Sofá

¿Por qué el Spiderman de Tobey fascinó y el de Andrew no? Creativo de Netflix explica

21/07/2021 - 12:02 am

¿Qué hace a los personajes atractivos?, ¿por qué unos impactan y otros no? Chris Mack, director de desarrollo talento creativo en Netflix, explica que el poder está en el guión.

Por Magdalena Tsanis

Madrid, 21 jul (EFE).- ¿Por qué el Spiderman de Tobey Maguire funcionó y el de Andrew Garfield no? ¿O por qué el público ama la trilogía de Batman de Christopher Nolan pero no tanto el Supermán de Zack Snyder? La respuesta, siempre, está en el guión, según Chris Mack, director de desarrollo talento creativo en Netflix.

El ejecutivo estadounidense impartió una clase magistral en Madrid centrada en las claves de la creación de personajes en el marco de CIMA Impulsa, un programa de formación para mujeres cineastas que busca favorecer su acceso a la industria audiovisual.

Antes de llegar a Netflix, Mack fue ejecutivo de NBC, donde supervisó producciones como The Fresh Prince of Bel-Air o In the House, fue guionista en series como ER, The Twilight Zone y director del programa de formación en Warner Bros.

“Definir un objetivo es siempre el primer paso, el deseo de conseguir algo es lo que engancha a la audiencia, puede ser algo que deseamos ser o algo que deseamos hacer, esto nos excita”, señaló Mack.

Ascender en la escala social, salvar el mundo, vengarse, salvar a los seres queridos o demostrar que alguien está equivocado son algunos de los propósitos más frecuentes en las historias de gran alcance. “Todas tienen algo en común, son difíciles de lograr”, puntualizó.

Chris Mack, director de desarrollo talento creativo en Netflix. Foto: Twitter vía @CimaImpulsa

Más allá del arranque, mencionó tres ingredientes imprescindibles en cualquier personaje: un catalizador, motivación subyacente o historia de fondo; una brújula moral o código ético y una transformación a través de la superación de obstáculos y retos de los que el personaje sale crecido.

En el caso de Spiderman, el catalizador sería la mordedura de una araña radiactiva que confiere poderes a un adolescente Peter Parker unido al sentimiento de culpa por la muerte de su tío; la pauta ética, que un gran poder conlleva una gran responsabilidad y en cuanto a la transformación, es una historia de paso a la edad adulta.

Según Mack, tanto las películas protagonizadas por Tobey Maguire y por Tom Holland -más recientemente- se adaptan a ese esquema. Sin embargo, el hombre araña de Andrew Garfield resultaba “demasiado frío y acomodado”, los guionistas “olvidaron que era un adolescente” y toda la diversión que eso conlleva.

Tom Holland como Spider-Man. Foto: Marvel

En función de esos tres ingredientes, el ejecutivo de Netflix elabora una clasificación de personajes con arquetipos como “el campeón reacio”, lanzado a una misión de un modo inesperado y que para ello debe mejorar sus habilidades, como el protagonista de Black Panther o el Luke Skywalker de Star Wars.

El “profesional”, que pone su moralidad a prueba en sus misiones, como James Bond o el protagonista de Tenet, aunque en este caso Mack considera que no está logrado porque es un personaje “unidimensional” y se pierde de vista su motivación profunda.

Elisabeth Moss como Defred en The Handmaid’s Tale encajaría en la categoría de “activista”, una mujer que se enfrenta al poder establecido, en este caso la transformación se produce en el exterior, no en el personaje.

Y Supermán es el ejemplo más evidente del tipo “perfecto”, el que hace siempre lo correcto. Y esa es precisamente su “debilidad”, es tan bueno que es muy difícil escribir sobre él y los guionistas se ven obligados a confiar en la historia de amor con Lois Lane.

Supermán Richard Donner. Foto: Especial

Para Mack, el mejor Supermán es el de Richard Donner de 1978, que pone el acento en cómo descubre sus poderes y se enamora, frente al Man of Steel de Zack Snyder, que considera más superficial.

El rebelde (Han Solo o Jack Sparrow), el vigilante (John Wick), el desvalido (Arya Stark de Game of Thrones), o el adorable perdedor son otros de los modelos que cita Mack.

Aunque finalmente como “experto del entretenimiento”, lo mejor que le puede pasar cuando lee un guión, afirma, es dejarse llevar por la historia. “Si el guión es bueno me olvido de que soy experto; si es malo, tomo notas”.