Elementos de la Agencia Estatal de Investigación no se imaginaban las dimensiones y capacidad del laboratorio de drogas ubicado en la zona agreste y desértica de Mexicali, cuando en el área, como parte de una investigación de delitos del fuero común, realizaron una inspección.

El operativo realizado en la parte sur del Libramiento a Tijuana, a unos 28 kilómetros de distancia de la línea fronteriza entre México y Estados Unidos, culminó en el hallazgo de uno de los laboratorios más grandes de droga detectados en la capital del estado en los últimos años, al encontrarse ocho toneladas de precursores. Según el último informe de la DEA, este estupefaciente tiene un precio que ronda los 300 y 700 dólares por onza en las calles del vecino país del norte, dependiendo su distancia y pureza.

Tijuana, Baja California (Zeta).– Varios kilómetros conduciendo a través de brechas, tierra suelta y terreno “dunoso” se requieren atravesar para ubicar el narcolaboratorio descubierto por elementos de la Agencia Estatal de Investigación de Mexicali, Baja California, quienes se internaron hasta la zona montañosa ubicada al sur del Ejido Heriberto Jara en busca de los conocidos como “cementerios de autos”, cuyo nombre se origina por los “esqueletos” de las unidades desmanteladas y abandonadas por delincuentes de baja escala.

No muy lejos de la zona de extracción de materiales pétreos, se localizó el laboratorio de drogas que inicialmente se dijo que contaba con alrededor de ocho toneladas de precursores para la producción de metanfetamina, pero tras la depuración de datos realizada por peritos y policías de la Fiscalía General del Estado (FGE) la cifra se situó en tres toneladas de químicos y poco más de 3 mil litros de diversos líquidos.

Una fuente de la Mesa de Seguridad para la Construcción de la Paz, comentó que muy probablemente es la instalación para la producción de narcóticos más grande documentada en Mexicali, con el simple hecho de observar los contenedores y el material localizado.

Todas las fuentes consultadas coinciden en una afirmación: el laboratorio debe pertenecer al Cártel de Sinaloa.

Y es que instalar un inmueble de esta magnitud en la capital del estado resulta impensable para otras agrupaciones delictivas, toda vez que las actividades mafiosas preponderantes en todo el municipio corresponden a la agrupación dirigida por Ismael “El Mayo” Zambada y “Los Chapitos”, Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar; Mexicali es la única localidad ajena al conflicto sangriento entre los cárteles de Sinaloa, Arellano Félix (CAF) y Jalisco Nueva Generación (CJNG).

El revés al crimen organizado perpetrado por elementos de la FGE, Fiscalía General de la República (FGR), Guardia Nacional y Ejército Mexicano, es el segundo de este tipo en Mexicali, pues apenas el 29 de agosto, en el Ejido Benito Juárez, elementos de la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI) desmantelaron otro narcolaboratorio, pero con incomparables dimensiones, puesto que tenía apenas algunos contenedores de plástico con precursores para metanfetamina, un saco de sosa cáustica y diversos químicos. También contaba con quemadores de gas, contenedores y un depósito de butano.

De igual manera, el 25 de mayo las corporaciones policíacas y militares se coordinaron para asestar otro golpe al Cártel de Sinaloa, al “reventar” una bodega en la calle Reforma, en Ensenada, que concluyó el de junio con el desmantelamiento de un laboratorio de enervantes en Tecate, donde incautaron precursores para fabricar más de una tonelada de metanfetamina, según las cuentas realizadas por las propias autoridades.

Todas las fuentes consultadas coinciden en una afirmación: el laboratorio debe pertenecer al Cártel de Sinaloa. Foto: Especial vía Zeta.

EL NARCOLABORATORIO DE MEXICALI

Aunque la FGE estableció que el hallazgo se realizó a través de labores de inteligencia, la realidad es que investigadores de la FGE realizaban otro tipo de diligencias inherentes a sus funciones cuando descubrieron el centro de producción de narcóticos ubicado al Sur del Libramiento de Mexicali.

Foto: Especial vía Zeta.

El hallazgo fue dado a conocer a los medios de comunicación la tarde del sábado 5 de septiembre, pero en realidad fue encontrado tres días antes, al filo de las dos de la tarde.

El terreno es totalmente agreste. Chamizos y tierra es lo único que se observa en las inmediaciones, teniendo a las montañas adyacentes a la Laguna Salada como el único método de referencia. En las faldas de uno de los cerros se localizó el laboratorio de estupefacientes que utilizaba una especie de sombra de cartón para camuflarse con las condiciones físicas de la zona, y así no ser detectados con drones u otro tipo de vehículos aéreos.

La brecha se difumina mientras se avanza a través del complicado el trayecto; a un costado se vislumbra lo que parecen ser un campamento improvisado y algunas latas de cerveza que confirman la concurrencia de personas por la zona.

Al descubrirlo, elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) reportaron los hechos a compañeros de diversas corporaciones, y en poco tiempo, tanto la GESI, Guardia Nacional, Ejército y FGR, acudieron al sitio para resguardarlo y procesar la escena.

Varios kilómetros conduciendo a través de brechas, tierra suelta y terreno “dunoso” se requieren atravesar para ubicar el narcolaboratorio descubierto por elementos de la Agencia Estatal de Investigación de Mexicali. Foto: Especial vía Zeta.

El laboratorio podía dividirse en cinco campamentos con ligera distancia donde -según el inventario de la FGR- se localizó lo siguiente:

– 500 kilogramos de cianuro de sodio

– Una tonelada y media de sulfato de zinc

– Una sosa cáustica abierta con 400 kilogramos

– 100 kilogramos de carbonato de sodio

– 350 kilogramos de ácido fenil acético

– 800 litros de ácido Clorhídrico

– 100 litros de ácido Nítrico

– 2 mil litros de cloruro de bencilo

– 150 litros de acetona.

La GESI también identificó:

-12 cubetas con capacidad de 20 litros con una mezcla química indeterminada que al parecer se encuentran destiladas y terminadas

– Un condensador metálico

– 10 tanques de gas

– Un mezclador de químicos

– Una alberca de 30 pies

– 15 sacos de sosa cáustica

– Un reactor con condensador

– Un reactor metálico.

El primer reporte oficial de autoridades locales superaba por mucho el que proporcionó la FGR, toda vez que hablaba de ocho toneladas de precursores y hasta 5 mil litros de otros líquidos no definidos, pero FGR llevó a cabo el último inventario oficial y disminuyó la cifra.

De acuerdo con la GESI, lo asegurado fue:

Lugar A:

– 305 costales de 25 kilos cada uno de Sulfato de Zinc con un peso total de 7 mil 625 kilos (en la entrada del laboratorio)

– Un contenedor de aproximadamente un metro cúbico, con una sustancia sólida de forma redonda (cianuro de sodio)

– 15 costales de cartón de color café, de 25 kilos cada uno, con un peso de 375 kilos con escamas blanquecinas de hidróxido de sodio

– 8 costales de cartón café con 22.5 kilos cada uno, con un peso de 180 kilos, que contenía carbonato de sodio

– 15 costales de cartón café de 20 kilos cada uno, con un peso de 300 kilos, que contenía Ácido Tartárico

 – 3 bidones con un total de 180 litros de un líquido amarillento llamado Cloruro de Bencilio.

Lugar B:

– 11 tambos de color verde con capacidad de 200 litros, dando un total de 2 mil 200 litros con diversas cantidades de ácido clorhídrico

– Un tambo de color negro de 200 litros de ácido nítrico

– 13 tambos color azul, con capacidad de 200 litros, dando un total de 2 mil 600 litros de acetona

– 4 tinas de color café conteniendo cada una con cloruro de bencilio

– 5 bidones de 60 litros de capacidad, cuyo líquido arrojó un total de 300 litros de cloruro de bencilio
En caso de patrulla con mariguana, ya no encontraron la droga

El caso del video publicado por el delegado único del Gobierno de México en Baja California, Jesús Alejandro Ruiz Uribe, donde se aprecia mariguana en la cajuela de una patrulla de la Policía Municipal de Tijuana, ya está siendo investigado por la Fiscalía General de la República (FGR). El hecho volvió a enfrentar al funcionario federal con el alcalde, Arturo González Cruz.

Zeta tuvo acceso a la denuncia FED/BC/TIJ/0002296/2020, en la cual Jorge Alberto Ayón Monsalve, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, denunció los hechos el miércoles 8 de septiembre.

Explicó que por la mañana de ese mismo día, en la Mesa de Seguridad Estatal, Ruiz Uribe mostró unos videos y fotografías donde se mostraba droga (mariguana) en la cajuela de una unidad de la corporación municipal.

En las imágenes aparece la patrulla número BC-270A-1, la cual pertenece al Distrito Florido-Mariano y estaba asignada a talleres porque se encuentra descompuesta.

Ayón Monsalve narró que pidió al director de la Policía y Tránsito Municipal, Roberto Ignacio Esparza Trujillo, poner la patrulla a disposición de la FGR.

Al llegar al punto de ubicación de la unidad, personal de Sindicatura Municipal estaba esperando al director Esparza Trujillo con las llaves de la patrulla en la mano.

En el video entregado por el delegado único, se puede apreciar una caja de cartón con un paquete que contenía mariguana, pero al momento que el director de la Policía abrió la cajuela frente al personal del Ayuntamiento, no había nada.

A pesar de ello, la patrulla fue turnada a la autoridad federal, así como un USB donde aparecen el video y fotografías que presentó Ruiz Uribe. La denuncia va dirigida a quien resulte responsable.

La tarde del miércoles 9 de septiembre, el delegado realizó una conferencia de prensa para dar a conocer que el video le llegó a su teléfono celular. Aseguró no saber quién mandó el video o si es reciente, pero consideró que los hechos deben ser investigados. A la par, opinó que el titular de la Policía y Tránsito Municipal debe pedir licencia hasta que la investigación termine.

El funcionario afirmó que hacer público el video no tiene ningún trasfondo político, a pesar que el 25 de junio acusó al alcalde Tijuana de orquestar una campaña difamatoria en su contra, ya que presuntamente había iniciado su carrera para conseguir la candidatura a la gubernatura del estado.

En entrevista sostenida con Zeta la noche del miércoles, Arturo González Cruz calificó el señalamiento de Ruiz Uribe como “un show y un circo”, pues al parecer quiere manchar su imagen para obtener un beneficio político. Y referente al video, manifestó que espera que la autoridad correspondiente investigue a fondo.

Lugar C:

– Un contenedor con agitación mecánica que contenía Cloruro de Bencilio.

Lugar D:

– 3 tambos repletos de 200 litros con Cloruro de Bencilio

– 4 reactores de diversos tamaños

-7 costales de 25 kilos con un peso total de 175 kilos de Sulfato de Zinc

– Una cubeta de 20 litros con Cloruro de Bencilio.

Lugar E:

– Una tina de color café con Cianuro de Sodio

– 3 tinas de color café, repletas de Ácido Fenilacético

– Un reactor

– 8 costales de 25 kilogramos con un peso total de 200 kilos de Hidróxido de Sodio.

En el lugar no hubo detenidos, pero se localizó un vehículo Tracker marca Geo Trucks, modelo 1994, color azul, serie 2CNBE18U5R6945632 y sin placas de circulación, que contenía reporte de robo del mismo 2 de septiembre del presente año, a nombre de Felipe de Jesús González Lamas, residente de Avenida Río Casas Grandes, Colonia Villa Verde de Mexicali, del cual no se ha indagado mayor información por parte de las autoridades.

EU, EL DESTINO NATURAL

Según el National Drug Threat Assessment de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) presentado en diciembre de 2019 -el último informe general realizado por la Agencia-, establece que más del 80 por ciento de la droga sintética que se consume en EU proviene de laboratorios clandestinos en México.

Dicho informe establece que el 95  por ciento de los decomisos de drogas sintéticas se realiza en la frontera Noroeste de México, lo que sugiere que existe una tendencia marcada a traficar este tipo de drogas por esta zona.

Una fuente de la Mesa de Seguridad para la Construcción de la Paz comentó que es mucho menos riesgoso producir la droga a 10, 20 o 30 kilómetros de la frontera, que hacerlo en entidades como Sinaloa, Guerrero, Michoacán o Durango, donde las distancias se vuelven un enorme riesgo para las agrupaciones delictivas en su búsqueda de traficar narcóticos, toda vez que deben atravesar varios retenes militares. Por ello se han detectado estos inmuebles improvisados de producción en zonas alejadas o de complicado acceso.

Además de los dos laboratorios mencionados, es importante recordar el que descubrió el Ejército Mexicano en agosto de 2018, en La Rumorosa, en Tecate, que durante el año de operación que aparentemente mantuvo, pudo producir hasta 73 toneladas de narcótico.

Dicho centro de producción de metanfetamina es el más grande detectado en Baja California y se encontraba a unos 26 kilómetros de la línea fronteriza -3 kilómetros menos que el localizado en Mexicali-. En aquel entonces el Ejército consideró que todo el equipo tendría un valor de 3 millones de dólares, inversión que seguramente fue recuperada de manera inmediata por la organización criminal de Sinaloa.

El laboratorio podía dividirse en cinco campamentos con ligera distancia. Foto: Especial vía Zeta.

También, “en septiembre de 2018, las autoridades mexicanas localizaron y aseguraron la primera presunta operación clandestina de molienda de píldoras de carfentanil en México en la ciudad fronteriza de Mexicali. Un bioquímico búlgaro y su coconspirador mexicano, ambos presuntamente asociados con el Cártel de Sinaloa, fueron arrestados durante la operación. El desmantelamiento de este laboratorio dio lugar a la incautación de 20 mil píldoras de carfentanilo presuntamente falsificadas y una prensa de píldoras. El bioquímico búlgaro también es acusado, junto con un segundo asociado nacional mexicano, de conspirar para distribuir carfentanil a través de los Estados Unidos”, esto, de acuerdo a la Evaluación Nacional de Amenazas de Drogas presentado por la Fuerza Antidrogas de Estados Unidos en enero de 2020.

El mismo informe de la DEA refiere que la producción de drogas sintéticas en Norteamérica ha disminuido directamente en la medida que se incrementa la producción de metanfetamina en México. Señala que de 2012 a 2018, los laboratorios de droga en el vecino país del Norte se redujeron en 88 por ciento (de 13 mil 657 a mil 568), y en el último año, el 85 por ciento de los centros de producción en EU tenían capacidades de producción de 2 onzas como máximo.

Esto no se traduce en menos consumo, pues el informe refiere que de 2005 a 2017 -los últimos datos oficiales públicos- las muertes por consumo de drogas sintéticas incrementó un 543 por ciento, manteniendo una constante directa de mil 608 a 10 mil 333 decesos.

Autoridades del principal consumidor de drogas en el mundo establece que “con el incremento de disponibilidad de productos y fuentes extranjeras de metanfetamina de México, la producción nacional seguirá disminuyendo y la mayoría de los laboratorios incautados probablemente permanecerán en áreas más alejadas de la fuente de suministro y más cerca del SWB -la frontera Suroeste, por sus siglas en inglés-”.

El laboratorio ubicado en Mexicali estaría a 29 kilómetros de la línea fronteriza, por lo que solo tendría que cruzar la ciudad para llegar a su primer reto en alguna de las garitas, o bien, atravesar el desierto.

Coincidente con esta afirmación, en Estados Unidos se detectó un incremento de laboratorios de conversión, los cuales tienen como objetivo devolver su característica sólida a la metanfetamina, ya que uno de los métodos más populares para burlar a las autoridades fronterizas es disolverla en líquido. La DEA ha detectado laboratorios de conversión desde California hasta Atlanta.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ZETA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.