Un juez federal de control calificó de ilegal la detención de José Alfredo Cárdenas Martínez, luego de que su defensa legal demostrar que la captura no ocurrió como describieron elementos de la Secretaría de Marina.

Ciudad de México, 21 de febrero (SinEmbargo).- José Alfredo Cárdenas Martínez, alias “El Contador”, fue dejado en libertad luego que un Juez considerara que su detención, realizada el pasado lunes en Matamoros, Tamaulipas, fue “ilegal”.

Además, no contaba con órdenes de aprehensión que lo pudieran mantener detenido.

De acuerdo con fuentes del Gobierno federal, la esposa y defensa legal del sobrino de Osiel Cárdenas Guillén, ex líder del Cártel del Golfo, presentaron durante su audiencia videos que demuestran que fue detenido al interior de su casa y no en la calle, como afirmó la Marina.

En los videos presentados por la defensa se observa a miembros de la Marina mexicana entrar al domicilio, desconectar las cámaras de vigilancia, ingresar al inmueble y detener a Cárdenas y también a un vehículo oficial estacionado dentro de la casa.

“En virtud de las pruebas exhibidas por la defensa”, el juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio en el Penal de alta seguridad de Almoloya, decretó como ilegal su detención, indicaron las fuentes.

El pasado lunes, la dependencia informó en un comunicado que la detención de cárdenas Martínez se logró en un operativo, luego de tener conocimiento de la ubicación de un domicilio donde se encontraba un grupo de personas armadas.

“Por lo que, personal naval se dirigió al área y al arribar a inmediaciones del domicilio, el grupo de personas armadas al percatarse de la presencia de elementos navales emprendieron la huida en diferentes direcciones; cabe destacar que en esta acción se logró la detención de José Alfredo ‘N’, quien presuntamente era líder de una organización delictiva en esa región”, detalló.

“El Contador”, presunto jefe de plaza del cártel en Matamoros, fue trasladado al penal de El Altiplano en Almoloya de Juárez, Estado de México, que podría abandonar en cualquier momento.

Según información de la Administración para el Control de Drogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), el capo, también conocido como “El Sobrino”, se convirtió en uno de los líderes del Cártel del Golfo tras la detención de Cárdenas Guillén, ocurrida el 14 de marzo del 2003, también en Matamoros, por elementos del Ejército Mexicano y de la Procuraduría General de la República (PGR).

“El Contador” encabezaba una fracción del Cártel del Golfo en disputa contra el grupo de Luis Alberto Blanco Flores, alias “El M28” o “Comandante Pelochas”, de Río Bravo.

El 7 de marzo del 2005, el Gobierno Mexicano concedió la extradición de Osiel Cárdenas Guillén, sin embargo, su entrega no fue inmediata. Finalmente fue extraditado el 19 de enero de 2007 a los Estados Unidos, donde enfrentó 19 cargos en una Corte de Houston, Texas.

Luego, en julio del 2009, durante su juicio, Cárdenas Guillén se declaró culpable de un cargo por narcotráfico, uno por lavado de dinero, y tres por extorsión e intento de asesinato de agentes federales estadounidenses.

A cambio de declararse culpable, al ex líder del Cártel del Golfo le fueron retirados otros 12 cargos por narcotráfico, en 2010, y se le dictó una sentencia de 25 años de prisión, así como una multa de 50 millones de dólares.

En abril pasado, una investigación realizada por el diario estadounidense The Dallas Morning News, señaló que la declaración de culpabilidad acordada entre Cárdenas Guillen y el Gobierno de EU provocó “una violenta ruptura” entre los carteles de El Golfo y Los Zetas, su ex brazo ejecutor y paramilitar.

Ante ello, Los Zetas -siendo ya un grupo criminal autónomo- comenzaron a pelear el territorio con el Cártel del Golfo, lo que condujo a la muerte de miles de personas en México y a lo largo de la frontera con Texas, señaló el rotativo.

Según la DEA, el Cártel del Golfo ha perdido fuerza y durante los últimos años, además del tráfico de marihuana y cocaína, se ha expandido hacia el mercado de la heroína y la metanfetaminas, cuyos principales destinos son Houston, Detroit y Atlanta, en los Estados Unidos.

-Con información de EFE.