La DEA indicó que el descubrimiento condujo a los agentes a otra vivienda en el área metropolitana de Atlanta, donde hallaron otro laboratorio clandestino y las mil 200 libras de metanfetamina cristalina, conocida como crystal meth.

Atlanta, 21 de febrero (EFE).- Autoridades federales anunciaron este jueves los resultados de un operativo que culminó con el decomiso de mil 200 libras (544.31 kilos) de metanfetamina, con un valor en el mercado negro que oscila entre los dos y cuatro millones de dólares, y vincularon la drogas con cárteles mexicanos.

Agentes antidrogas se incautaron del cargamento luego de que los bomberos alertaran sobre el hallazgo de un laboratorio clandestino tras un incendio en un complejo de apartamentos en el condado de Cobb, en el oeste del área metropolitana de Atlanta, se informó en una rueda de prensa.

En la vivienda se encontraron paquetes de “candelas” con el sello de que habían sido inspeccionadas en la frontera con México, donde estaba oculta la droga.

“Parecían perfectamente candelas comerciales de esas que comprarías”, aseguró el agente especial de la Administración para el Control de Drogas (DEA) Robert J. Murphy, quien está a cargo de la oficina regional de la agencia en la ciudad de Atlanta, durante la rueda de prensa.


La DEA indicó que el descubrimiento condujo a los agentes a otra vivienda en el área metropolitana de Atlanta, donde hallaron otro laboratorio clandestino y las mil 200 libras de metanfetamina cristalina, conocida como crystal meth.

Las autoridades dijeron que una persona, cuya identidad no fue revelada, resultó detenida durante el operativo y que no informarían, por ahora, a cuál cártel mexicano vinculan la droga para no entorpecer una investigación en curso.

Murphy indicó que en la segunda vivienda en Forest Park también se encontraron cien galones de sustancias para producir otras 500 libras de la droga.

“El reciente decomiso de mil 200 libras de metanfetamina significa que esta droga tóxica nunca llegará a las calles para su consumo”, declaró Murphy.

Atlanta es considerado un punto importante de distribución de los carteles de la droga mexicanos por su ubicación estratégica y por las mismas razones que la convierten en un lugar “fácil para hacer negocios”, según las autoridades.