El último informe recoge la existencia de síntomas otorrinolaringólogos, como la obstrucción nasal o la pérdida de gusto y olfato; y de síntomas hematológicos, ya que aumentaría la probabilidad de padecer tromboembolismos, infartos cerebrales o muerte súbita.

Ciudad de México, 17 de noviembre (AS México).- La infección por el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, ha presentado una serie de síntomas concretos que le diferencian de otras enfermedades como la gripe o los resfriados. Sin embargo, hay determinados indicios que presentaban los pacientes durante la primera ola que no son tan reconocidos durante esta segunda ola.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que los principales y más reconocidos síntomas del coronavirus son la tos seca, la fiebre y el cansancio. Además, otras instituciones como el Ministerio de Sanidad suman la sensación de falta de aire o los problemas para respirar.

El dolor corporal, dolor de cabeza o de garganta, la diarrea, la conjuntivitis, el cambio de color de los dedos, la anosmia o la ageusia son otros síntomas “menos frecuentes y más leves”, según la propia OMS.

El Ministerio de Sanidad, en un documento publicado el 2 de octubre, añade a los principales síntomas que manifiestan la enfermedad los escalofríos, el dolor de garganta, la debilidad general y los vómitos, aunque solo ocurrirían en “algunos casos”. Por otro lado, el Instituto de Salud Carlos III rechaza que los estornudos o los mocos puedan relacionarse con la COVID-19.

ESTADÍSTICAS Y CAMBIOS DE SÍNTOMAS

El informe técnico de Salud Pública del Ministerio de Sanidad explica, a 12 de noviembre, cuáles son los síntomas más comunes entre los casi 60 mil casos analizados. Los principales son la fiebre (87.9 por ciento), tos seca (67.7 por ciento), fatiga física (38.1 por ciento) y la expectoración (33.4 por ciento). Por otro lado, los menos comunes son la diarrea (3.7 por ciento), hemoptisis (0.9 por ciento) y la congestión conjuntival (0.8 por ciento).

Al hilo de lo anterior, hay síntomas relacionados con la piel que en la primera ola se ligaron al coronavirus que, según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), no están apareciendo en esta segunda ola.

Dejando de lado los posibles síntomas dermatológicos, durante el segundo aumento masivo de infecciones en el mundo los científicos han dirigido el foco hacia la aparición de problemas neurológicos, oftalmológicos o hematológicos, entre otros.

ESTUDIOS DE WUHAN

Según un estudio desarrollado en Wuhan, primer lugar del mundo donde se detectaron contagios por el nuevo coronavirus, un 36 por ciento de los 214 pacientes analizados tenían problemas neurológicos como consecuencia de la infección. Otra investigación en la ciudad china, esta vez con 534 pacientes, detectó síntomas oftalmológicos como consecuencia de la enfermedad. Un 20.9 por ciento de los pacientes estudiados tenían los ojos secos y un 12.7 por ciento veían borroso.

Además de los anteriores, el último informe del Ministerio de Sanidad también recoge la existencia de síntomas otorrinolaringólogos, como la obstrucción nasal o la pérdida de gusto y olfato; y de síntomas hematológicos, ya que aumentaría la probabilidad de padecer tromboembolismos, infartos cerebrales o muerte súbita.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE AS MÉXICO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.