De acuerdo con información revelada por el diario Milenio, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) desmontará árboles de 26 especies diferentes, entre las que destacan 38 ejemplares de cedro blanco, la cual se encuentra bajo Protección Especial de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).  

Ciudad de México, 19 de mayo (SinEmbargo).- Más de cinco mil árboles serán derribados y retirados de las instalaciones de la Base Aérea Militar de Santa Lucía para dar paso a la construcción del Aeropuerto “General Felipe Ángeles”, de acuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental elaborada por el Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), reveló Milenio.

Según la información dada a conocer por el diario, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) desmontará un total de cinco mil 195 árboles de 26 especies diferentes, el equivalente a mil 814 metros cúbicos de madera, los cuales fueron sembrados como parte de la construcción de la base militar.

En dicho estudio, la UNAM también alerta que la Sedena no cuenta con el presupuesto necesario para implementar las medidas de mitigación y recuperación ambiental necesarias para contrarrestar el impacto ocasionado por la construcción del aeropuerto.

Terrenos en la base militar de Santa Lucía, en dónde a partir del próximo lunes se construirá el nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro

Un censo realizado por la Universidad reveló que entre las especies de vegetación que serán retiradas destacan 38 ejemplares de cedro blanco, la cual se encuentra bajo Protección Especial en la NOM-059 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Además, serán retirados mil 487 cedros y mil 193 pirules, mismos que representan alrededor del 50 por ciento de los árboles talados.

Finalmente, la Manifestación de Impacto Ambiental  considera la posibilidad de rescatar una porción de los érboles que sean retirados para reubicarlos en otra área de las instalaciones de la base aérea.

Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, y Rafael Ojeda, secretario de Marina, durante el banderazo de inicio de los Estudios y Trabajos Preliminares para la Construcción del Aeropuerto Internacional “General Felipe Ángeles”. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro

AEROPUERTO TAMBIEN AFECTARÁ A LAS AVES

En lo que respecta a la fauna que habita en los alrededores de la zona del proyecto, la Manifestación de Impacto Ambiental, citada por Milenio, señala que de las 220 especies de aves que habitan en las inmediaciones de la Laguna de Zumpango, se detectó que 94 de ellas utilizan el área de la obra como sitio de paso, de percha o de forrajeo.

Debido a que dicho estudio fue realizado de enero a marzo, la UNAM señaló que aún hace falta llevar a cabo un análisis de la dinámica de aves migratorias durante la época de estío y lluvias.

“Ya hasta se podría iniciar la construcción de las pistas, pero estamos actuando con mucho cuidado, con mucha prudencia, no queremos dar motivo a cuestionamientos”, dijo el Presidente. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro

AMLO ARRANCA TRABAJOS EN SANTA LUCÍA

El Presidente Andrés Manuel López Obrador arrancó el pasado 29 de abril los estudios y trabajos para la construcción del Aeropuerto Felipe Ángeles en la base aérea de Santa Lucía. Y recalcó que ya se hizo una consulta con la gente de la zona y que aceptaron el proyecto.

Aún a la espera de los estudios de Impacto Ambiental para la construcción del aeropuerto Felipe Ángeles, el Presidente dio el banderazo para el arranque de los trabajos en Santa Lucía.

“Ya hasta se podría iniciar la construcción de las pistas, pero estamos actuando con mucho cuidado, con mucha prudencia, no queremos dar motivo a cuestionamientos”, dijo.

Insistió en que ya se llevó a cabo una consulta alrededor de la Base de Santa Lucía y que la gente ya aprobó el proyecto.

Recalcó que la obra en Santa Lucía resolverá el problema de saturación del actual aeropuerto y que será también “un ejemplo de cómo se puede llevar a cabo una política racional, austera, en el marco de la honestidad”.

Recordó que construir el aeropuerto en Texcoco iba a significar cancelar dos aeropuertos, el AICM y el de la Base Aérea de Santa Lucía “estratégico para la atención a la población en casos de desastre”.

“Se iban a perder dos instalaciones fundamentales, con todo el costo que esto implicaba”, sostuvo.

El Jefe del Ejecutivo Federal indicó que en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México hace poco se llevó a cabo un a ampliación, la segunda terminal, que costó 12 mil millones de pesos, hace doce años. Y que hace cuatro años además se construyó un hangar presidencial que costó mil millones de pesos y “todo eso se iba a tirar a la basura”.