Hasta Vicente Fox Quesada, las cifras del robo de combustible en México eran modestas; con Felipe Calderón se dio el salto en los índices y con Enrique Peña Nieto se llegó a cifras récord. Esta actividad se convirtió en una de las más importantes para los nueve estados donde más creció e impregnó en la economía, la cultura y la violencia.

Ciudad de México, 16 de enero (SinEmbargo).- Son nueve los estados del país que vieron en la extracción ilegal de combustible una actividad económica viable. Durante 12 años, en que la incidencia de ese robo incrementó exponencialmente, la pobreza también lo hizo. Hoy esas entidades concentran el 50.2 por ciento de las personas en condiciones de pobreza de todo México.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha señalado en diversas ocasiones que en los municipios del Estado de México, Veracruz, Puebla, Jalisco, Guanajuato, Hidalgo, Tabasco, Tamaulipas y Sinaloa, se optó por el robo de combustible por las condiciones de pobreza, la falta de oportunidades y de olvido gubernamental.

De acuerdo con los datos más recientes del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), esas nueve entidades tienen 26 millones 851 mil personas en condiciones de pobreza, lo que representa el 50.2 por ciento del nivel nacional.

El Secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo informó que dentro de las principales actividades que el Gobierno de México implementará en esta estrategia contra el huachicol estará el reforzamiento de los programas sociales en todos los municipios y poblaciones aledañas a los ductos.

El Presidente dijo al respecto que la población que se dedica a eso lo hizo porque fueron abandonados por completo y eso los indujo a tomar el camino de la ilegalidad, “ahora vamos a aplicar un plan integral, todos van a tener trabajo, todos los jóvenes van a ser contratados, van a estar de aprendices en actividades productivas, tanto en el campo como en la ciudad”.

“Estoy seguro que vamos a contar con la gente, como ya estamos contando con la gente, también en esos lugares. Porque la gente se está replegando, están llegando los que se dedican a estos ilícitos, los traviesos a decirles: ‘A ver, aprovecha, trae tu cubeta. Aquí vas a tener combustible para vender’. Y ya la gente no les está haciendo caso, no los está protegiendo. Y vamos a lograr pronto que se tenga una forma justa de vivir, ese es el propósito principal”, agregó en conferencia de prensa.

Los datos del Coneval indican que de estos nueve estados, los tres con mayor número de pobres son Estado de México, Veracruz y Puebla.

El Presidente enlistó tres programas sociales que se reforzarán en los puntos detectados, sobre todo en los 30 municipios por donde cruza el ducto Tuxpan-Azcapotzalco, con el objetivo, dijo, de que sus habitantes tengan alternativas de desarrollo.

El Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) ha insistido en el tema de las políticas públicas. En un documento titulado “Hacia un desarrollo con inclusión social” señalan que “la exclusión, la violencia, la pobreza y la marginación son solo algunas de esas consecuencias, que dan paso a un deterioro social y económico extendido y persistente: intolerancia y rechazo a mujeres o grupos minoritarios en temas de escolaridad o trabajo, desigualdad de oportunidades para las personas con discapacidades o en edad avanzada, estigmatización y falta de respeto a los derechos de las personas por razones de diversidad sexual, y más”.

LOS ESTADOS DEL HUACHICOL

Estado de México: Los números de extracción ilícita de gasolina incrementaron durante la administración de Eruviel Ávila Villegas. En la entidad el 47.9 por ciento de la población es pobre, es decir, 8 millones 230 mil personas.

La cantidad de personas que no tienen seguridad social es incluso mayor a las que son consideradas pobres: 9 millones 535 mil personas. Y también es mayor la cifra de las personas con un ingreso inferior a la línea de bienestar: 9 millones 874 mil.

Veracruz: En la entidad, 5 millones 049 mil personas viven en condiciones de pobreza, mil 370 en pobreza extrema. En cuanto a sus carencias, Veracruz tiene a 2 millones 087 mil con rezago educativo, a 1 millón 422 mil con carencias en la calidad y espacios de vivienda y a 1 millón 578 mil sin acceso a los servicios de salud.

Puebla: Es uno de los estados más pobres del país y uno en los que más se germinó una cultura alrededor del huachicol. Ahí el 59 por ciento de la población es pobre, es decir, 3 millones 728 mil personas.

4 millones 340 mil poblanos no tienen acceso a la seguridad social, 1 millón 260 mil tienen carencias alimentarias y 4 millones 117 mil, un ingreso inferior a la línea de bienestar.

Jalisco: Este estado tiene el porcentaje más bajo de pobreza de la lista de nueve: 31.8 por ciento, o sea, 2 millones 560 mil habitantes en esa condición. Sobre sus carencias, en Jalisco hay 1 millón 313 mil con rezago educativo, 3 millones 952 mil sin seguridad social y 1 millón 239 mil con carencia de acceso a la alimentación.

Guanajuato: Esta es otra de las entidades donde el huachicol alcanzó grandes niveles y lo hizo en una población donde el 42.4 por ciento es pobre (2 millones 489 mil personas).

La carencia más marcada en esta entidad es la de acceso a la seguridad social, ya que 3 millones 203 mil no la tienen y le sigue la de acceso a la alimentación con 1 millón 162 mil. Cerca de 2 millones 971 mil reportaron a Coneval un ingreso inferior a la línea de bienestar.

Hidalgo: Este estado tiene al 50.6 por ciento de su población en pobreza. No tiene problemas mayores por carencias sino en ingresos: 1 millón 614 mil viven con lo mínimo indispensable y no les alcanza para cubrir la canasta básica alimentaria.

Tabasco: Al igual que Hidalgo, Tabasco tiene a la mitad de su población en pobreza, es decir, al 50.9 por ciento: 1 millón 618 mil no tiene acceso a seguridad social, 1 millón 178 mil no tienen los servicios básicos en su vivienda y 1 millón 093 mil tienen carencia alimentaria.

Tamaulipas: Aunque el porcentaje de pobreza disminuye en esta entidad a 32.2 por ciento, con 1 millón 156 mil personas en esta condición, Tamaulipas enfrenta rezagos en el acceso a la seguridad social y al ingreso mínimo.

Sinaloa: Esta sería la entidad menos pobre de la lista de estados que crecieron en tomas clandestinas. Solo 929 mil personas son consideradas pobres de acuerdo a la medición del Coneval.