La realidad nos confirma el Estado criminal donde sobrevivimos, en el cual los líderes del crimen organizado son políticos, son criminales, son empresarios, que se han beneficiado del negocio de las drogas.