La Habana, 24 Feb (Notimex).- Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) condenaron hoy el atentado contra la candidata presidencial de la izquierdista Unión Patriótica (UP), Aida Avella, ocurrido el domingo en el departamento de Arauca.

Al retomar este lunes aquí las conversaciones de paz con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, las FARC demandaron una investigación y denunciaron supuestas tramas de corrupción entre “militares guerreristas y mafiosos” en ese país.

A la vez, el grupo armado ilegal dijo que inician ese XXI ciclo de diálogos con “gran desconfianza” por el presunto espionaje de la inteligencia militar y policial colombiana a los negociadores en La Habana.

La televisora hispana Univisión reveló que también fueron espiadas las comunicaciones entre voceros de las FARC y periodistas que cubren las negociaciones de paz.

Según el integrante del equipo negociador insurgente Pablo Catatumbo, esa acción estaría dirigida por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos para afectar el proceso de paz.

En un comunicado dijo que no vale la pena prolongar la guerra para que unos militares “guerreristas, corruptos y mafiosos se enriquezcan a costa de la tragedia nacional” y arremetió contra el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón y el ex presidente Alvaro Uribe.

Sobre el atentado a Avella, las FARC dijeron que equivale a “balear la credibilidad del proceso de paz de La Habana, iniciado en noviembre de 2012 y que hasta ahora ha discutido tres de los cinco puntos de la agenda.

Avella y el candidato al Senado, Carlos Lozano, salieron ilesos cuando la caravana en la que viajaban fue atacada por dos sujetos con armas cortas que se desplazaban en una motocicleta, según reporte de Bogotá.

Las pláticas de paz para poner fin a un conflicto de más de medio siglo alcanzaron consenso hasta ahora en los temas de desarrollo agrario y la participación política de la oposición tras el cese de las acciones armadas.

La delegación del gobierno colombiano se abstuvo, como es habitual, de formular declaraciones a su llegada al Palacio de las Convenciones de La Habana, sede permanente de los diálogos de paz.

El presidente Santos condenó el atentado en redes sociales el domingo y anunció que ordenó mejorar la seguridad de la candidata presidencial e investigar lo sucedido.