Este lunes, SinEmbargo publicó un trabajo de la periodista Linaloe R. Flores que detalla cómo los mexicanos pagaron una de las últimas cartas que García Luna podría jugarse en su juicio en Nueva York. Sólo en la tecnología de la Plataforma México que sirvió para espiar a narcotraficantes, funcionarios y ciudadanos, se gastaron más de 2 mil 773 millones de pesos de dinero público entre 2008 y 2013.

Ciudad de México, 18 de mayo (SinEmbargo).– Genaro García Luna tendió una red de corrupción por 11 países junto con sus asociados, y todo lo hizo durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, en donde fungió como Secretario de Seguridad Pública, reveló Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) a Peniley Ramírez, periodista de Univisión.

De acuerdo con el reporte de la periodista Peniley Ramírez, el dinero que las empresas vinculadas al exsecretario de Seguridad Pública estaría vinculado con el supuesto pago de sobornos que la delincuencia organizada hizo en favor de García Luna.

Las pesquisas del Gobierno mexicano a las que Univisión tuvo acceso arrojan que los gobiernos contrataban empresas fachada, les hacían las transferencias de depósitos y después sacaban el dinero en efectivo.

Los datos de la UIF arrojan que el dinero se movía a través de cuentas de países como Estados Unidos, Barbados, Hong Kong, Israel, Letonia, Panamá, Reino Unido, Chipre y Curazao.

García Luna encabezó la Agencia Federal de Investigación de México y después fue Secretario de Seguridad Pública del país, en el sexenio de Felipe Calderón.
En diciembre de 2019 fue detenido en Texas y trasladado a Nueva York, donde espera su juicio. Las autoridades lo han señalado de recibir sobornos por parte de los cárteles de Sinaloa y los Beltrán Leyva; así como por falsear declaraciones y participar en las redes del nacotráfico.

El exsecretario de Seguridad Pública se encuentra preso en una cárcel de Brooklyn, Nueva York. Rodolfo Angulo, Cuartoscuro.

El exfuncionario se ha declarado inocente e incluso ha solicitado una fianza, en tres ocasiones, ante el temor de contagiarse de COVID-19 en la cárcel de Nueva York.

El pasado 19 de abril, el juez Brian Cogan, que fue el que dictó cadena perpetua a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, no se compró el argumento de que Genaro García Luna tiene padecimientos previos que lo ponen en riesgo frente al COVID-19. Y le negó la fianza a quien fuera el poderoso Secretario de Seguridad Pública de Felipe Calderón Hinojosa.

Esta fue la tercera negativa a la fianza que ofrece el ex funcionario mexicano que será sumetido a juicio, acusado de varios crímenes vinculados con el tráfico de drogas. La tercera vez que le dicen que no. García Luna ha querido utilizar a su favor la pandemia para salir en libertad, pero los dos jueces que le han negado la fianza han considerado que tiene suficientes contactos para escapar a México, en donde podría darse a la fuga por la cantidad de “socios” que tiene.

LA ÚLTIMA CARTA

Este lunes, SinEmbargo publicó un trabajo de la periodista Linaloe R. Flores que detalla cómo los mexicanos pagaron una de las últimas cartas que García Luna podría jugarse en su juicio en Nueva York. Sólo en la tecnología de la Plataforma México que sirvió para espiar a narcotraficantes, funcionarios y ciudadanos, se gastaron más de 2 mil 773 millones de pesos de dinero público entre 2008 y 2013.

Hoy, cuando el exsecretario de Seguridad Pública se encuentra preso en una cárcel de Brooklyn, Nueva York, por acusaciones relacionadas con narcotráfico, la información obtenida a través de ese aparato le puede servir para conseguir la reducción de condena si se apega al programa de testigos protegidos y logra una negociación.

Ese es el gasto en empresas de tecnología y telecomunicaciones para montar el aparato de la Plataforma México, el sofisticado sistema de inteligencia en línea en el que Genaro García Luna y Felipe Calderón Hinojosa se propusieron conjuntar información de las policías de los estados y municipios, así como de las fuerzas armadas, mientras se desplegaba en México la llamada guerra en contra del narcotráfico.

Se trata sólo de la inversión en tecnología pues el proyecto completo de la Plataforma México costó mucho más: 3 mil 365 millones 45 mil 486 pesos, entre la edificación, el mobiliario de oficina, así como las visitas de personajes y periodistas que eran organizadas mediante agencias de viajes. Todo ello benefició a 29 empresas y tres universidades (ver, más abajo, lista de empresas beneficiadas), de acuerdo con una localización de contratos realizada por SinEmbargo.

Una lista de 22 empresas y tres universidades resultaron favorecidas con la hechura del aparato con el que Genaro García Luna realizó espionaje profesional. La mayor, con seis contratos que sumaron mil 252 millones 883 mil 661 pesos, fue Teléfonos de México (Telmex) del empresario Carlos Slim Helú. De hecho, el contrato mayor– la migración de oficinas foráneas de la Policía Federal a la red de la Plataforma México en 2008- se lo llevó esta telefónica.

Telmex también instaló el núcleo central y la red privada, de la Plataforma México. En 2008, García Luna llamó a una de las subsidiarias de la telefónica -Consorcio Red Uno- y firmó otro contrato por 181 millones de pesos para “el fortalecimiento de la operación de los sistemas de la segunda fase”.

Dos de los contratos de Telmex fueron firmados en el sexenio de Enrique Peña Nieto, cuando empezaba el declive de la Plataforma México. Uno fue para elaborar el núcleo central por 206 millones 631 mil 342 pesos y el otro para un centro de datos en Hermosillo, Sonora, por 48 millones 610 mil pesos.

Genaro García Luna y la familia Slim no sólo hicieron negocios. En 2010, cuando era Secretario de Seguridad Pública Federal, estuvo entre los invitados de la boda de Carlos Slim Domit y María Elena Torruco Garza, en la Iglesia de San Agustín, en Polanco, según las crónicas de periódicos y revistas de ese año. El “exsúper policía” aparece en esas páginas como socialité.

La segunda empresa tecnológica más beneficiada por el presupuesto de García Luna fue Hewlett Packard México con 309 millones 483 mil 810 pesos. De hecho, fue esta mega empresa estadounidense la que armó el centro de datos principal y la que proporcionó el software de la Plataforma México.

Fue también Hewlett Packard -a la que a la que entre 2011 y 2013 se le condonarían mil 520 millones de pesos en impuestos– la que proporcionó la infraestructura de cómputo para los Registros Nacionales de Seguridad Pública, así como el Registro Público Vehicular, que se elaboraron también en la Plataforma México, lo cual costó ocho millones 891 mil 852 pesos.

El otrora todopoderoso Secretario de Seguridad con Calderón. Foto: Cuartoscuro.

CALDERÓN Y GARCÍA LUNA

García Luna diseñó y condujo la “estrategia” de Calderón Hinojosa supuestamente contra los cárteles mexicanos. De acuerdo con la Fiscalía de Estados Unidos, lo que el ex Secretario de Seguridad Pública federal hizo en esos años fue favorecer al Cártel de Sinaloa, una de las organizaciones criminales más sanguinarias de todos los tiempos; también se cree que cuidó los intereses de Joaquín Archivaldo “El Chapo” Guzmán Loera; de Ismael “El Mayo” Zambada y de Héctor Beltrán Leyva.

García Luna, quien fue Secretario de Seguridad Pública de 2006 a 2012 bajo el Gobierno del ex Presidente Felipe Calderón, está acusado en Nueva York de tres cargos de asociación delictiva para el tráfico de cocaína y de falso testimonio.

Durante el juicio a “El Chapo” celebrado a fines de 2018 e inicios de 2019 en Nueva York, el jurado escuchó al ex miembro del Cártel de Sinaloa, Jesús Zambada, testificar que entregó personalmente por lo menos seis millones de dólares a García Luna en pagos clandestinos a nombre de su hermano mayor, el jefe del cártel, Ismael “El Mayo” Zambada.

El testigo dijo que se reunió con García Luna en un restaurante entre 2005 y 2006. Jesús Zambada declaró que le dio una maleta con tres millones de dólares en el lugar. En ese momento García Luna estaba a cargo de la agencia federal de investigación de México. En una segunda reunión en 2007, cuando García Luna ya era Secretario de Seguridad Pública, Zambada dijo que le dio otra maleta con entre tres y cinco millones de dólares.

El pasado 2 de mayo, la ex Embajadora estadounidense Roberta Jacobson reveló a la revista Proceso que el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa contaba con información sobre la relación entre Genaro García Luna y el narcotráfico, reveló.

“Culpar a Estados Unidos por datos que poseía y sugerir que el Gobierno de México no tenía la información sobre la corrupción o problemas de un funcionario, probablemente es tan inocente y peor, francamente, que una dupilicidad”, dijo la ex Embajadora de Estados Unidos en México a la la revista mexicana.

Además, Jacobson le reveló a Proceso: “La información que obteníamos –en el Departamento de Estado– era por conducto de funcionarios estadounidenses, pero venía de parte de mexicanos, ellos era los que más información recibían y tenían sobre la corrupción de García Luna”.

La entrevista, firmada por el periodista J. Jesús Esquivel, expone que Roberta Jacobson supo de los manejos de García Luna incluso desde el sexenio de Vicente Fox Quesada, considerando que de diciembre de 2002 a junio de 2007 ella fue titular del llamado “Mexican Desk” en el Departamento de Estado de Estados Unidos.

El texto de Esquivel afirma que, sin embargo, las nuevas revelaciones de Jacobson se enfocan en los seis años de García Luna en la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, cuando ella, aclara el periodista, se hizo cargo de la Iniciativa Mérida y de otros temas en la relación con México y Canadá.

Felipe Calderón Hinojosa y Genaro García Luna, en 2011. Foto: Cuartoscuro.

Mientras en las más de 500 páginas del libro Decisiones Difíciles. Felipe Calderón Hinojosa sólo hace 7 menciones de Genaro García Luna, quien fuera casi un Vicepresidente en su sexenio, y al final, un relleno. Últimas noticias. El escándalo resumido en un “allá él” si cometió lo que dice que hizo.

Calderón Hinojosa habla de él, de su triunfo, de “sus logros”. De su “compromiso” con México. Pero huye de la tragedia, del dolor, de los muertos, de los desaparecidos. Huye incluso de la realidad: en esas 584 (según la versión Kindle) o 520 páginas (de la versión impresa).

El libro hace un repaso de su vida política, desde las elecciones en las que resultó ganador, pasando por la extinción de Luz y Fuerza, la crisis económica o la pandemia de la influenza, hasta la polémica estrategia de seguridad implementada por su gobierno. En este último punto hace referencia a su exsecretario de Seguridad, Genaro García Luna, en seis ocasiones y un agregado para referirse a la detención de quien fuera su súpersecretario, a quien le confío una de las tareas más importantes del país.

De acuerdo con una versión que comenzó a circular este lunes, la primera vez que aparece el nombre de García Luna es cuando narra cómo escogió a su gabinete de seguridad. Después lo vuelve a mencionar, en la misma página, junto con Eduardo Medina Mora, quien fuera su Procurador.

La tercera vez que lo menciona es cuando relata que ambos exfuncionarios le presentaron una propuesta en materia de seguridad pública formulada prácticamente en conjunto. La cuarta vez que aparece García Luna en el libro, según la versión que circula, es para explicar su decisión de nombrarlo Secretario de Seguridad.

En el texto relata que eligió a Garcia Luna porque le convenció su experiencia en materia de seguridad. Resalta la labor del exfuncionario en el Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (Cisen) y que le serviría para formar la nueva Policía Federal.

La quinta vez que Calderón menciona a García Luna es cuando narra la violencia que se estaba viviendo en México. Destaca que entre los entonces secretarios de la Defensa, Marina y Seguridad Pública se encargaban del orden de la población.

La sexta y séptima vez que lo menciona es en el capítulo donde narra la extinción de Luz y Fuerza, un episodio en el que García Luna colaboró para contener a los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).

La última vez que el expresidente Felipe Calderón hace referencia a Genaro García Luna en su libro, según la versión en PDF que circula, es en unos breves párrafos para hablar de la detención del exsecretario, preso en una cárcel de Brooklyn, Nueva York, por acusaciones relacionadas con narcotráfico.

“Sobre la detención de García Luna” es el subtítulo en el que Calderón pide respetar al presunción de inocencia de García Luna, pero también advierte que si llegara a demostrarse su culpabilidad, sería una traición a la confianza depositada en él.

-Con información de Linaloe Flores y Guadalupe Fuentes