La boda se suma a una serie de festejos realizados en el último mes en México pese a las restricciones implementadas por la Secretaría de Salud ante la epidemia de  COVID-19.

Ciudad de México, 21 de octubre (SinEmbargo/EFE).– Una boda a la que asistieron 700 invitados provocó que al menos 90 personas se enfermaran de COVID-19 en Torreón, Coahuila.

De acuerdo con el titular de la Secretaría del Trabajo de Coahuila, Román Cepeda González, el festejo se realizó el 10 de octubre en la zona residencial de denominada “Las Villas”, ubicada en una zona exclusiva de Torreón.

Los organizadores de la fiesta no alertaron a las autoridades sobre la realización del evento y no se respetaron las medidas sanitarias para prevenir la COVID-19.

“No se tuvo conocimiento de la fiesta, no se enteró a la autoridad sobre este evento por tanto no se establecieron los protocolos necesarios”, detalló Cepeda González a medios locales.

BODAS EN PLENA PANDEMIA

La celebración de reuniones sociales sin las medidas sanitarias frente a la pandemia de la COVID-19 desataron la críticas en México tras difundirse que una boda terminó con decenas de contagios entre los asistentes.

El pasado 3 de octubre, en la ciudad de Mexicali, capital del noroccidental estado de Baja California, unas 200 personas acudieron a la boda del actor de telenovelas Armando Torrea y Laura Pérez, hija de un empresario reconocido de la región

Durante la boda, no se siguieron las normas sanitarias como la aplicación de gel desinfectante en la entrada o el uso del cubrebocas por parte de los invitados y al final, alrededor de 100 de los asistentes se contagiaron del coronavirus SARS-CoV-2.

El titular de la Secretaría de Salud de Baja California, Alonso Pérez Rico, aseguró que el Gobierno estatal y el municipal de Mexicali analizarían el cierre de negocios para frenar el aumento de contagios tras el repunte alque se enfrentan.

Otro evento que quedó bajo el ojo público fue la reunión de 300 personas, el sábado 17 de octubre, en una fiesta en el municipio de Cadereyta, en el nororiental estado de Nuevo León.

Entre peleas, carreras ilegales de automóviles y falta de sana distancia, los agentes de la policía municipal lograron terminar con la reunión luego de recibir quejas por parte de vecinos.

El resultado fueron 27 jóvenes detenidos, algunos en estado de ebriedad y varios menores de 18 años de edad.

-Con Información de EFE