De 2003 a 2020, las prácticas culinarias humanas basadas en animales salvajes y domésticos, que son enjaulados, asesinados y ofertados en mercados húmedos, han causado SARS, influenza aviar, gripe porcina, MERS, ébola y, ahora, COVID-19. En México, en los rastros clandestinos se matan animales sin control sanitario, lo que también los convierte en una amenaza, alerta Igualdad Animal México.

ADVERTENCIA: IMÁGENES FUERTES

Ciudad de México, 18 de abril (SinEmbargo).– Un montón de cabezas negras de ganado degolladas; plumas y huesos ensangrentados; gatos, perros, mapaches y ciervos enjaulados hacinados a lado de bolsas mosqueadas; ranas en cubetas; cocodrilos con bozales… Por la sangre, vísceras y escamas que inundan el suelo después del asesinato brutal de los animales silvestres y domésticos, que son comprados en puestos al aire libre, se les llama mercados húmedos. Hay en India, China, Vietnam, Tailandia y otros sitios como Nueva York. Y es en uno de estos donde se originó el SARS en 2003 y donde se sospecha brotó el COVID-19 que tiene en incertidumbre a todo el mundo.

En México son en los rastros clandestinos de la capital, Estado de México y otras entidades donde incluso menores de edad matan animales en patios o bodegas con crueldad y sin ninguna medida de higiene ni controles sanitarios para después venderlos al público, lo que los convierte en una amenaza para la salud de los mexicanos y viola la NOM-194, y NOM-033, ha documentado Igualdad Animal México.

Cada año, solo en la capital del país son asesinados 144 millones de animales en rastros clandestinos, como cerdos bebés enumerados en las orejas o borregos para barbacoas. En un video de la organización internacional, se ve a un borrego revolcándose en el piso amarrado de las patas con una cuerda ensangrentada a lado de una cazuela desbordando su sangre.

ANIMALES-EN-MERCADOS-CLANDESTINOS-MEXICO

Imágenes de los rastros clandestinos en México y de mercados húmedos en Asia. Fotos: Igualdad Animal.

También existe la práctica del “pollo recién matado” en tianguis y mercados, los cuales de la jaula pasan muertos a la bolsa del mandado, expuso en entrevista Dulce Ramírez, directora de Igualdad Animal México, quien mencionó que en el Mercado Sonora y Jamaica comercializan tanto animales silvestres como de abasto, por lo que “debemos instar a las autoridades mexicanas para que prohiban este tipo de lugares que tienen en confinamiento y enfermos a animales”.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han informado que entre el 70 y 75 por ciento de las nuevas enfermedades humanas surgidas en los últimos 40 años tiene su origen en animales.

En 2003 más de 8 mil personas adquirieron el SARS  transmitido por un murciélago y civeta (un manjar en China); en 2005 brotó la influenza aviar; en 2009 se registró la gripe porcina; en 2012 fue el MERS por consumo de carne y leche de camello; en 2014-16 tocó el ébola, cuyo huésped es el murciélago frugívoro y ahora, en 2019-20, el coronavirus derivado del mercado en Wuhan, China, donde de manera insaluble se vendían murciélagos, pangolines, cocodrilos, perros, gatos, pollos, cabras y demás. Todas tienen un origen común: un virus exclusivo de poblaciones animales que muta, invade a un humano y de ahí se propaga como patógeno nuevo humano.

La organización WWF México coincidió. “Cerrar los mercados ilegales y no regulados de vida silvestre y conservar los ecosistemas son caminos para cortar con el riesgo de transmisión de enfermedades que no son propias de los humanos”, llamó. “El comercio insostenible de vida silvestre es la segunda mayor amenaza directa a la biodiversidad a nivel mundial, después de la destrucción del hábitat. Las poblaciones de especies de vertebrados en el mundo disminuyeron en un promedio 60 por ciento desde 1970, y un informe de 2019 de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia-Política sobre Biodiversidad y Servicios de Ecosistemas (IPBES) concluyó que un promedio del 25 por ciento de las especies globales están actualmente en peligro de extinción”.

Una encuesta de GlobeScan realizada en marzo con cinco mil participantes de Hong Kong, Japón, Myanmar, Tailandia y Vietnam encontró que el 93 por ciento de los consultados apoya la acción de sus gobiernos para eliminar los mercados ilegales y no regulados, como ocurrió en China a partir del coronavirus.

¿Y LA REGULACIÓN EN MÉXICO?

En algunos de estos rastros ilegales o mercados mexicanos se vende carne contaminada con clembuterol, sustancia prohibida para engordar al ganado y que suele estar presente en la carne aun después de que ha sido matado el animal, ya que se concentra en las vísceras, lo que pone en riesgo sobre todo a quienes padecen problemas cardiovasculares, documenta Igualdad Animal México.

El clembuterol puede causar problemas de taquicardia, náuseas, incremento de la presión sanguínea e intoxicación, adormecimiento de las manos, temblores musculares, nerviosismo, dolor de cabeza y dolores musculares, lesiones hepáticas, cáncer estomacal, alteraciones de tiroides, disfunciones metabólicas, entre otras enfermedades de difícil tratamiento, que constituyen riesgo para la salud.

La regulación de los más de mil 700 rastros registrados corresponde a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y a la Secretaría de Agricultura, considerando la Ley de Sanidad Animal, “pero el gran reto es que los municipios regulan los permisos para la instalación de este tipo de mercados, por lo que debe haber esfuerzos locales”, dijo Dulce Ramírez, directora de Igualdad Animal México. En Jalisco, por ejemplo, ya es un delito que no se cumpla la NOM-033 porque suponen actos de violencia.

RASTROS-CLANDESTINOS-EN-MEXICO

En algunos de estos rastros ilegales o mercados mexicanos se vende carne contaminada con clembuterol, sustancia prohibida para engordar al ganado. En las imágenes, también se observan mercados y rastros de otros países. Fotos: Igualdad Animal.

Además, documenta Igualdad Animal México, el estrés y brutal maltrato a la que son sometidos los animales en esta matanza de traspatio, por la falta de recursos, de instrumentos, de conocimiento y de empatía, genera inmunodepresión en ellos, lo que les provoca enfermedades que luego pueden transmitirse a los humanos.

Dentro de los rastros municipales y clandestinos, espacios de violencia y sangre, la organización ha documentado que laboran menores de edad, “lo que refleja no solo la vulnerabilidad de los derechos de los niños y niñas, también las condiciones laborales de estos sitios sin infraestructura ni equipos; es un impacto social y ambiental”, condenó Ramírez.

INICIATIVAS DE LEYES

Ante la clandestinidad e insalubridad, Igualdad Animal México está impulsando en el Congreso de la Unión modificaciones a la Ley de Sanidad Animal para que prohiba que se maten y comercialicen animales en mercados, tianguis y vía pública.

Además, el pasado 28 de noviembre se presentó en el Congreso de Ciudad de México una iniciativa que propone que la matanza en rastros clandestinos sea incluida dentro de los delitos que contempla el Código Penal. De ser aprobada, las penas a cumplir para quien administre estos sitios sería de cinco años y de cuatro para quien efectúe matanzas de animales dentro de los mismos.

“Estamos esperando el dictamen que está en las comisiones unidas de Procuración de Justicia y la de Prevención de Medio Ambiente. Está en manos del Diputado Eduardo Santillán y Teresa Ramos para que hagan un dictamen a favor y pueda ser votada”, expuso la directora de Igualdad Animal México, Dulce Ramírez. “Contempla prohibir que operen rastros sin las regulaciones ni cumplimiento de las normas porque es una amenaza a la salud pública”.

La vacuna más eficaz para prevenir enfermedades que luego se pueden convertir en pandemias es no consumir animales, ni alterar su ecosistema, concluye Igualdad Animal México.