Joe Biden anunció este lunes los nombres de algunos de los miembros que formarán parte de su Gabinete como Presidente de los Estados Unidos.

Washington, 23 nov (EFE).- El Presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este lunes dos cargos relacionados con la cartera de Exteriores de su futura Administración, el multilaterista Antony Blinken como Secretario de Estado, y a Linda Thomas-Greenfield como Embajadora ante la ONU.

Biden también designó al exsecretario de Estado John Kerry, como Enviado Presidencial para el Clima.

Blinken, de 58 años y que suele usar su apodo “Tony”, es uno de los asesores más cercanos de Biden y ejerció como “número dos” del Departamento de Estado durante los dos últimos años de la Presidencia de Barack Obama, entre 2015 y 2017.

La selección de Blinken no es una sorpresa: el suyo era el nombre que sonaba con más fuerza en las quinielas, junto a los de la exasesora de seguridad nacional de la Casa Blanca de Obama Susan Rice, y el Senador demócrata Chris Coons.

Blinken, que habla un francés fluido y toca la guitarra en sus ratos libres, tendrá la misión de acercar de nuevo el país a sus aliados y foros multilaterales de los que se ha distanciado bajo la Presidencia de Donald Trump.

Si es confirmado por el Senado, tendrá en sus manos la gestión de los planes de Biden de volver a integrar EU en el Acuerdo de París contra el cambio climático, el acuerdo nuclear con Irán y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Descrito por algunos como un centrista con cierta vena intervencionista, Blinken cree en la acogida de EU a refugiados, y hace unos meses dijo que, si Biden llegaba al poder, buscaría aumentar la ayuda a Guatemala, Honduras y El Salvador para afrontar las causas de raíz que generan la inmigración ilegal hacia el norte.

Respecto a Europa, Blinken cree que EU debe reconocer al viejo continente como un aliado “al que acudir como primer recurso, no como el último, a la hora de afrontar retos”, dijo en una charla en julio en el centro de estudios Instituto Hudson.

Lleva casi dos décadas asesorando a Biden, primero como ayudante principal cuando el ahora presidente electo estaba en el Comité de Exteriores del Senado y después como su asesor de seguridad nacional una vez que llegó a la Vicepresidencia (2009-2017).

Antony Blinken, quien será el Secretario de Estado de la futura Administración del demócrata Joe Biden. Foto: EFE.

El diplomático, que es judío y familiar de un superviviente del Holocausto, ha reconocido que el futuro Gobierno de Biden podría dedicar menos recursos a Oriente Medio que los de anteriores Administraciones, dado el trabajo pendiente en otras áreas.

Por su parte, Biden ha elegido a la veterana diplomática afroamericana Linda Thomas-Greenfield como Embajadora ante la ONU.

Se espera que Thomas-Greenfield, de 68 años, centre su trabajo en ayudar a restaurar la confianza y el profesionalismo en el Departamento de Estado, con acento en la diversidad.

Thomas-Greenfield tiene una extensa carrera diplomática a lo largo de varias Administraciones en EU que se remonta a la de Ronald Reagan (1981-1989). En el pasado ha sido Embajadora en Liberia y fue Secretaria adjunta del Departamento de Estado para Asuntos Africanos entre 2013 y 2017.

Con la llegada de Trump al Gobierno en enero de 2017 decidió apartarse de la carrera diplomática y comenzó a trabajar para la consultora Albright Stonebridge Group, donde fue vicepresidenta sénior.

Para el puesto de nueva creación de enviado presidencial para el clima, Biden ha seleccionado también a otro veterano, el exsecretario de Estado John Kerry (2013-2017).

El Presidente electo de EU, Joe Biden. Foto: EFE.

El exsenador por Massachusetts y excandidato a la Presidencia del país se sentará en el Consejo de Seguridad Nacional gracias a este nuevo puesto. De hecho será la primera vez que el Consejo de Seguridad Nacional contará con un funcionario dedicado exclusivamente a la crisis climática.

Kerry, de 76 años, desempeñó un papel esencial en la negociación del Acuerdo del Clima de París en 2015, del que Trump retiró a EU oficialmente hace unas semanas.

Biden, también informó que su equipo de Seguridad Nacional estará encabezado por el cubanoestadounidense Alejandro Mayorkas, quien ya ocupó un cargo en ese grupo durante el Gobierno de Barack Obama (2009-2017).

En un comunicado, Biden aseguró que Mayorkas, quien se desempeñó como Subsecretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) entre 2013 y 2016, encabezará esta agencia, que tiene a su cargo asuntos claves como la seguridad fronteriza y la migración.

Mayorkas, quien nació en La Habana en 1959, fue además director de Servicios de Ciudadanía y Migración de EU, una de las dependencias que maneja el DHS.

Según el equipo de transición, durante su gestión en el DHS lideró el desarrollo y la implementación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés), el programa que la Administración de Obama (2009-2017) diseñó para proteger de la deportación a los miles de jóvenes traídos por sus padres indocumentados a Estados Unidos cuando eran niños.

Mayorkas fue funcionario durante el Gobierno de Obama. Foto: EFE.

La Administración de Donald Trump ha buscado poner fin a DACA, una iniciativa que ha alcanzado relevancia por sus beneficiados, conocidos como “soñadores”.

Además, Mayorkas lideró la respuesta del DHS a las crisis sanitarias del ébola y el zika; ayudó a construir y administrar la Campaña Azul para combatir la trata de personas, y participó en el desarrollo de un programa de ayuda de emergencia para los jóvenes huérfanos tras el terremoto de enero de 2010 en Haití.

De igual forma, creó la Dirección de Detección de Fraude y Seguridad Nacional para garantizar mejor la integridad del sistema de inmigración legal.

Además de Mayorkas, Biden ha elegido a Avril Haines, de 51 años, como directora de Inteligencia Nacional, que se convertirá en la primera mujer en dirigir dicha entidad, y a Jake Sullivan, que con sus 43 años se perfila como uno de los asesores de Seguridad Nacional más jóvenes que tenido la Casa Blanca en décadas.

En el pasado Haines sirvió en la Administración de Obama como abogada de seguridad nacional y fue subdirectora de la CIA entre 2013 y 2017.

De hecho fue la primera mujer en ocupar ese segundo cargo y durante el tiempo que estuvo en el puesto decidió no aplicar medidas disciplinarias contra el personal de la agencia al que un comité del Senado acusó de haber entrado de manera improcedente en sus ordenadores.

Por su parte, Sullivan ha sido asesor de Biden en política nacional, pero tiene una amplia trayectoria en exteriores.

Fue asesor de seguridad nacional de Biden durante su segundo mandato como vicepresidente de la Administración de Obama, y fue subjefe de Gabinete de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

Asimismo, integró un pequeño grupo de funcionarios estadounidenses que se reunió en secreto con responsables iraníes en 2013 para iniciar los contactos diplomáticos que finalmente llevaron al acuerdo nuclear con Irán en 2015, del que posteriormente se retiró el Gobierno de Trump.