mañana.

La defensa de la ex Secretaria de Estado, en su oportunidad, jaló más hilos. Dijo que contaba con pruebas de que Rosario Robles le avisó a José Antonio Meade Kuribreña, ex candidato presidencial del PRI, que había pendientes por solventar en la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y que eso quedó constatado en las actas de entrega/recepción de la Sedesol. Ella se los presentó para explicar que sabía que había pendientes por solventar.

El Juez, sin embargo, consideró que era evidente que “José Antonio Meade sabía de los hechos” pero que no informó a Peña Nieto. “Se le puede imputar esa omisión”, dijo el juzgador. Agregó que solicitaría el acta de entrega/recepción de la Sedesol donde se encuentra el dato de que avisó a Meade. “Ese dato de prueba es una joya y no lo trajeron aquí por casualidad”. Dio de plazo para que este documento sea entregado el próximo viernes 16 de agosto.

El pasado 8 de agosto, la Fiscalía General de la República (FGR) y la Auditoría Superior de la Federación (ASF) acusaron a Rosario Robles por omisiones que permitieron el desvío de 5 mil 73 millones 358 mil 846 pesos en las secretarías que dirigió en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

La Fiscalía y la Auditoría presentaron como pruebas 27 convenios que realizaron las dos secretarías mientras Robles era su titular. Dichos convenios se llevaron a cabo con la Universidad  de Morelos; con la Universidad Politécnica de HidalgoM; con la Televisora de Hermosillo; con la Universidad Politécnica de Quintana Roo; con la Universidad de Chiapas; con Radio y Televisión de Hidalgo y con el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social.

–Con información de Daniela Barragán, SinEmbargo.