Impuestos, nuevo etiquetado e inversión fueron algunos de los temas centrales que Quincey y el presidente López Obrador retomaron durante un diálogo “respetuoso, constructivo y franco”.

El británico fue presidente de la división México de Coca-Cola entre 2005 y 2008, periodo en que la multinacional adquirió Jugos del Valle.

Ciudad de México, 21 de septiembre (SinEmbargo).- El Presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió este lunes con el director ejecutivo mundial de la empresa Coca-Cola, James Quincey.

El mandatario mexicano anunció en sus redes sociales que el empresario británico lo visitó en Palacio Nacional.

El apoyo a pequeños comerciantes, la designación de impuestos, la campaña de orientación nutricional, el nuevo etiquetado y la inversión en el país fueron, de acuerdo con el Presidente López Obrador, los temas centrales que se tocaron durante el diálogo “respetuoso, constructivo y franco” que sostuvo con el ejecutivo de una de las compañías más grandes del mundo.

James Quincey es el CEO de The Coca-Cola Company desde 2017 y fue elegido como Presidente de la Junta de la compañía en 2019. Antes de llegar a estos puestos fue presidente y director de operaciones de la empresa de 2015 a 2017.

La compañía reconoce que el empresario británico logró la ampliación de la cartera de marcas y mejoró su participación en el mercado, cuando fue presidente del Grupo Europa de Coca-Cola. Desde 1996 se incorporó a la empresa en Atlanta en el puesto de director de estrategia de aprendizaje del Grupo de América Latina.

Después se desempeñó en puestos en América Latina y fungió presidente de la división South Latin en 2003; de 2005 a 2008 fue el presidente de la división México de la empresa, periodo en el que Coca-Cola adquirió Jugos del Valle.

CONTRA EL ETIQUETADO

En agosto, Coca-Cola Femsa promovió un amparo contra el nuevo etiquetado para alimentos y bebidas ultraprocesados argumentando que la reforma podría generar afectaciones a su negocio y las operaciones en México.

El juicio de amparo impulsado por la compañía va en contra de la reforma a la Norma Oficial Mexicana 051 (NOM-051), que obliga a las empresas a especificar en octágonos de color negro si sus productos son dañinos para la salud, por ejemplo, por el exceso de calorías o azúcar.

También informó que promovió otro amparo contra la Ley para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos, que desde 2019 prohibe en Oaxaca el uso de botellas de resina PET de un solo uso para botellas.

El principal distribuidor de bebidas azucaradas en México es la compañía Fomento Económico Mexicano (Femsa). Según datos de la empresa y publicados en junio pasado por Pie de Página, en el país tienen un mercado que llega a más de 75 millones de personas, entre sus principales productos están Coca Cola, jugos Del Valle, Sprite, Fresca, Fanta, Vitamin Water, productos lácteos Santa Clara, Heineken y Powerade. Pero la empresa regiomontana no sólo es la embotelladora más grande del mundo de la marca Coca Cola. También posee la marca Oxxo, con más de 19 mil 598 tienditas en México y otros países de Sudamérica, además de las gasolineras Oxxo Gas.