La desaparición forzada como una estrategia del terror institucionalizada. Foto: Especial

La desaparición forzada como una estrategia del terror institucionalizada. Foto: Especial

Ciudad de México, 15 de octubre (SinEmbargo).- La desaparición forzada fue un concepto desgraciado, una realidad tétrica y una tragedia que atravesó todo el continente latinoamericano en tiempos de las dictaduras militares, allá por los ’70 y ’80.

Se trata de un familiar que se traga la tierra, cuyo cuerpo ni vivo ni muerto jamás aparece y cuya desaparición –generalmente a manos de las fuerzas estatales de seguridad, llámese policía o ejército- mantiene en vilo a sus seres queridos, impedidos por otro lado de hacer el duelo correspondiente.

En el siglo XXI, el drama no ha cesado. Por el contrario, el crimen organizado suma su “pericia” en la materia y ahora, como diría la famosa canción de Charly García, “hasta los dinosaurios pueden desaparecer”.

Así lo ha dejado claro el periodista italiano radicado en México Federico Mastrogiovanni, al presentar su libro Ni vivos ni muertos, en la Feria Internacional del Libro en el Zócalo.

Para el profesional, las desapariciones forzadas en México constituyen una estrategia de terror que, lamentablemente, se replica en casi todo el mundo.

Su investigación es fruto de un intenso trabajo de campo iniciado en 2011 y por medio del cual llevó a cabo entrevistas con familiares de desaparecidos, politólogos, historiadores, activistas, funcionarios públicos y víctimas de desaparición.

LA HISTORIA DE ROSENDO RADILLA

Federico Mastrogiovanni rastrea la genealogía de la desaparición forzada, remontándose a los ‘70, cuando se llevó a cabo la desaparición forzada del luchador social guerrerense Rosendo Radilla Pacheco, en el contexto de la llamada “Guerra sucia”.

Acontecida el 25 de agosto de 1974, la desaparición forzada del señor Radilla Pacheco fue denunciada públicamente por la familia en el momento de sucedidos los hechos y posteriormente ante las instancias de procuración de justicia nacionales.

Fue parte de la investigación realizada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos la cual concluyó en un Informe Especial publicado en el 2001 con la recomendación 26/2001 e igualmente fue una de las averiguaciones previas investigadas por la Fiscalía Especial creada en la transición democrática con el fin –no alcanzado– de aclarar los crímenes del pasado.

Dicha fiscalía fue cerrada de forma inesperada el 30 de noviembre de 2006. Actualmente las investigaciones radican en la Coordinación General de Investigación dependiente de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delitos Federales de la Procuraduría General de la República.

Federico Mastrogiovanni, periodista italiano radicado en México. Foto: Especial

Federico Mastrogiovanni, periodista italiano radicado en México. Foto: Especial

La línea histórica de Mastrogiovanni llega hasta nuestros días, con casos como el de Alan Cerón, un joven desaparecido en Cuernavaca. O el de Melchor Flores, conocido como el Vaquero Galáctico, desaparecido por policías en Monterrey. O la historia dramática de Nepomuceno Moreno, quien luchaba en búsqueda de justicia para su hijo y acabó muerto a balazos.

Para el periodista, la desaparición forzada no es un acontecimiento casual, sino que constituye una verdadera estrategia de terror que es funcional al Estado, al crimen organizado y al poder económico.

Para Mastrogiovanni, la situación aquí es peor que en la Alemania de Hitler, cuando se implementó el plan de exterminio llamado “Noche y Niebla”.

“Había escuchado de las desapariciones forzadas porque estaba trabajando aquí, pero como todos y como muchos, consideraba el tema como del pasado. De repente me enfrento a que la actualidad rebasa por mucho el tema de los desaparecidos del pasado”, dijo el periodista experto en organizaciones y comunidades indígenas, movimientos sociales y ambientales, migración, violación de derechos humanos y política en México y América Latina.

Colaborador de diferentes medios internacionales, entre los cuales destacan la revista Latinoamérica, Radio Svizzera Italiana, il Fatto Quotidiano, Carta, Radio France Internationale, il Manifesto, Milenio Semanal y Gatopardo, Mastrogiovanni fue enviado especial durante el Golpe de Estado en Honduras en 2009 y el terremoto de Haití en 2010.

Junto con Luis Ramírez es autor del documental Ni vivos ni muertos, sobre desaparición forzada. lo largo de los dos años y medio que duró la investigación, se enfrentaron a muchas situaciones desagradables “porque normalmente no tienes el apoyo institucional, debería ser un tema que todo mundo quiere trabajar y no es así”.