Vegan Sociaty aseguró que los consumidores de las galletas de animalito incentivan la superioridad ante otros seres vivos y dejaron en claro, que, aunque no contiene ingredientes de origen animal, piden su prohibición por la forma que tienen.

Ciudad de México, 18 abril (Vanguardia).- Las famosas galletas mexicanas de animalitos podrían decir adiós al mercado, luego de que un grupo de veganos pidieran su desaparición tras asegurar que podría ser maltrato animal.

Los franceses que realizaron la denuncia, afirmaron que comer este alimento genera mala conducta en los niños, ya que los hace creerse superior a los animales.

La ONG “Vegan Sociaty”, aseguró también que los consumidores incentivan la superioridad ante otros seres vivos y dejaron en claro, que, aunque no contiene ingredientes de origen animal, piden su prohibición por la forma que tienen.

“El consumo de galletas de animales reitera a los niños su acceso privilegiado al mundo natural, y a todos los animales, ya que los convierte en subordinados. Al poder ‘recolectar’ animales, manipularlos y comerlos, se resaltan las nociones de supremacía humana sobre otras especies”, dijo Corey Lee Wrenn, una eco-feminista y profesora titular de sociología en la Universidad de Monmouth.

La profesora dijo que esta misma crítica aplica también para las gomitas de ositos y los gusanos de goma, pues, según ella, también reiteran las mismas creencias y conductas de superioridad entre los niños.

Si bien es cierto que las exigencias de que este alimento sea prohibdo podrían resultar un tanto extremas, hace unos meses la organización PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales) sí consiguió la prohibición en Francia de una marca de galletas que mostraba animales enjaulados.

Y aunque en redes sociales se ha abierto un acalorado debate por la petición de la ONG, por lo pronto solo queda esperar a ver cómo reaccionan las autoridades francesas ante las demandas de Vegan Society.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VANGUARDIA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.