La gran guerra entre el Cártel de Sinaloa y su hijo renegado el Cártel Jalisco Nueva Generación no se ha dado. De alguna manera se han dividido territorios y se han respetado cotos para no toparse frente a frente. El día que eso pase será un derramamiento de sangre. Pero en 2016, el secuestro en Puerto Vallarta de uno de los hijos de “El Chapo” Guzmán estuvo a punto de conducir a esas dos fuerzas armadas a una guerra total: la gran guerra.

Ciudad de México, 18 de octubre (SinEmbargo).- El día de ayer la ciudad de Culiacán, Sinaloa, vivió una jornada violenta desatada por la detención de Ovidio Guzmán López, uno de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán; sin embargo, esta no es la primera ocasión en la que el estado se ha visto afectado por enfrentamientos relacionados con la familia del narcotraficante mexicano actualmente preso en Estados Unidos.

En 2016, diversos municipios sinaloenses se vieron afectados por una ola de ataques derivados del secuestro de Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijo de “El Chapo” –medio hermano de Ovidio, quien ayer fue capturado por fuerzas federales y luego liberado–, quien fue privado de su libertad por presuntos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que encabeza Nemesio Oseguera, mejor conocido como “El Mencho”.

La Fiscalía General del Estado de Jalisco informó entonces que seis presuntos integrantes de un grupo criminal, supuestamente del Cártel de Sinaloa, habían sido secuestrados por un comando en un restaurante de Puerto Vallarta; entre los desaparecidos se encontraba Jesús Alfredo.

A pesar de que diversas fuentes señalaban que otro de los hijos de “El Chapo”, Iván Archivaldo Guzmán Salazar, también había sido plagiado, esta información fue descartada por el Fiscal jalisciense.

Una de las imágenes filtradas del secuestro. Foto: El Blog del Narco

El 15 de agosto de 2016, Jesús Alfredo acudió con un grupo de al menos 15 personas al restaurante La Leche, ubicado Puerto Vallarta, Jalisco, con el fin de realizar una celebración; sin embargo, durante la velada un comando ingresó al establecimiento y sometió a los presentes.

Un día después, las imágenes del supuesto plagio fueron filtradas a través del Blog del Narco y difundidas en redes sociales. En las fotografías se aprecia que los supuestos captores habrían utilizado armas largas para someter al grupo.

De acuerdo con información de la Fiscalía jalisciense, los agresores únicamente se llevaron a seis hombres que estaban en el lugar, entre los cuales se encontraba el hijo de “El Chapo”, mientras que las mujeres del grupo fueron dejadas en el restaurante.

A partir de cinco autos de lujo que quedaron abandonados fuera del restaurante, presumiblemente de los secuestrados, la policía pudo deducir que las víctimas eran de los estados de Sinaloa, Nayarit y de Jalisco.

VIOLENCIA SE DESATA EN SINALOA

Durante la misma semana en la que ocurrió el secuestro del hijo del capo mexicano –ahora condenado a cadena perpetua en Estados Unidos–, se registraron al menos 29 homicidios dolosos en distintos municipios sinaloenses, la mayoría cometidos en Mazatlán, Culiacán y Mocorito.

En algunos de estos casos, las víctimas fueron encontradas junto con amenazas dirigidas a Joaquín “El Chapo” Guzmán e Ismael “El Mayo” Zambada, otro de los líderes de esa organización que es considerada la más vetusta del país y que tiene actualmente decenas de ramificaciones internacionales, como han mostrado reporte de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

La estructura criminal de la familia de “El Chapo”, de acuerdo con datos de la DEA. Foto: Especial

Durante los 15 días siguientes a la desaparición del hijo del narcotraficante, en Sinaloa se reportaron más de 50 asesinatos cometidos en la entidad.

Otra versión de entonces, la de Ismael Bojórquez, director del semanario RíoDoce, dice que los dos hermanos fueron secuestrados: Iván Archivaldo Guzmán y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, pero fueron liberados por la intervención de Ismael “El Mayo” Zambada, tras haber sido secuestrados por integrantes del Cártel de Jalisco Nueva Generación.

“Dos o tres días después de que fueron secuestrados, nosotros supimos de que quién estaba interviniendo directamente en la negociación, o había hablado con los líderes del Cártel Jalisco Nueva Generación para que fueran liberados, fue ‘El Mayo’ Zambada”, expresó el periodista.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, Bojórquez dijo que además de su hermano Jesús Alfredo, Iván Archivaldo también fue privado de su libertad, pese a que las autoridades sólo pudieron confirmar el plagio del primero durante la madrugada del pasado lunes 15 de agosto. Asimismo, aseguró que los hijos del líder del Cártel de Sinaloa estaban sanos y salvos.

“Oficialmente siempre se dijo que era uno de los hijos de ‘El Chapo’ […] [pero] nosotros tenemos entendido que eran los dos” quienes fueron secuestrados en La Leche, ahondó Bojórquez.

El periodista no aclaró entonces los detalles sobre el secuestro y acerca de las condiciones bajo las que los jóvenes fueron devueltos ya que, según su versión, sólo se enteraron de que estaban vivos y que habían sido liberados.