México

Rutilio Escandón sabotea acuerdos, reprime y solapa narcos y grupos armados: EZLN

20/09/2021 - 7:31 pm

En un comunicado, el EZLN advirtió que “ante la acción y omisión de las autoridades estatales y federales frente al crimen actual y los anteriores, tomaremos las medidas pertinentes para que se aplique la justicia.

Ciudad de México, 20 de agosto (SinEmbargo).- El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) advirtió que Chiapas está “al borde de una guerra civil” y aseguró que “el desgobierno de Rutilio Escandón Cadenas está haciendo todo lo posible por desestabilizar al estado suroriental mexicano”.

En un comunicado firmado por el Subcomandante Insurgente Galeano, el ELZN acusó que el Gobernador “reprime con lujo de violencia a los normalistas rurales” y “sabotea los acuerdos tomados entre el magisterio democrático y el Gobierno federal, orillando a los maestros a movilizarse radicalmente para que se cumplan dichos acuerdos”.

Además, advirtió que las alianzas del Gobernador estatal Rutilio Escandón “con el narcotráfico provocan que las comunidades originarias se vean obligadas a formar grupos de autodefensa porque el Gobierno nada hace para preservar la vida, libertad y bienes de los pobladores”.

“El Gobierno de Chiapas no sólo solapa a las bandas de narcotraficantes, también alienta, promueve y financia a grupos paramilitares como los que atacan continuamente comunidades en Aldama y Santa Martha”, agregó.

Rutilio Escandón Cadenas, Gobernador de Chiapas. Foto: Presidencia vía Cuartoscuro.

Asimismo, explicó que el Gobierno estatal “lleva adelante una política de vacunación propositivamente lenta y desordenada que está provocando inconformidades entre la población rural y que no tardará mucho en explotar. Mientras tanto, sube el número de muertes por COVID-19 en las comunidades sin que se tomen en cuenta”.

Por otro lado, el EZLN acusó que el Gobierno estatal “trató de sabotear” la salida de su delegación La Extemporánea, que participa en “la travesía por la vida” hacia Europa, ordenando a sus paramilitares de la Orcao el secuestro de José Antonio Sánchez Juárez y Sebastián Núñez Pérez, miembros de la Junta de Buen Gobierno (JBG), “dejando impune el crimen y tratando de provocar una reacción del ELZN con el fin de desestabilizar un estado cuya gobernabilidad pende de un hilo”.

El EZLN aseguró que Sánchez Juárez y Núñez Pérez fueron “secuestrados” el 11 de septiembre por la mañana, cuando La Extemporánea se encontraba en Ciudad de México. El EZLN “aguardó con paciencia hasta agotar los canales posibles para la solución.

Ambos, dijo, estuvieron privados de su libertad y posteriormente fueron liberados gracias a la intervención de los párrocos de San Cristóbal de las Casas y de Oxchucas, así como de organizaciones defensoras de los derechos humanos, y las movilizaciones y denuncias que se realizaron en México y, sobre todo, en Europa”.

“Mientras el Gobierno de Chiapas saboteaba y estorbaba la liberación, fueron organizaciones defensoras de los derechos humanos y la Iglesia católica progresista quienes valoraron con justeza lo que podría ocurrir”, añadió.

El EZLN detalló que “la Orcao es una organización político-militar de corte paramilitar, tiene uniformes, equipos, armas y parque obtenidos con el dinero que reciben de los programas sociales. Se quedan con una parte y la otra la dan a los funcionarios para que publiquen que se está cumpliendo con el asistencialismo. Con esas armas disparan todas las noches contra la comunidad zapatista de Moisés y Gandhi”.

Integrantes del Escuadrón Zapatista “La Extemporánea” hacen fila en la aerolínea antes de su viaje a Europa, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Foto: Carlos Ramírez, EFE.

En la misiva, la agrupación hizo un llamado “a la Europa de abajo y a la izquierda y a la Sexta Nacional e Internacional a manifestarse el 24 de septiembre frente a las embajadas y consulados de México, y en las casas del Gobierno de Chiapas, para exigirles que se dejen ya de provocaciones y abandonen el culto a la muerte que profesan”.

Por último, el EZLN advirtió que “ante la acción y omisión de las autoridades estatales y federales frente al crimen actual y los anteriores, tomaremos las medidas pertinentes para que se aplique la justicia a los criminales de la ORCAO y funcionarios que los apadrinan”. “Para otra ocasión ya no habrá comunicado. O sea, no habrá palabras, sino hechos”, aseguró.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas