Economía

Españoles pagan recibos históricos. El Estado reacciona, las empresas lo amenazan

15/09/2021 - 11:02 am

Tan sólo unas horas después de la rueda de prensa en la que se daba a conocer el plan de choque que tomará el Gobierno español, el Foro Nuclear -patronal que engloba a Naturgy, EDP, Endesa e Iberdrola, las cuatro grandes del mercado energético español- comenzó a poner una soga al cuello a las autoridades por la “excesiva presión fiscal”.

Ciudad de México, 15 de septiembre (RT/EFE/Europa Press/SinEmbargo).– El sector eléctrico ha mostrado su rechazo a las medidas anunciadas el martes 14 de septiembre por el Gobierno de España para reducir la factura de la luz, después de meses de escalada alcista de los precios, que han batido el récord máximo histórico en numerosas ocasiones.

La reacción al anuncio de que se recortarán 2 mil 600 millones de euros a las compañías de los beneficios extraordinarios que reciben ligados a los derechos de emisión de CO2 de aquellas tecnologías ajenas al gas ha venido de la mano de Foro Nuclear, una de las patronales que aglutina a Naturgy, EDP, Endesa e Iberdrola, las cuatro grandes del mercado energético español.

En un comunicado, esta patronal ha amenazado con detener la producción de las centrales nucleares del país si el Ejecutivo saca adelante esta legislación tal y cómo está planteada en la actualidad. En particular, sostienen que esta normativa no debe aplicarse a esta energía, porque, aún siendo de aplicación temporal, “ahonda aún más en la penalización a la generación eléctrica de origen nuclear”.

En la misma nota de prensa solicitan que, de aprobarse, no se aplique de forma retroactiva. El Foro Nuclear señala que los reactores serían inviables económica y financieramente y “abocarían al cese anticipado de la actividad”. En este sentido, recuerdan también la “excesiva presión fiscal” y los 3 mil millones de euros que tienen previstos en calidad de inversiones hasta el cese de la actividad en 2035.

Asimismo, apuntan que no habrían solicitado la renovación de las autorizaciones de las centrales nucleares, “varias de ellas muy recientes”, si hubiera estado este proyecto de ley en vigor, y que, en el caso de su aprobación, el precio de venta real de la generación eléctrica nuclear “no debería ser inferior a 57-60 euros el megavatio hora”, lo que supone una elevación de los precios actuales.

Para el presidente del Foro de la Industria Nuclear Española, Ignacio Araluce, el “cese anticipado” de la tecnología que más electricidad produce en España “conduciría a un cierre desordenado de la generación nuclear y a la consiguiente pérdida de puestos de trabajo y tejido industrial”, según ha declarado en una entrevista en la radio pública, donde también ha declarado que esto supondría “una mayor dependencia energética del exterior y un incremento de la volatilidad del precio en el mercado mayorista”.

Apenas el pasado 2 de septiembre, en su conferencia de prensa matutina el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, argumentó que los aumentos de precios en luz y combustibles que se han dado en España son responsabilidad de las empresas que producen electricidad, mismas que antes eran “las preferidas” en México.

“En España lo que hay, con todo respeto, es que está aumentando mucho el precio de la luz y de los combustibles y hay inconformidad y son las empresas que también aquí eran preferidas, predilectas”, dijo el mandatario sin dar nombres específicos.

Al menos una de las cuatro empresas pronunciadas en contra de la medida del Gobierno español se relaciona fuertemente con administraciones anteriores en México: Ibedrola.

“NO PUEDEN DECIDIR CIERRE”: PEDRO SÁNCHEZ

Por su parte, el Ejecutivo presidido por el socialista Pedro Sánchez mantiene su propuesta y sostiene que todas las medidas han sido adoptadas conforme al derecho nacional y europeo y cuentan con el visto bueno de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y del Consejo de Estado.

Así, desde el Gobierno se recuerda que las compañías seguirán teniendo margen de beneficios y que la minoración temporal del exceso de retribución por la emisión de CO2 para las energías que no emiten CO2 (como la nuclear) tiene un suelo de 20 euros por tonelada de CO2, lo que “coincide con el precio que había cuando las compañías de energía nuclear firmaron el protocolo de cierre en marzo de 2019”. Es decir, con la nueva norma seguirán percibiendo esos 20 euros por tonelada.

De este modo, desde el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico se rebate que la actual medida cambie las previsiones económicas de las empresas del sector, puesto que “no suponen detracción de los ingresos que recibían cuando lo firmaron”, en referencia a la renovación de las autorizaciones hasta 2035. Más bien, se defiende lo contrario: “Es más, contempla sus expectativas de mayores ingresos por la subida del CO2 al concederles un 10 por ciento de los ingresos sobrevenidos cuando el CO2 esté por encima de esos 20 euros por tonelada”, han indicado fuentes del Ministerio a Europa Press.

Además, el departamento liderado por Teresa Ribera ha especificado que “el cierre de las centrales tiene que aprobarlo el operador del sistema, Red Eléctrica Española, considerando criterios de seguridad del sistema”.

PLAN DE CHOQUE DEL GOBIERNO

Aunque ya había sido anunciado un día antes por el Presidente Sánchez, el plan de choque del Gobierno fue desgranado el 14 de septiembre, tras el Consejo de Ministros, por la Ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Ambos estimaron que la rebaja del recibo de la luz alcanzará para finales del año un 30 por ciento, si se suma el impacto de las nuevas medidas a la disminución del IVA del 21 al 10 por ciento aprobada en junio e implementada al mes siguiente.

La medida estrella es la minoración temporal del exceso de retribución de las eléctricas por los precios internacionales del gas, lo que supondrá la recuperación de alrededor de 2 mil 600 millones de beneficios extraordinarios hasta ahora en manos de las eléctricas.

Se trata de una retribución que percibían estas compañías por la emisión de CO2. A partir de ahora dejarán de tener esta retribución —salvo un suelo fijado en 20 euros por tonelada— aquellas empresas ajenas al gas que no emiten CO2 y que por tanto estaban siendo sobre retribuidas.

Se rebaja el Impuesto de la Electricidad del 5.1 por ciento al 0.5 por ciento, el mínimo permitido por la normativa comunitaria, y se prolonga la suspensión del impuesto a la generación hasta fin de año, que grababa la factura otro 7 por ciento.

Además, se crea el Suministro Mínimo Vital, que prohibirá el corte del servicio por impago a los consumidores vulnerables durante seis meses adicionales a los cuatro ya existentes, y se limitará la subida de la tarifa regulada de gas natural para las familias y las pequeñas y medianas empresas de cara al otoño e invierno, de manera que este semestre crecerá un 4.4 por ciento en lugar del 28 por ciento previsto.

OTRO RÉCORD HISTÓRICO 

Un día después el anuncio de las medidas del Gobierno, el precio de la luz en España volvió a pulverizar este miércoles el récord anterior. El precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista en España alcanzará este jueves los 188.1 euros el megavatio hora (MWh), lo que supone una subida del 9 por ciento en sólo 24 horas.

El nuevo máximo histórico que pulveriza el anterior de este mismo miércoles (172 euros) y el previo de hace sólo dos días (153 euros).

Los registros apuntan que en comparación con el mismo periodo del año anterior se pagaban alrededor de 43 euros el megavatio hora (MWh), lo que significa un 268 por ciento más alto que el del mismo día del 2020.

El precio más alto de este día se dará entre las 21:00 y las 22:00 horas (horario de España), cuando alcanzará los 198.85 euros/MWh, mientras que el más bajo se registrará durante varias franjas horarias del día (de 03:00 a 06:00 y de 16:00 a 18:00 horas), cuando bajará a 180 euros.

En este sentido, las palabras “situación excepcional”, “sin precedentes”, “récord histórico” y otras de similar calado han sido las más frecuentes en boca de políticos y periodistas durante los últimos meses. Ya en junio, la situación llevó al Gobierno a aprobar una rebaja impositiva de la factura de la luz, aunque la escalada continuó hasta convertir agosto en el mes más caro desde que hay registros.

Tras batir sendos récords históricos tanto en julio como en agosto, septiembre se encamina ya a experimentar el mismo camino, batiendo semana tras semana los precios más altos de toda la serie histórica.

En concreto, en agosto, y en plena ola de calor, el precio fue marcando un nuevo récord tras otro, provocando que el precio medio del mes alcanzase los 106 euros/MWh, el más caro de la historia, seguido de julio, que ya marcó otro récord, con un precio de 92.4 euros.

Este rally alcista en el precio de la electricidad se debe a la cotización internacional del gas –usado en las centrales térmicas–, que, tras vivir un fuerte desajuste entre la oferta y la demanda en los últimos meses, así como al impacto del coste de emitir CO2, se ha disparado en plena recuperación económica.

Aunque el Gobierno ya ha aprobado un plan de choque para que este descontrol en los precios de cotización no se traslade a la factura que desembolsan los consumidores, el precio de la cotización que se publica cada día seguirá subiendo (como ya señaló el Gobierno de Sánchez), al menos, hasta marzo del año que viene, momento en el que se prevé que estas medidas decaigan. Mientras tanto, la factura debería seguir bajando de precio a pesar del alza en el mercado mayorista.

CAÍDA EN LA BOLSA

Lo cierto es que el anuncio del recorte de 2 mil 600 millones de euros a las eléctricas ha supuesto que estas compañías hayan experimentado inmediatamente una caída en el Ibex 35, el índice de referencia en España.

Este martes Endesa cayó un 5.2 por ciento, Iberdrola un 1.7 por ciento y Naturgy un 0.6 por ciento. La situación penaliza especialmente a la primera compañía porque es la que se encuentra más expuesta al mercado español, con un 90 por ciento de sus ingresos dependiente de este mercado.

MESES DE SUBIDA, PENDIENTES DEL GAS

La escalada alcista de los precios lleva meses produciéndose, de manera que julio se alzó primero como el mes más caro de la historia, para ser desbancado posteriormente por agosto, mientras que parece que septiembre seguirá el mismo recorrido.

Los precios se están viendo incrementados por la remuneración del gas y de los derechos de emisión de CO2 en los mercados internacionales, con grandes incrementos en los últimos trimestres. En el caso de España, el precio de la tecnología más cara, en este caso el gas, es el que se paga por el resto de energía, incluidas las más baratas de producir, como la hidráulica.

UE REVISARÁ FIJACIÓN DE PRECIOS DE LA LUZ

El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, aseguró este miércoles que la UE deberá revisar “tarde o temprano” el sistema de fijación de precios de la electricidad porque, a su juicio, cuenta con “demasiadas disfunciones”.

En una entrevista en la radio pública española RNE , Borrell explicó que el sistema de regulación de precios de la luz obedece a una normativa comunitaria, por lo que “tarde o temprano, Europa tendrá algo que decir” sobre la escalada del precio de la electricidad en todo el continente.

El jefe de la diplomacia europea defendió una posible reforma que evite que los costes del gas se trasladen al resto de tecnologías que no lo usan para producir electricidad, una situación que para el dirigente europeo no tiene “una justificación económica clara en el tiempo que vivimos”.

Pese a reconocer que el debate para reformar el sistema de fijación de precios aún no se ha abierto en la Comisión Europea, Borrell vaticina que se terminará planteando, ya que aunque España ha sido de los primeros países en notar la subida, todos los Estados miembros terminarán experimentado los efectos del encarecimiento de la electricidad.

España es uno de los países europeos con el precio de la electricidad más alto en el mercado mayorista, y mañana marcará un nuevo máximo histórico, al alcanzar los 188,18 euros por megavatio hora (MWh).

Respecto al resto de Europa, y pese a que en la mayoría de los países del entorno los contratos de electricidad son a precio fijo anual, y por lo tanto no notarán este aumento de precios hasta final de año, el alto representante para la Política Exterior recordó que el precio del gas “sube igual para todos”.

Detrás de estos elevados precios, que afectan a toda Europa, están el encarecimiento del gas y el incremento del precio de los derechos de emisión de dióxido de carbono (CO2).

Así, por ejemplo, en el Reino Unido el megavatio hora se pagará mañana a una media de 422.46 libras (unos 494 euros); en Alemania, a 158.94 euros; en Francia, a 169.36 euros; en Italia, a 183.42 euros y en Portugal al mismo precio que en España, con el que comparte mercado mayorista.

ENERGÉTICOS EN EUROPA

Los precios del gas natural y la electricidad en Europa han registrado nuevos máximos al agravarse la escasez de oferta en los mercados al contado. El detonante de la última subida de precios fue un incendio que dejó fuera de servicio un cable interconector que transmite 2 gigavatios de energía desde Francia al Reino Unido.

En términos de equivalencia con el precio del petróleo, los precios del gas en Europa superan ahora los 150 dólares por barril, más incluso que en el momento álgido de la subida de precios de 2008. Los analistas señalan que podría producirse un cambio de tendencia muy pronto, dada la desaparición de la liquidez en los mercados al contado, y el hecho de que los precios europeos han alcanzado ya un nivel en el que pronto será rentable desviar los suministros de GNL del mercado asiático.

El Kremlin ha contribuido con comentarios acerca de que la apertura inmediata del gasoducto Nord Stream 2 ayudaría a aliviar la presión. El gasoducto se ha completado recientemente, pero todavía tiene que pasar por rigurosas comprobaciones “previas a la puesta en marcha” que tienen que ser aprobadas por el regulador alemán.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas