El programa aborda diferentes temáticas, desde asuntos de salud, familia y sexualidad, hasta cuestiones de inmigración. Polo graba varios episodios juntos dos veces por semana. En total, ha producido más de 3 mil 500 capítulos a lo largo de 18 años, y resuelto más de 7 mil casos que se han transmitido en países como Bolivia, Costa Rica, México, Argentina y Colombia, entre otros.

MIAMI, 16 de octubre (AP) — Después de casi dos décadas en la pantalla chica, la doctora Ana María Polo decidió que es tiempo de parar y comenzar algo nuevo: llevar al cine su programa de corte judicial Caso Cerrado en una película que ella misma protagonizará.

“Este es mi último año en televisión”, dijo Polo, una abogada de 60 años cuyo programa se transmite por la cadena Telemundo en Estados Unidos y en una veintena de países de América Latina. “Quiero hacer cosas que me diviertan, que me estimulen, que me saquen de la rutina un poco y que me den una oportunidad para que pueda ser creativa en otros aspectos también”, dijo el martes en una entrevista exclusiva con The Associated Press en la que reveló su proyecto de cine.

Caso Cerrado es un programa televisivo diario que a lo largo de una hora presenta disputas judiciales. En cada episodio se expone una demanda, se hacen alegaciones y tanto los demandantes como los demandados presentan testigos para sustentar sus casos. Polo, que aunque no ejerce como abogada desde hace una década aún tiene vigente su licencia para mantenerse actualizada, emite luego una decisión como si fuera un fallo, basándose en su conocimiento y experiencia legal.

El programa aborda diferentes temáticas, desde asuntos de salud, familia y sexualidad, hasta cuestiones de inmigración. Polo graba varios episodios juntos dos veces por semana. En total, ha producido más de 3 mil 500 capítulos a lo largo de 18 años, y resuelto más de 7 mil casos que se han transmitido en países como Bolivia, Costa Rica, México, Argentina y Colombia, entre otros.

Aunque ya no lo grabará más a partir del año próximo, Polo dijo que es probable que el programa siga saliendo al aire por Telemundo unos meses más porque aún hay material inédito que no se ha trasmitido.

“Son muchos episodios y requieren muchísima energía y dedicación”, expresó la conductora en un intento por explicar algunos de los motivos por los que optó poner fin a esta etapa. “No quiero seguir haciendo televisión abierta. Ya quiero terminar este compromiso que me queda y hacer otras cosas”, dijo tras indicar que ya es una mujer madura que merece descansar un poco.

Para la película, cuya filmación comenzaría el año entrante, la abogada nacida en La Habana se asoció con la productora chilena Forastero, cuya trayectoria en el cine incluye películas como la multipremiada La nana de Sebastián Silva, nominada a un Globo de Oro; la comedia negra Dry Martina, de Che Sandoval; y el drama Aurora de Rodrigo Sepúlveda.

Aunque los detalles aún se están afinando, Polo reveló que ella será la actriz principal y que se entrenará para su papel con un profesor de actuación. El resto del elenco aún no está definido, aunque le gustaría incluir al actor mexicano Humberto Zurita, y a la actriz estadounidense Sandra Bullock.

La película se filmará en varios países de Latinoamérica, entre ellos Panamá, e incluirá un elenco multinacional. Los planes apuntan a estrenarla a fines de 2020 o principios de 2021, dijo Polo.

La idea es presentar también diferentes casos o disputas, pero ir más allá y mostrar la otra parte de Polo que la televisión no ha revelado: su vida personal fuera de la pantalla, cómo llega a sus decisiones judiciales, cómo se relaciona con su público fuera del estudio de grabación, explicó.

Para los productores, esa conexión con la gente es clave.

“Ella tiene la capacidad de conectarse con las necesidades y emociones de la audiencia”, expresó el director Rodrigo Toro, quien estará al frente del proyecto, en un comunicado. “Su forma de hacer justicia es cercana y directa… hace justicia sobre la justicia, lo que es fascinante como motor para hacer la película”.

Tras su debut en la gran pantalla, Polo no descarta volver a la televisión, pero no para un programa diario. Por ahora, sin embargo, está focalizada en la cinta.

“A veces uno tiene la energía para usarla en otro sitio, tiene que romper un poco con lo que ha estado haciendo, con la monotonía de la rutina”, dijo sentada en un living del estudio donde poco después grabó cuatro episodios de su programa en seis horas, vestida con una moderna chaqueta de cuero negra y pantalones de jean.

Y refiriéndose a la película, aseguró: “Quiero que quede buena, dramática, cómica, intensa, bonita. Y que me haga lucir como diosa”.