Personas allegadas a Donald Trump confirmaron al Washington Post la intención que tiene el Presidente para participar en las elecciones de 2024.

 Ciudad de México, 21 de noviembre (SinEmbargo/AP).– Donald Trump se estaría preparando ya para postularse de nueva cuenta como Presidente de Estados Unidos en las elecciones de 2024, informó The Washington Post.

El diario consultó a varias fuentes cercanas al mandatario, quienes afirmaron bajo condición de anonimato que el actual mandatario tiene la intención de seguir presente en la agenda política de EU aún después de que el demócrta Joe Biden asuma la Presidencia del país en enero.

Los periodistas Philip Rucker, Ashley Parker y Josh Dawsey informaron que Trump ha discutido la posibilidad de participar en los comicios de 2024 en en reuniones privadas y conversaciones telefónicas.

“El Presidente está contemplando seriamente la vida más allá de la Casa Blanca, y les dice a los asesores que quiere seguir siendo una fuerza omnipresente en la política y los medios, tal vez al postularse para la Casa Blanca, de nuevo”, informó la noche del sábado The Washington Post (WP).

Según esta publicación, Trump ha anunciado a personas cercanas que podría anunciar su campaña antes de que acabe este año, así podría buscar una revancha con Biden, actual Presidente electo.

El mandatario también estaría analizando otras opciones para seguir generando dinero, como dar discursos pagados a grupos corporativo, vender boletos para sus mítines.

“Además, puede intentar escribir una memoria de ajuste de cuentas de su época como presidente y aparecer en televisión, ya sea remunerada o no”, informó también el WP.

Brendan Buck, un estratega republicano, dijo al diario que algo que podría ayudar al Presidente es el impacto que tiene en su cuenta de Twitter.

Trump sigue sin dejar la batalla por la Presidencia, tan solo el sábado su equipo de campaña pidió un nuevo recuento de los votos en el estado de Georgia.

A la par de ese anuncio un Juez federal emitió una orden que desestimó el intento de la campaña del Presidente Trump de bloquear la certificación de votos en Pensilvania, echando por tierra las afirmaciones de numerosas irregularidades en la votación por correo.

El caso siempre fue considerado un improbable esfuerzo por impedir la investidura de Joe Biden, pero fue la mejor esperanza de Trump de afectar los resultados de los comicios a través de los tribunales, más que nada por el número de votos electorales, 20, en juego en Pensilvania. Su abogado personal, Rudy Giuliani, ingresó a la sala de una corte por primera vez en décadas para presentar los argumentos del caso esta semana pasada.

Incluso si hubiese ganado el caso en Pensilvania, Trump habría necesitado ganar otras demandas legales en otros estados donde también pidió retrasar la certificación. La campaña del Presidente bombardeó los estados fluctuantes con litigios en los días posteriores a la elección al alegar fraude electoral masivo sin presentar pruebas, pero la mayoría de esos casos de antemano ha sido desestimado.

El Presidente ha llevado su esfuerzo por subvertir los resultados de las elecciones de 2020 más allá de las cortes en días recientes, directo a los legisladores locales. Algunos aliados de Trump han manifestado la esperanza de que los legisladores estatales podrían intervenir en la selección de los electores republicanos.

Con eso en mente, Trump invitó a legisladores de Michigan a la Casa Blanca el viernes, esperando que una reunión en la Oficina Oval los persuadiera para hacer a un lado el voto popular que favorece a Biden por más de 154 mil. Pero los legisladores emitieron un comunicado después de la reunión señalando que acatarían las leyes y el “proceso normal” de los electores. Se dijo que Trump estaba considerando hacer una invitación similar a legisladores de Pensilvania.

El tiempo se agota para Trump y su campaña, al tiempo que los estados certifican sus resultados unos tras otros, evidenciando que Biden ganó los 270 votos necesarios del Colegio Electoral para ganar la presidencia.

–Con información de AP.