“Es un convenio, desde mi punto de vista, equitativo. Aunque parezca increíble”, dijo el Presidente López Obrador y agregó “es absolutamente falso, es una mentira. No se les va a dejar sin agua”.

Denunció que hay participación política en el conflicto debido al periodo electoral que se avecina.

Ciudad de México, 20 de julio (SinEmbargo).- El domingo, granjeros de Chihuahua se enfrentaron con elementos del Ejército mexicano en una protesta por la liberación de agua de una presa de México para saldar una deuda con Estados Unidos. El Presidente Andrés Manuel López Obrador expresó esta mañana que la preocupación que tienen está basada en mentiras, “no se les va a dejar sin agua”.

“Tenemos que cumplir con el convenio que se suscribió con Estados Unidos desde 1943-44. Esto significa que tenemos que entregar una parte del agua que se va a los ríos de México, que se interna al territorio nacional”, explicó el mandatario mexicano esta mañana.

Granjeros del estado aseguran que necesitan del agua para sus cultivos locales. El gobierno estatal informó que había concretado un acuerdo para suspender las liberaciones de la presa hasta que pudieran llevarse a cabo nuevas negociaciones el martes.

Sin embargo, la Comisión Nacional del Agua indicó que hay líquido suficiente para los cultivos locales, como nogal, sandía, chile, cebolla y alfalfa, por lo que se continuará con los pagos.

“Es un convenio, desde mi punto de vista, equitativo. Aunque parezca increíble”, dijo el Presidente López Obrador al respecto de las movilizaciones. Además expresó a las personas que residen en la región de Jiménez, Delicias y Camargo del estado de Chihuahua que es falso que se vayan a quedar sin agua para sus cultivos.

“Eso es absolutamente falso, es una mentira. No se les va a dejar sin agua”, aseguró, pero también dijo que su gobierno no quiere dar pie a una revisión del tratado “para que no se de motivo a ninguna represalia que perjudique a nuestra nación, a nuestro país”.

Denunció que hay participación política en el conflicto debido al periodo electoral que se avecina.

En un video publicado por el diputado Mario Mata Carrasco se observa a soldados lanzando gases lacrimógenos hacia los manifestantes en la presa Las Vírgenes, en el estado de Chihuahua, limítrofe con Estados Unidos. En el lugar se podía ver a varios vehículos de la policía militar y la Guardia Nacional.

De acuerdo con un tratado de 1944, México le debe a Estados Unidos alrededor de 512 millones de metros cúbicos (415.000 acres-pie) de agua al año que debe saldar antes del 24 de octubre. El pago se realiza liberándola en las presas mexicanas. El país latinoamericano se ha retrasado significativamente en sus pagos en años previos y ahora tiene que ponerse al corriente rápidamente en sus transferencias.

México recibe más agua de la que brinda a Estados Unidos según el tratado, que rige el flujo de ríos fronterizos y transfronterizos, incluyendo el Colorado.

No es la primera vez que hay enfrentamientos en torno al tema. En marzo, manifestantes quemaron camiones, bloquearon caminos y protestaron en la presa La Boquilla, también en el estado de Chihuahua.

En febrero, el Presidente López Obrador dijo que hay agua suficiente para abastecer a los agricultores locales y realizar los pagos a Estados Unidos.

“Siempre se ha pagado lo que le corresponde a México, siempre, y no lo vamos a dejar de hacer porque no queremos un conflicto internacional”, dijo. “Los acuerdos se cumplen. Si tenemos firmado un tratado, tenemos que cumplir”.

-Con información de AP