Author image

Alejandro Calvillo

20/08/2019 - 12:04 am

Huelga General Global o la travesía de una niña

Este Planeta que presenta un acelerado calentamiento global que está poniendo en crisis las condiciones básicas de sobrevivencia, con una desaparición masiva de especies, todo causado por un modelo económico basado en la usura que ha provocado también una muy profunda desigualdad social.

“Greta Thunberg se convirtió en un símbolo y en una voz tan poderosa que ha estado en los principales eventos políticos y económicos del continente europeo hablando frente a cientos de gobernantes y los directivos de las grandes corporaciones”. Foto: EFE

Dentro de un mes se realizará la primera Huelga General Global en la historia de la humanidad, por lo menos, es la primera convocatoria a hacerlo. La huelga pretende enfrentar el mayor reto que se ha presentado a la humanidad. La razón de esta huelga es la situación extrema a la que las actividades del actual modelo civilizatorio han llevado al Planeta. En Europa, donde en algunas naciones aún quedan vestigios de sociedades democráticas, la respuesta seguramente será masiva. En los Estados Unidos, la preocupación sobre el cambio climático se ha disparado en los últimos años, a pesar del negacionismo que impulsaron las grandes corporaciones y los republicanos aliados a ellas.

La extrema derecha que venía arrasando con las predilecciones electorales en naciones europeas y llevó a la presidencia a Donald Trump en los Estados Unidos, está perdiendo fuerza por una razón principal: su negación frente al evidente cambio climático que se ha vuelto una de las principales preocupaciones de los ciudadanos. De hecho, el Gobierno de Trump, después de realizar una limpia de todos los expertos en cambio climático del Gobierno federal; de mandar a retirar la mención del cambio climático en las páginas oficiales de su administración; de afirmar que el cambio climático era una manipulación china; de tirar abajo regulaciones ambientales que habían costado decenios establecer, y, de abrir áreas protegidas a la explotación de combustibles fósiles, ahora está viendo, junto con líderes de su partido cómo comenzar a hablar de esta amenaza global.

Este movimiento tiene como voz y símbolo a una niña que habla con lenguaje tan claro y directo, por su reclamo generacional contra la herencia del planeta en una situación catastrófica. Este Planeta que presenta un acelerado calentamiento global que está poniendo en crisis las condiciones básicas de sobrevivencia, con una desaparición masiva de especies, todo causado por un modelo económico basado en la usura que ha provocado también una muy profunda desigualdad social.

La niña de 16 años ha encabezado, en pocos meses, desde que inició su huelga los viernes frente al Parlamento sueco, un movimiento que ha llevado a las calles a más de un millón de jóvenes. Greta Thunberg se convirtió en un símbolo y en una voz tan poderosa que ha estado en los principales eventos políticos y económicos del continente europeo hablando frente a cientos de gobernantes y los directivos de las grandes corporaciones. Los ha culpado de la situación actual, de privilegiar sus ganancias por sobre la vida de la humanidad, de la actual y las futuras generaciones. No sólo ha hablado de justicia ambiental, ha señalado las injusticias sociales estableciendo la profunda relación entre una y las otras.

Sin duda, las naciones que han comenzado a sufrir en mayor medida el cambio climático y que serán las que sufrirán más sus consecuencias, son las de medios y bajos ingresos. Su vulnerabilidad es mucho mayor. Por ejemplo, poco se habla de la sequía que afecta a Centroamérica y que es una de las razones de las migraciones masivas. Este tipo de fenómenos habían sido previstos por los expertos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático pero nunca consideraron que se presentaran tan pronto. Para explicar la vulnerabilidad, pongamos el ejemplo de las tormentas que han azotado a las ciudades de Tijuana, México, y San Diego, Estados Unidos. La misma tormenta no pasa de generar inundaciones y algunos daños materiales en San Diego, mientras en Tijuana puede representar pérdida de vidas humanas, una gran cantidad de casas habitación ubicadas en cañadas que son destruidas, diversos servicios urbanos como electricidad, alcantarillado y vialidades destruidas. Este es sólo un ejemplo, pero la vulnerabilidad está en la producción de alimentos, en el acceso al agua, en la capacidad de responder frente a eventos climáticos extremos, en la posibilidad de mantener condiciones mínimas de sobrevivencia.

La Huelga General Global será el 20 de septiembre previo a la Cumbre de Naciones Unidas de Acción Climática. Esta Cumbre ha sido convocada de forma urgente por el Secretario General de la ONU para realizarse en Nueva York el 23 de septiembre con la esperanza de que se presenten propuestas desde los gobiernos, la industria, la sociedad civil y de que venga una expresión masiva de exigencia a acción radical para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y proteger los recursos naturales y las otras formas de vida.

Como símbolo del movimiento de los jóvenes contra el cambio climático, Greta ha sido invitada a hablar en la Cumbre de Acción Climática en Nueva York. Sus recorridos por Europa los ha realizado en tren por ser este el medio de más bajas emisiones. Para viajar a Nueva York lo hará en un velero apoyado con energía solar. El cambio que se requiere no es cosmético como pretenden diversos gobiernos y las grandes corporaciones. Las emisiones de un pasajero volando de Europa a Nueva York equivalen al 20 por ciento de las emisiones de un auto promedio en todo un año.

El 20 de septiembre, día de la primera Huelga General Global saldrán jóvenes y trabajadores a pronunciarse por acciones urgentes frente al cambio climático, por el abandono de los combustibles fósiles, por una economía que no se centre en incrementar la ganancia del 1 por ciento de la población, sino que sirva para cubrir las necesidades de la mitad de la población mundial. Veremos que tanto este llamado levanta las acciones en las naciones de medios y bajos ingresos, lo hará en muchas naciones, ojalá en México se sumen al llamado las universidades, las escuelas públicas y privadas, los sindicatos, los centros de trabajo.

Requerimos alzar la voz para redirigir, suena fácil pero es la tarea más difícil que enfrenta esta civilización global. En juego está nuestro presente y las condiciones de sobrevivencia de nuestros hijos ya que nos estamos acercando a un punto de no retorno. De hecho, no sabemos si ya lo rebasamos, pero no estamos para probarlo.

Alejandro Calvillo
Sociólogo con estudios en filosofía (Universidad de Barcelona) y en medio ambiente y desarrollo sustentable (El Colegio de México). Director de El Poder del Consumidor. Formó parte del grupo fundador de Greenpeace México donde laboró en total 12 años, cinco como director ejecutivo, trabajando temas de contaminación atmosférica y cambio climático. Es miembro de la Comisión de Obesidad de la revista The Lancet. Forma parte del consejo editorial de World Obesity organo de la World Publich Health Nutrition Association. Reconocido por la organización internacional Ashoka como emprendedor social. Ha sido invitado a colaborar con la Organización Panamericana de la Salud dentro del grupo de expertos para la regulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a la infancia. Ha participado como ponente en conferencias organizadas por los ministerios de salud de Puerto Rico, El Salvador, Ecuador, Chile, así como por el Congreso de Perú. el foro Internacional EAT, la Obesity Society, entre otros.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas